• En la mañanera recordó cómo fue su infancia en Tabasco, y contó cómo surgió su deseo de ser Presidente de México
  • Rememoró algunos aspectos de su infancia, desde la escuela a la que asistía, los maestros que tuvo y hasta los zapatos que portaba sólo cuando iba a clases

Por Carlos Pozos (Lord Molécula)

Ciudad de México, miércoles 22 de junio de 2022.- El Presidente Constitucional de la República, Andrés Manuel reveló que cuando era niño no imaginaba que algún día podría ser Presidente de México y  que a la edad de 10 años sólo pensaba en la felicidad de vivir y estudiar en su tierra natal, Tepetitán, en el municipio de Macuspana en Tabasco.

Casi a punto de culminar con la conferencia de prensa matutina en Palacio Nacional, y ante la insistencia de un reportero del interior del país, el mandatario alargó casi 30 minutos el diálogo circular para rememorar algunas de sus experiencias viviendo en el sureste del país, desde sus maestros en la primaria hasta los zapatos que usaba sólo para asistir al colegio.

El compañero comunicador le transmitió la pregunta de un niño de 10 años, referente a que, si en alguna ocasión había imaginado ser Presidente de México durante su infancia, el Mandatario Federal recordó que durante esa etapa, él estudiaba cuarto grado en la primaria Marcos E. Becerra en Tepetitán, Tabasco, y que durante su estancia ya existían los libros de texto.

“En cuarto año, en Tepetitán, estaba estudiando y mi escuela se llama Marcos E. Becerra, un historiador lingüista tabasqueño, chiapaneco, y mi pueblo tenía la fortuna de contar con escuela completa de seis grados, en ese entonces eran multigrados, yo estaba estudiando cuarto año, ya contaba yo, dos años antes empezaron a llegar los libros de texto que se entregaron cuando el Presidente López Mateos”, refirió.

Manifestó que recordaba con mucho cariño esa etapa de su vida, así como a sus maestros y maestras, pero que a esa edad no pensaban en ser presidente, pero aseguró que: “No pensaba yo en ser Presidente, pero era yo muy feliz, muy feliz”.

indicó que en esos años no utilizaba zapatos, más que para ir a la escuela y que sólo los estrenaba una vez al año, durante la fiesta de agosto, y explicó que los zapatos no se utilizaban porque hacía mucho calor, además de que le generaban ampollas y añadió que tampoco usaba camisa.

“Uno siempre andaba descalzo y sin camisa, así es el trópico”, recordó.

Contó que en ese momento no había llegado la televisión a México, por lo que el medio de comunicación que predominaba era la radio.

“Escuchábamos las narraciones de las peleas de box, los juegos de béisbol, eso sí, hasta el Mago Septién, luego las radio novelas, a la una de la tarde, ¡Kaliman!”,  

Más tarde se trasladó a Macuspana para estudiar la secundaria.

“Aquí fue ya donde afiancé mi idea en favor de la justicia pero quien influyó mucho fue un maestro de secundaria, todavía vive, el maestro Lara Laguna”, reveló.

Advertisement

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí