Advertisement
  • Se olvidaron de videos y fracasos y ratifican a Alejandro Moreno “Alito”
  • Las y los periodistas en muy larga espera
  • Los priistas se olvidaron de los periodistas
  • Entre risas forzadas y no cierran heridas

COSA DE PRENSA

Javier Rodríguez Lozano

Ciudad de México, miércoles 14 mayo 2022.- Se convocó a la prensa a las 10 horas, ellos iniciarían 40 minutos después y las y los reporteros -gráficos y no- empezarían un largo e inusitado periplo por las manecillas del reloj, navegantes de un mar de horas vacías, horas olvidadas.

Luego de grabar un video para Youtube, porque había que esperar haciendo adobes, el tiempo transcurría con un café, un jugo, una fruta; hasta bocadillos y palomitas para matar el hambre.

Algunos conocidos, para qué enaltecer egos de columnistas y reporteros de la vieja guardia, mezclados, juntos pero no revueltos, con las nuevas hornadas de comunicadores de cualquier sexo, pero jóvenes de la llamada generación de cristal, lejos de imaginar las “guardias caballonas” del sexenio de Miguel de la Madrid, en el que se soltaran los demonios de los secuestros, como los del comandante Aureliano Rivera Yaraguán, “La Hiena de Sinaloa”, con los que el secretario de Programación y Presupuesto, Carlos Salinas introducía al país muy calladamente al neoliberalismo que tanto daño haría los 36 siguientes años.

Estábamos en el edificio Adolfo López Mateos, del imponente complejo arquitectónico al estilo de Pedro Ramírez Vázquez, creador del Estadio Azteca y del los palacios Legislativo y el del Poder Judicial de San Lázaro, en un primer piso, donde cotorreaban a puerta cerrada las y los dirigentes de los comités ejecutivos estatales de todo el país y en otra área, Alito se reuniría en lo que parecía una boveda del Banco Central, con las y los integrantes del Consejo Político Nacional y algunos de los expresidentes de ese instituto político.

Pero como “no hay fecha que no se llegue, ni plazo que no se cumpla”, las y los reporteros que nos despojábamos del tedio con el celular en la mano y la mirada, tanto en la sala de conferencias como en el hall y las escaleras, fuimos avisados de que ya, por fin, aparecerían los directivos a ofrecernos la información largamente anhelada.

Y sí, esta si llegó el lobo, no como aquel de San Francisco de Asís, que nomás amenazaba llegar: Sonriente, con Carolina Viggiano al lado y tras ella, su marido Rubén Moreira; y con ellos la plana mayor del viejo priismo, ese al que solo le quedan para gobernar los estados de México y Coahuila, cuando en 1988, el de “la caída del sistema” gobernaban en toda la República.

A este reportero le toco estar muy cerca del exgobernador campechano, sin duda, un Señor Grillo, que conoce muy bien su negocio, incluso “los sótanos del poder” que describía magistralmente aquel reportero de El Sol, de Madrid, José Ortega y Gasset, porque sonriente y seguro de si mismo, explicaba a la prensa que “aquí no ha pasado nada, estamos más unidos que nunca y llegaremos muy fuertes a 2024”.

Olvidó “Alito” que su tiempo se acaba en 2023, como lo explicará a reporteros la exgobernadora de Yucatán y también expresidenta priista, Dulce María Sauri Riancho.

En menos de cinco minutos Alejandro Moreno había desahogado un trámite por el que reporteras y reporteros habíamos esperado cuatro horas y media, pero antes de entrar adonde lo esperaban las y los dirigentes del priismo en los estados, Alejandro Moreno emitió expresiones de encono y furia contra el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, como una manera de responder a las preguntas sobre los videos de la hija de otro expresidente, Carlos “El Negro” Sansores Pérez, Layda, quien por cierto amenaza publicar el número 13.

Y otras preguntas para el olvido, para esta Crónica del Olvido, se refieren a lo que todo el mundo se pregunta: ¿Cómo pudo convencer “Alito” a las mentes inteligentes del priismo nacional, acerca de todas las acciones que hablan de negocios turbios, como los siete millones de dólares pagados al publirrelacionista español Antonio Sola, quien cobró y su cliente perdió las elecciones de 2021, cuando MORENA arrasara en 19 estados.

Como sea, loa ganadores son sin duda que el partido principal adversario del PRI, porque si no pudo ni en el 21 ni en el 22, difícilmente podrá en 24 cuándo el López-Obradorismo se habrá catapultado exponencialmente.

Finalmente, videos y fracasos han quedado para el priismo, en el olvido… Incluso a nosotros se nos ha olvidado lo incómodo que es redactar en un celular.

Texto, pues, para olvidar.

Advertisement

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí