spot_img
InicioOTRAS PLUMASSI NO VOTAS, NO TE QUEJES

SI NO VOTAS, NO TE QUEJES

CUARTO DE PLANA

HÉCTOR RAMOS AGUILAR

Hace unos días en visita a la ciudad de Querétaro donde gobierna Acción Nacional, me dediqué a recorrer algunos centros de reunión a donde acude la gente común; restaurantes, parques, calles céntricas y desde luego, visualicé por fuera el Estadio Corregidora, donde tuvo lugar una trifulca de grandes dimensiones entre las barras del Atlas y del Querétaro.

Para los queretanos con quienes platiqué sobre el bochornoso suceso, coincidieron en que hubo muertos, “pero el gobierno no quiere que se sepa porque nos cierran el estadio”, aseguran que nadie se atreve a confirmarlo porque simple y llanamente todo se hizo cuidadosamente, un tema que quedará pendiente de conocer la verdad histórica.

Lo que también observé son muchos lugares donde se adquiere cualquier accesorio religioso: biblias, figuras y cuadros con imágenes el cristo crucificado, la Virgen María, santos, veladoras, rosarios, escapularios, a mi gusto excesivo en una zona turística, lo que explica la influencia de la religión y el pensamiento conservador entre su población precisamente en el Bajío, territorio donde se planeó y fraguó la Independencia de México. 

Fue también aquí en donde se me preguntó porque era o no interesante votar por la revocación del mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador: “mucha gente dice que para qué hacerlo, pero otras comentan que, si es necesario”, me   comentaba una maestra de educación básica.

Mi opinión, que siempre he mantenido, es que lo mejor que puede pasarle a un país como el nuestro, es impulsar desde nuestras trincheras la justicia social, que el ciudadano pueda actuar libremente para opinar, hacer y tomar decisiones sobre lo que más le convenga tanto en su vida personal como pública, sin la represión de una autoridad.

Que lo que necesita México en esta nueva etapa de cambio, son ciudadanos conscientes de lo que pasa en su entorno, en el ánimo de crear una cultura política que le permita cambiar muchas cosas que no le gustan, como elegir mejor a sus gobernantes sin dejarse influir por las nuevas tecnologías y las campañas mediáticas.

Le dije, porque así lo creo, que quedarse callado ante una injusticia nunca ha sido lo más favorable, máxime cuando durante mucho tiempo los gobernantes de este país se han llevado grandes fortunas y llenado de todos los privilegios que uno pueda imaginar.

Creo que tenemos la oportunidad de poder hablar y participar en la toma de decisiones ante temas que atañen a nuestra comunidad, ciudad o país, porque está muchas veces demostrado por la historia misma, que los que se dicen representantes del pueblo, empezando por los presidentes y los diputados, responden más a los intereses del partido que los postuló, que al beneficio de la población que los eligió.

No hay que olvidar que son los legisladores del PAN y PRI que en conjunto votaron para aumentar el IVA del 10 al 16 por ciento; los que con su voto rescataron a banqueros privados con recursos públicos, creando una deuda impagable para futuras generaciones; que con reformas al artículo 27 constitucional, le quitaron la exclusividad a la nación y concedieron a los intereses privados, el manejo de recursos minerales  como la explotación del petróleo y la generación de energía eléctrica; y por si fuera poco, esos líderes políticos en complicidad con poderosos medios de comunicación a su servicio, han colocado presidentes y gobernantes que han saqueado al país.

La población nunca pudo hacer nada ante esta complicidad partidista y gubernamental; los espacios estaban coartados, acabar con esa corrupción y esos abusos de poder prácticamente fue imposible y qué pensar en quitar por la fuerza de la razón a un gobernante inepto y delincuente.

Por eso creo que la llamada Cuarta Trasformación impulsada por Andrés Manuel López Obrador genera gran esperanza para acabar con los abusos del poder económico, político y judicial, en un país donde no se movía nada si el presidente no lo ordenaba.

En 2018 empezó la transición hacia un nuevo modelo de gobernar que no entienden muchos de los que votaron por AMLO y que se dicen “arrepentidos” frente a una imparable campaña de ataques diarios en su contra, en dónde oficiosos del periodismo se han convertido en verdaderos activistas políticos.

Por eso, creo que hoy los anti AMLO tienen la oportunidad de salir el próximo 10 de abril a participar en la consulta pública y votar si quieren que Andrés Manuel López Obrador se quede o se vaya.

Se trata, pues, de instaurar en nuestro país lo que se conoce como la democracia participativa, luego entonces, sino votas, no te quejes.   

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
[td_block_1 custom_title="Must Read" limit="4" f_header_font_transform="uppercase" ajax_pagination="next_prev" category_id="9" sort=""]