spot_img
InicioSIN CATEGORÍAEl objetivo es otro

El objetivo es otro

Héctor Ramos

Cuarto de plana

El fanatismo de ultraderecha en la ciudad de México, poco a poco va permeando en el ambiente político y social en el que, lejos de reflejar un interés por el bien común de la comunidad, la enfrenta, con un tono de discurso cada vez más elevado y fascista, con la complicidad de los medios que justifican este tipo de acciones.

Un estudioso del tema, Román D. Ortiz, dice que el terrorismo y la extrema derecha gobiernan y operan así, en la ruta para legitimar la violencia y hacer uso de la misma para imponer su agenda ideológica, en la que evidencia su permanente rechazo a las reglas de juego democráticas.

Similitud o no, pero lo que está ocurriendo en la alcaldía de Cuauhtémoc es solo un foco amarillo de lo que puede extenderse en las demás demarcaciones prianistas, en donde la falta de oficio político, se ha ganado a pulso los reflectores por la acumulación de quejas y denuncias que tiene, tanto de índole electoral como administrativas, que pueden poner en jaque a la alcaldesa Sandra Cuevas.

Haciendo solo un recuento, en la demarcación se han violentado la convivencia de jóvenes y no tan jóvenes, con el cierre, de manera deliberada, del deportivo Guelatao, argumentando “fallas estructurales”, sin importar que diariamente ahí acudían para su esparcimiento, por lo que se presentó una denuncia ante el Tribunal Administrativo de la CDMX, el cual al establecer que se actuó de manera indebida y sin justificación jurídica, determinó como sanción, la destitución e inhabilitación de la alcaldesa de un año por abuso de funciones, bajo el expediente TE/I-7118/2021.

No obstante, al presentar una controversia constitucional, la Suprema Corte de Justicia de la Nación le concedió a Cuevas, de manera temporal, suspender su destitución e inhabilitación, “hasta que se resuelva el fondo del presente asunto”.

La medida cautelar “surtirá efectos sin necesidad de otorgar garantía alguna, sin perjuicio de que pueda modificarse o revocarse derivado de algún hecho superveniente”, se lee en la notificación.

En esa alcaldía, también se han modificado edificaciones y bienes inmuebles con un importante valor arquitectónico patrimonial, como el mercado como el 2 de abril, el Foro Lindbergh, el piso de la plaza Garibaldi, (en el estado de Chihuahua, la gobernadora Maru Campos, cerró una librería previa a su inauguración) y se ordenó el cambio del inmobiliario público, unificando todos los rótulos de los establecimientos de tortas y taquerías a los que se les obligó a pintar su puesto de color blanco con el logo de la demarcación, con lo que se perdió el ingenio y creatividad que era como parte de usos y costumbres para este tipo de actividad de muchos años.

Con esta falta de cultura y oficio público de enfrentamiento, como una de sus característica, las autoridades vinculadas al PAN parecen estar enfrentando la política de libertades que se logró para la ciudad de México, a la que se oponen, y que empezó con Andrés Manuel López Obrador, continúo Marcelo Ebrard y mantiene Claudia Sheinbaum y que es el reconocimiento a los derechos de la población LBGT; el derecho que toda mujer puede ejercer de interrumpir el embarazo; el derecho a disentir y el derecho a manifestarse públicamente sin represión policía ni de ninguna otra índole, entre otras garantías más de las que se goza en la CDMX.

Lo último que salió a la luz pública, fue la convocatoria que hizo la alcaldesa a su “equipo de trabajo” para “madrear” a la jefa de gobierno a través de propaganda negra producto de una guerra sucia. El llamado se hace en medio de una serie de “incidentes” en el Sistema de Transporte Colectivo, Metro, que bien podría tratarse de sabotajes, cuya investigación realizada por la Fiscalía General de Justicia de la CDMX, revela que fue un hecho premeditado, al descubrir cables cortados, entre otras cuestiones graves que provocaron la muerte de una estudiante universitaria.

Con esta cadena de acontecimientos, que muestran un trastorno de personalidad antisocial de quien lo idea, en el que no sienten empatía hacia el sufrimiento ajeno, ni remordimientos, pero si una elevada inteligencia para manipular, expresan que más que dañar a la jefa de gobierno, el objetivo es otro; arruinar el proyecto de transformación de México.

Artículo anterior
Artículo siguiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
[td_block_1 custom_title="Must Read" limit="4" f_header_font_transform="uppercase" ajax_pagination="next_prev" category_id="9" sort=""]