Por José Sobrevilla

Este lunes 23 de mayo, en la conferencia mañanera, el presidente López Obrador respondió una pregunta de nuestra compañera Judith Sánchez Reyes (Imagen del Golfo) de si tenía conocimiento de que el Acuario de Veracruz, el más importante del país y con reconocimiento a nivel América Latina, había sido clausurado −temporalmente− por la Procuraduría Estatal del Medio Ambiente por supuestas anomalías, entre ellas, una denuncia de una fiesta realizada ilegalmente en su interior en 2019, falta de transparencia en su administración al negar la entrega de informes al Estado, la muerte de un manatí e, incluso, también acusaban tráfico de especies.

“La semana pasada se quitaron los sellos de clausura −dijo la periodista−, pero el lunes por la noche el gobierno de Veracruz a través de un decreto expedido por el gobernador Cuitláhuac García declaró extinto el fideicomiso público de administración denominado ‘Acuario de Veracruz’ y anunció que la Procuraduría del Medio Ambiente estatal se haría cargo del establecimiento, por lo que ahora llevará el nombre de ‘Acuarium del Puerto de Veracruz’, además de que todos los recursos generados (por el acuario) serán manejados por la Secretaría de Finanzas y Planeación”.

Argumentó además que, de acuerdo con especialistas, la clausura fue irregular al no ser de su competencia. Por su parte, el patronato que administraba este fideicomiso había asegurado que el gobierno no estaba en derecho de extinguirlo; sin embargo, “las autorizaciones y convenios para su funcionamiento están a nombre del patronato, lo que seguramente generará alguna situación legal”.

– ¿Tenía conocimiento de este asunto? Cuestionó Judith

– ¿Trató el tema en su pasada gira?

– ¿Tomará cartas en el asunto la Semarnat?

– Lacónico, el presidente contestó que no tenía información sobre el Acuario; “pero vamos a pedirle a Cuitláhuac García, que nos mande un informe, igual a la Secretaría del Medio Ambiente”, e inmediatamente la compañera pasó a la siguiente pregunta…

Pero, respecto al tema, el columnista de ‘El Sol de Córdoba’, había escrito (este martes 24 de mayo) que “Qué bueno que la autoridad estatal intervino y que el procedimiento para quitarle el manejo a un grupo de empresarios que ha lucrado con el Acuario de Veracruz, siga su marcha. Saqueo y opacidad, así se ha manejado por muchos años este noble espacio de conservación de especies marinas (…) No se critica que empresarios hayan intervenido en un esquema de administración, lo que se lamenta es la voracidad para controlar un espacio con intereses familiares, lucrando, medrando con los recursos que en su origen fueron públicos, de todos los veracruzanos”[1].

En contraparte, el 21 de mayo, Ricardo Homs (columnista de El Universal) habría publicado que fue “Muy extraña la rapidez con que el gobierno del Estado de Veracruz se apropió del acuario, que −desde su inauguración en 1992, hace treinta años−, fue administrado de forma impecable por un consejo de administración conformado por personas honorables y muy destacadas de la sociedad veracruzana, sin intervención directa de ningún tipo de autoridad gubernamental (…) Quienes a lo largo de estos treinta años supervisaron su administración, −profesionales de gran experiencia−, jamás cobraron por participar en este consejo de tipo ciudadano. Por ello, la salud financiera del acuario siempre fue extraordinaria y transparente”[2].

Justo por la tarde, el mismo lunes, cobró relevancia un meme que al parecer circulaba desde el fin de semana en redes sociales (Twitter, FaceBook, Whatsapp, Instagram), donde decían que, en conferencia de prensa, el gobernador Cuitláhuac García había dicho que “el agua del acuario era de tan mala calidad que sabía a pito”. Sin embargo, era una información falsa, dijo el mismo lunes León Ramírez en “Animal Político”. Para ese entonces, señaló el periodista, “La publicación realizada el 22 de mayo acumulaba ya 3 mil 300 interacciones en Twitter, aunque también circulaba en Facebook, de acuerdo con la herramienta CrowdTangle, con usuarios que criticaban y se burlaban de las supuestas palabras del gobernador. No hay registro de que García Jiménez haya dado esta declaración en alguna conferencia de prensa, además de que el gobierno del Estado había indicado que se trataba de desinformación”[3].

Pero el que se vio como lo que es, un difusor de fake news fue Joaquín López Dóriga, cuando publicó un Tuit que decía “Y aquí el catador”.

Tristes, decepcionados, los trabajadores que por años laboraron en el Acuario de Veracruz lamentaron el destino que tendrá ese lugar en manos del gobierno de Cuitláhuac García, había publicado el 21 de mayo Milenio (Isabel Zamudio) “Salimos con la cara en alto, felices de pertenecer a esto tan grande que en 30 años se convirtió en algo inigualable e increíble. Pero también salimos preocupados, decepcionados y con lágrimas en los ojos. No te merecías esto, perdón, perdón por hacerte apagar tus luces de esta forma, pero gracias, muchas gracias Acuario de Veracruz, por este tiempo de oportunidades, aprendizaje y por hacer sentir a millones de personas tan cerca de un mundo tan inmenso”[4], había publicado Milenio en un relato de Sofía Gómez, ahora ex empleada del lugar.


[1] https://www.elsoldecordoba.com.mx/analisis/falsas-acusaciones-8327887.html Consultado el 24 de mayo 2022

[2] https://www.eluniversal.com.mx/opinion/ricardo-homs/expropiacion-del-acuario-de-veracruz Consultado el 24 de mayo 2022

[3] https://www.animalpolitico.com/elsabueso/cuitlahuac-garcia-declaracion-acuario-veracruz/ Consultado el 24 de mayo 2022

[4] https://www.milenio.com/politica/decepcionados-y-tristes-empleados-se-van-del-acuario-de-veracruz Consultado el 24 de mayo 2022

Advertisement

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí