·        Un caso que ha llamado la atención en el Edoméx, es el que tras denunciar el abuso en contra de su hija, es acusado con falso testimonio.

  • Posible colusión entre la jueza Amalia Marroquín Trejo y el acusado de abuso sexual contra la menor.

Por: Zavianny Torres.

El Doctor Honoris Causa Javier Avilez Martínez es un padre que ha peleado con todo lo que está a su alcance para darles bienestar a sus hijos. Hechos que hoy han servido para contar con la guardia y custodia provisional de sus dos hijos, de acuerdo con las decisiones que han tomado instancias del Poder Judicial del Estado de México.

Antes, es necesario saber que el padre de familia que nos concedió esta entrevista es un profesionista exitoso venido de una familia solidaria y fuertes lazos con su comunidad. Es abogado deportivo, director legal de la Liga de Futbol Americano Profesional en México. Conferencista internacional en temas de Derecho deportivo en lugares como Ibiza, en Cali, Lima, Sao Paulo y Quito, entre otros. Premiado por sus aportaciones al deporte, hecho por el que fue reconocido por el Instituto Interamericano de Investigación y Docencia de Derechos Humanos perteneciente a la OEA.

En el proceso de separación, rescató a su hija, de 9 años, de una posible acción de ataque sexual por parte del señor Ricardo Enrique Lara Carpio, socio y pareja de la madre, Laiza Mabel Cabrera Barrientos. Todo inició con momentos de incomodidad ante la presencia del acusado, y que la niña relató. Hasta que todo derivó en una denuncia ante la fiscalía. En el proceso la menor tuvo que pasar por difíciles momentos ante autoridades, a las que debió relatar una y otra vez los presuntos abusos sufridos.

Esto derivó en un acuerdo provisional para que los dos menores de edad quedaran al cuidado del padre, mientras se impulsaba un juicio de pérdida de patria potestad contra la madre.

Un acto seguido por evasión de la justicia por parte del acusado, y quien desde entonces se encuentra prófugo de la justicia.

Para el Doctor Avilez es un caso plagado de inconsistencia que ha derivado en actos de corrupción y colusión de entre algunos representantes del Poder Judicial y la persona contra quien pesa una orden de aprehensión. Al mismo tiempo, Avilez ha presentado denuncia contra la jueza familiar que lleva parte del proceso legal, esto ante la Judicatura del Poder Judicial del Estado de México, por “los acuerdos tendenciosos que favorecen a su contraparte”.

Ya hay una resolución, y es que a través de un juez de control se solicitó orden de aprehensión desde el año 2019, en contra del sr. Ricardo Enrique Lara Carpio. La orden de aprehensión consiste en que el juez primero el delito de abuso sexual está tipificado como un delito grave y alcanza prisión preventiva. Significa que durante el proceso que se le lleve para demostrar su inocencia, porque hoy todos se presumen inocentes.

Sin embargo, por ser un delito grave no permite que este sujeto siga su proceso en libertad, entonces para eso se otorgó una orden de aprehensión, para detenerlo. Y estando recluido se le sigue su proceso hasta que se determine una sentencia, si es culpable o no. Si no lo es, se ordena su inmediata libertad, pero si es culpable se le dice cuántos años de presión va a tener que pagar.

Y, bueno, pues al final a la jueza familiar que conoce del asunto la tengo denunciada ante la judicatura del Poder Judicial del Estado de México. Es la jueza del séptimo familiar, Amalia Marroquín Trejo. En su momento le hice notar en el expediente, que muchos de sus acuerdos eran tendenciosos en favor a la señora Cabrera Barrientos.

En torno a este caso, consultamos con la ex -diputada Xóchitl Arzola, de quien podemos constatar su activismo en el tema de violencia de género, con especial acento en el Estado de México. Y nos comenta que este inició con una experiencia personal en el año 2013 en el que desafortunadamente fue víctima de violencia física en el municipio de Ecatepec. A raíz de ese acontecimiento, tuvo la oportunidad de ser diputada en la entidad y llevar el procedimiento jurídico. Al levantar la denuncia se encontró con todas las irregularidades que presentaba el sistema judicial de este país, particularmente en el Estado de México.

Por esa razón inició una investigación del tema.

En el trayecto pudo reparar que en el Estado de México la violencia contra las mujeres estaba en niveles alarmantes, pero al mismo tiempo que había grupos de mujeres que se estaban organizando y realizando cambios. Entonces desde la trinchera que en ese momento tenía, le daba la posibilidad de posicionar en medios, de levantar la voz, ya que contaba con los recursos materiales y humanos para poder hacer algún tipo de cambio. Es como nace la iniciativa desde el poder

legislativo estatal para solicitar la declaratoria de alerta de género para el Estado de México que en ese momento no se tenía.

Y así fue -nos narra- se avanzó hasta transformarnos ya formalmente en 2016 en una asociación civil que se llama “Mujeres en cadena”. Hemos tratado de ampliar nuestro espectro buscando siempre el bienestar de las mujeres y sus familias en todos los ámbitos de la vida así es cómo inicia nuestro activismo hace más de una década.

El Estado de México en 2015 fue el primer estado con una declaratoria de alerta de violencia de género para las mujeres en 11 municipios de los 125. Y más tarde fuimos el primer estado con una doble alertas de violencia de género en casos de desaparición de mujeres y niñas en 7 municipios.

Creo que la situación no ha cambiado mucho, aunque hoy tenemos más información y gracias a ésta muchas mujeres deciden denunciar y no continuar viviendo en estos círculos de violencia

Y continúa: Ahora bien, no podemos negar que hay falsas acusaciones y testimonios de ambos lados. Éstos hechos afectan a las mujeres que participamos en asociaciones civiles y organizaciones y que defendemos muchos de estos casos.

Al día de hoy hay algunos avances en materia de legislaciones locales, tenemos por ejemplo, la ley Olimpia, la ley Ingrid y hay otras leyes como la ley Monse.

Estas leyes que han podido ir “parchando” los derechos de las mujeres en varios sentidos y que desafortunadamente han sido utilizadas no para los fines que fueron creadas; una de las cosas que nosotras en el camino feminista es que siempre hay que creerle a las víctimas y esa ha sido una de las banderas con las que hemos funcionado. Desafortunadamente hay muchas personas, hombres y mujeres, que crean falsas acusaciones y falsos testimonios.

En contrapartida, también contamos con herramientas principalmente en el campo de la psicología que nos han ayudado a que estos testimonios puedan ser verificados o no. En la actualidad por ejemplo, estamos en una pelea para que si alguien que es menor de edad pueda tener un tiempo ilimitado para poder hacer la denuncia y que puedan proceder y que aunque ha sido difícil llegar a estos niveles buscamos que podemos prescindir del tiempo para hacer una denuncia, respecto a un delito contra las mujeres en cierta etapa de su vida.

Sabemos que las herramientas que nos han permitido poder afianzar nuestro pensamiento sobre creerle siempre a las víctimas y de la mano de esa manera callar aquellas que son falsas acusaciones, falsos testimonios, van de la mano de psicólogos y de psiquiatras que a través de métodos científicos, han podido verificar si existe un daño psicológico, psicosocial a partir de una violencia sufrida. Y bienvenidas sean estas herramientas.

Hay que trabajar más, profundizar y especializarse y desde luego sean también afianzadas para evitar que ocurran estas falsas acusaciones y falsos testimonios de mujeres que denuncian a hombres para poder obtener un beneficio personal. Y aplica para ambos sentidos.

Para poder evitar estos casos extremos, sabemos de casos de mujeres que han acusado a hombres y que aún falsificado su testimonio, algunos hombres han tenido que pasar tiempo encarcelados en lo que se les encuentra su culpabilidad o no en el hecho y que eso también arruina la familia, arruina a una persona, en la vida personal y a su familia en su contexto.

Sobre un caso particular en el Estado de México, del Doctor Javier Avilez, en dónde involucra a una menor de edad víctima de acoso sexual, sobre un proceso en curso y la prioridad de la protección de la integridad física emocional y psicológica de la menor. Este asunto podría tipificar la violencia vicaría, que es esta violencia que ejerce alguno de los padres sobre los hijos en este sentido de hablar mal de ellos de generar una visión equivocada del otro padre para poder de ahí derivar en sentencias con fines otros fines ajenos al bienestar de los hijos e hijas.

Cuando supe de este caso, es claro que ya habíamos tenido contacto con algunos casos parecidos en estos años también este enfrentamiento de la violencia y de quién la ejerce y de quién no la ejerce y que poco a poco ha ido avanzando. En México antes era muy común que cuando había una separación, los hijos iban al cuidado de la madre, se daba porque en nuestro país se tenía la creencia de que las madres éramos las más protectoras y que garantizaban el bienestar de los hijos.

Eso cambiado en los últimos años porque se ha demostrado que hay mujeres que han abusado de este papel y que sólo buscan beneficios de manera personal por sobre el bienestar de los hijos.

Me parece que estás herramientas de las que hablábamos psicológicas y psiquiátricas pueden ayudar mucho en un caso como el del Doctor Avilez y sus hijos, me parece un caso de injusto en la impartición de justicia porque no por ser padres se les debe demeritar su función dentro de la familia y más cuando una de las cosas que hemos pugnado desde el feminismo está hacer activa y la participación del padre en el cuidado y la crianza de los hijos.

Cuando encontramos a padres que son activos y qué se han dedicado a la crianza de los hijos de manera igual a la madre o hasta superior a la madre y que derivado de estos falsos alegatos amarrados de la violencia contra las mujeres y de la realidad que vivimos las mujeres en este país que terminan en casos como este.

Las sentencias judiciales las investigaciones judiciales con perspectiva de género, y con perspectiva de género no me refiero a tener una afinidad por las mujeres, sino a tener este asunto que buscamos todas las mujeres que es igualdad entre hombres y mujeres y las responsabilidades sobre los hijos cómo van y sobre todo siempre

ponderando el libre desarrollo de la personalidad de los hijos y la protección a los menores.

Es fundamental que el poder judicial debe incorporar a sus sentencias la perspectiva de género, pero también la perspectiva de la niñez y muchas perspectivas las cuales deben ampliar la mente y las leyes y los recursos que tienen los jueces para poder evaluar estas situaciones. Y responsabilizar a quien es culpable, siempre ponderando en este caso la verdad, sobre todo la vida de los menores o el menor que esté involucrado en este en este tipo de casos, aplicar está perspectivas de manera transversal para poder resolver.

Para saber la versión de la autoridad encargada de la impartición de justicia de este caso, se solicitó una entrevista periodística a la jueza Amalia Marroquín Trejo, después de varias semanas, no aceptó brindar su testimonio.

Advertisement

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí