• Su operador político, el profesor Wilberth Xochihua, también es acusado de delitos similares

Por: Zavianny Torres Baltazar

Ciudad de México, viernes 14 de octubre del 2022.- Rigoberto Vargas Cervantes, Líder de la Sección 36 del SNTE en el Valle de México y legislador en el congreso local, ha sido expulsado del instituto político por el que llegó al congreso mexiquense. Investigado por la Fiscalía Especializada en Violencia de Género del Estado de México, han iniciado las comparecencias de los testigos en su contra, que presentaron en marzo pasado, demandas contra el líder y varios de sus cercanos colaboradores por delitos graves que van desde acoso laboral, violencia sexual, así como institucional.

Son tan graves los actos de violencia del diputado y sus cercanos, que llegan a las agresiones físicas directas y amenazas de muerte, lo que motivó que las instituciones encargadas de la impartición de justicia, determinara otorgar a sus víctimas, un botón de pánico al dictaminar que su vida corre peligro.

Las profesoras agredidas, acudieron a otro tipo de instancias al no encontrar eco ni apoyo de parte del Comité Nacional del SNTE, encabezado por Alfonso Cepeda, ni del Colegiado Nacional para la Paridad de este organismo, en su Secretaría de Equidad de Género y Derechos Humanos a cargo de la profesora Lucila Garfias Gutiérrez, otrora Secretaria General de la Sección 36 del sindicato de maestros.

Como han reseñado plataformas de noticias locales: “Lamentable además que a la lista de infamias cometidas por la dirigencia de la 36, deba agregarse la tendenciosa actuación de funcionarios del organismo denominado Servicios Educativos Integrales del Estado de México (SEIEM), que han asumido el rol de “sicarios administrativos” al servicio de Rigoberto Vargas y su comité, violando su Ley Orgánica para ejecutar absurdos cambios de adscripción como medida represiva a aquellos profesores y profesoras que se han atrevido a denunciar las bajezas de Vargas y su círculo de acosadores.

Tal es el caso de la maestra Elizabeth Delgado Román, quien se puso en la mira del abusivo líder y su camarilla, al adherirse meses atrás y de manera pública al Colectivo 15 de Febrero Mujeres 36, para exhibir de manera pública las agresiones y acosos sexuales. Ella, como otras tantas de sus compañeras comenzó a experimentar persecución laboral tanto de sus funcionarios sindicales como del SEIEM.

Prueba del incongruente abuso en su contra fue la reconvención a que se hizo acreedora María de Lourdes Muñoz Araujo, Encargada del Despacho del Departamento de Telesecundarias en el Valle de México, quien argumentando supuestas “necesidades en el servicio”, la removió en mayo pasado de su cargo como Directora de la Secundaria “Aztlán”, ubicada en Chimalhuacán, para enviarla a otro centro escolar en el municipio de Ixtapaluca”.

Las pruebas aportadas por los testigos a favor de las denunciantes en la Fiscalía Especializada en Violencia de Género, entre ellas las profesoras Carolina Vázquez Bautista, Karina del Olmo García, Rocío Sánchez Vázquez y Elizabeth Delgado, servirán para apuntalar una probable consignación de los responsables entre los que figuran además de Rigoberto Vargas Cervantes, su secretario particular y operador político, Wilberth Xochihua García.

Ante las circunstancias actuales lo que debe ejecutarse es un juicio de procedencia en el Congreso Local que dictamine su desafuero y pueda ser consignado ante las autoridades correspondientes. Aunque debemos considerar que el fuero a los representantes populares, no es un obstáculo para aplicarles todo el peso de la ley, considerando que en la actualidad, ya hay casos de legisladores que han sido procesados y condenados, por delitos de tipo sexual.

Trascendió que tras practicar evaluaciones psicológicas a las víctimas, se determinaron impactos psicosociales tales como: Pérdida de la seguridad, desgaste emocional, cambio en el proyecto de vida, sentido de vulnerabilidad constante y permanente y afectaciones a su calidad de vida, ingresos económicos y desenvolvimiento profesional.

En próximas publicaciones reseñaremos el testimonio de la profesora Elizabeth Delgado Román, integrante del Colectivo 15 de Febrero Mujeres 36, quien ha sido asediada de forma sistemática, haciendo falsas acusaciones en su contra y sembrando un ambiente hostil en torno a sus actividades profesionales.

Todo indica que es cuestión de tiempo para que al agresor sexual y sus cómplices les caiga todo el peso de la ley y se haga justicia a las profesoras demandantes, lo que sentará un importante precedente en la impartición de justicia por el rubro de violencia de género. En este espacio daremos seguimiento puntual al tema y daremos voz a quienes se les ha querido silenciar.

Advertisement

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí