spot_img
InicioOTRAS PLUMASQue no le digan…

Que no le digan…

  • CULPABLES, Felipe, Vicente, AN, Isabel, María Elena, Ciro, Carlos…
  • Por Mario A. Medina

LordMoléculaOficial

La declaración de CULPABLE a Gerardo García Luna (GGL) por cinco delitos, en el juicio que se realizó en su contra en Estados Unidos, donde se le acusó de tener nexos con el narcotráfico, no es sólo una acusación contra una persona, sino contra el mismo Felipe Calderón Hinojosa, contra un gobierno, contra un proyecto político de un narco-Estado.

Durante doce años en México operó el cártel de Los Pinos, y los mexicanos fuimos víctimas de esos capos que se ciñeron la banda presidencial. Primero Vicente Fox y luego Calderón. Fue la “decena trágica” que nos trajo una de las mayores tragedias en la historia del país: mayor consumo de drogas, más violencia, penetración del crimen en las instituciones, violaciones a los derechos humanos, el surgimiento de un “nuevo paramilitarismo” y la muerte, la misma que sigue penando como herencia por todo el territorio nacional.

El sexenio de Calderón fue en realidad un drama, cuando él quiso venderse como un “cruzado” que libraría “estoico” una lucha en contra del crimen organizado. Fue un farsante. Vive hoy en España escondido, acorralado, muerto de miedo, porque es igual o más CULPABLE que Genaro García Luna.

Felipe del Sagrado Corazón de Jesús Calderón Hinojosa, es un político perseguido por su negra sombra, por su avaricia, por su mezquindad, por su alcoholismo, por una trampa que él mismo se arrojó.

Muchos fueron quienes le advirtieron a Calderón de manera personal y por escrito sobre los nexos que tenía Genaro García Luna  con el narcotráfico. No sólo se lo hicieron saber el general Tomás Ángeles Dauahare, o Antonio Ortega Sánchez, en ese entonces, presidente del Consejo de Seguridad Pública y Justicia Penal.

Lo hizo el mismísimo  presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, Carlos Aguiar, quien luego de darle a saber a Calderón de las “corruptelas” de GGL, dijo en una entrevista: “tuve que pagar un costo político”. Igual, en 2016, la ex embajadora de EU en México, Roberta Jacobson declaró a la revista Proceso que Calderón conocía de los nexos de GL con los cárteles de las drogas desde que encabezó la Agencia Federal de Investigación (AFI) durante el gobierno de Vicente Fox.

Incluso panistas, en voz baja compartían sus miedos porque se sabían espiados por sus sospechas contra el temido polizonte. Aceptaban que se protegía y se encubría al narco. Se referían al presidente como el líder del cártel de Los Pinos. Por eso Diego Fernández de Cevallos dijo en una entrevista en Milenio TV: “Calderón sabía lo grave de García Luna, ¡y si no, fue un idiota!”

Frente a este cúmulo de pruebas, Calderón nos ha recetado en un comunicado, trece párrafos de mentiras: “Luche con toda determinación en contra de la delincuencia, (…) sin dar tregua ni hacer distinción entre grupos. Jamás negocié ni pacté con criminales. Jamás usé la investidura presidencial para abogar por sus intereses. Combatí a todos los que amenazaban a México, incluyendo, por supuesto, al llamado Cártel del Pacífico”.

Si partimos del principio de la negación, en el texto de Calderón, su “negación consiste en no enfrentar conflictos o realidades complicadas no asumiendo directamente que existen”, que lo que niega es verdad.

Dadivoso, pretende repartir, socializar su culpa con todos nosotros: “La lucha por la seguridad de los mexicanos no era responsabilidad de una persona. Fue un esfuerzo de miles de soldados, marinos, policías, ministerios públicos, mujeres, y hombres que arriesgaron –y que en muchos casos, perdieron la vida-…”. El cismo le gana.

El fallo de CULPABLE a García Luna, es un tatuaje que ha quedado grabado en la persona misma del ex panista que en los hechos lo sigue siendo. El fallo devastador y catastrófico ha recaído también sobre la humanidad y la “conciencia” de quienes en su gobierno, callaron, fueron cómplices de su guerra, que como él, simularon de que estábamos enfrentando a la delincuencia y a todos los cárteles.   

En el libro: “El licenciado” del periodista, Jesús Lemus, a quien por venganza, Calderón lo encerró en el penal de Puente Grande por sus publicaciones y pesquisas sobre la relación del gobierno con el narco, se puede leer que a principios de octubre de  2006, como presidente electo, Calderón se reunió con Edgar Villareal Barragán, alias “El Grande”, en un  encuentro “en una casa de la Ciudad de México”.

Allí “El Grande” -cuenta Lemus-, “en calidad de emisario de los señores de la droga, le ofreció a Calderón un trato a cambio de que el Gobierno recién electo no afectara los intereses del Cartel de Sinaloa, según se puede leer en libro.”

La declaración de CULPABLE a Gerardo García Luna no es solo en contra de una persona, es también una acusación contra todos aquellos que se aliaron y lo encubrieron: Vicente Fox, Margarita Zavala, Marta Sahagún, Luis Carlos Ugalde, Claudio X. González, Jorge Tello Peón, Raúl Plascencia, Rafael Macedo de la Concha, Manlio Fabio Beltrones, Ricardo Anaya Javier Lozano, Omar Fayad, Daniel Cabeza de Vaca, Eduardo Medina Mora, Luis Cárdenas Palomino, Ramón Pequeño García…

La declaración de CULPABLE a Gerardo García Luna no es solo en contra de una persona, es también contra personajes como como María Elena Morera, presidenta de México Unido Contra la Delincuencia, promotora de la campaña “¡Al INE no se le toca”!, o Isabel Miranda de Wallece que en los tiempos de GL actuó con toda impunidad.

La declaración de CULPABLE a Gerardo García Luna no es solo en contra de una persona, es en contra de todos aquellos que usaban sus espacios en diarios, en la radio y/o la televisión, en las redes sociales, en sus columnas para encubrirlo: Los Carlos, los Ciro, los Raymundo, los Jorge, los Ricardo, los Joaquín, los Leonardo, las Adela, las Amparo, las Ana, los Mario, los Ramón, los Pedro, los Pablo, los Sergio, los Leo, quienes todavía en esta última semana, pretendieron hacer prevalecer la narrativa de la inocente del delincuente,  que no había pruebas, que era víctima de linchamiento del gobierno de la 4T, o que GGL era alfil de “El Chapo” y no de quien fue su patrón su jefe: FCH .

Que no le cuenten…

También la declaración de CULPABLE es para el panismo cómplice, para el panismo del pasado y del presente, para el panismo que entregó al país al crimen organizado, para el panismo que vocifera que su futuro no se toca, para el panismo  de la doble moral, para el panismo de vodevil.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
[td_block_1 custom_title="Must Read" limit="4" f_header_font_transform="uppercase" ajax_pagination="next_prev" category_id="9" sort=""]