CUARTO DE PLANA

HÉCTOR RAMOS AGUILAR

Hay momentos en la vida de cada periodista como la cobertura de procesos electorales y descubrir sus trampas, negarlas en el ejercicio profesional es asunto de cada quien, hasta el riesgo de convertirse en cínicos como ya advertía el polaco Ryszard Kapuścińsky: el periodismo se acaba cuando se convierte en mercancía.

Hemos caído en un periodismo de consigna por parte de quienes lo ejercen, salvo honrosas excepciones, que sin tener mayores elementos descalifican la reforma a la ley electoral y toman partido.

La discusión es si se debe o no llevar a cabo una sanación al Instituto Nacional Electoral, debate en el que se escuchan más voces en contra que a favor, porque los espacios radiofónicos y televisivos están abiertos, en aparente complicidad, a partidos políticos de oposición con la verborrea de que “si cae el INE, cae México”, pura retórica, con la ayuda de opinólogos y comentaristas afines.

Por eso sorprendió, a unos y otros, la recién encuesta que ocultó el mismo INE, pero que sacó a relucir el periódico El País, donde más del 51 por ciento de los consultados está a favor de que modifique este órgano electoral.

¿Cómo no se va desconfiar de una autoridad electoral que, de inicio, no da a conocer su encuesta, pero si la del periódico Reforma, donde según sus datos, 53 % está “funcionando bien”, pero mañosamente dice que sólo el 13% está de acuerdo en “que desaparezca”, cuando la reforma no está planteando su desaparición.

Quienes fuimos protagonistas como periodistas, directa o indirectamente del proceso electoral del 2006, no podemos dejar de decir que fue un proceso totalmente amañado para favorecer a Felipe Calderón, con la complicidad de su cuñado Juan Ignacio Zavala, que a través de Hildebrando, empresa de consultoría tecnológica contratada por el entonces IFE, cuyo titular era Luis Carlos Ugalde,   prácticamente manejó el conteo de votos con apoyo de un grupo de “científicos” para sustentar el fraude en el cómputo.

Antes, ciudadanos y periodistas vivimos algo similar en la elección presidencial del 88; recuerdo que el día de la votación, en mis recorridos por la zona sur donde me tocó reportear para Canal 13 Imevisión, en todas las casillas que vi, estaba arriba Cuauhtémoc Cárdenas por encima de Carlos Salinas, quien dejó caer el sistema de cómputo para cambiar los resultados de la noche a la mañana.

Luego en 2012 supimos cómo se derrochó dinero a manos llenas a través de varios mecanismos como las tarjetas Money y Soriana, que fueron utilizadas para la compra del voto ciudadano a favor de Enrique Peña Nieto, además de gastos millonarios de campaña por arriba de lo permitido, que en su momento fue denunciado ante la autoridad electoral, pero que pasó de noche.

En 2018, el voto masivo de 30 millones a favor de Andrés Manuel López Obrador evitó cualquier intento de fraude, pero no así en 2021, en la elección para gobernador del estado de Guerrero, en un descarado galimatías, el INE con su brazo, el TEPJF, decidió eliminar de la contienda al senador de Morena, Félix Salgado Macedonio, por no haber presentado un informe de gastos de precampaña.

El argumento de la falta de transparencia en las cuentas se sumó a la manchada imagen por dos denuncias de violación y otros tres señalamientos de abuso y acoso sexual, que nunca prosperaron.

¿Por qué se opone la oposición a la reforma para sanear a la autoridad electoral? Porque si se aprueba, los partidos políticos, todos, recibirán menos recursos, tendrán menor representación en la cámara de diputados y senado; se reducirían los consejeros y magistrados electorales, quienes además serían electos por el voto ciudadano y no por los partidos, con lo que el nuevo órgano electoral, dejaría de ser controlado por los mismos partidos.

Y algo más, se le recortarían los millonarios recursos al INE, con lo que ningún consejero, incluido el presidente de ese instituto, ganaría más que el presidente, se acabaría con sus privilegios.

Así que, con una sanación, ni se cae el INE, ni se cae México, puro márquetin político a la antigua.

Advertisement

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí