Laboratorio político en Aguascalientes

•          MORENA llegaría a 25 estados si gana

•          El PAN conservaría solo 8 en el país

•          ¿El galope que se oye será de la 4T?

COSA DE PRENSA

Javier Rodríguez Lozano

CIUDAD DE MÉXICO, miércoles 18 mayo 2022.- Ayer se llevó a cabo en Aguascalientes el tercero y último de los debates entre las candidatas del PAN-PRI-PRD Tere Jiménez Esquivel y de MORENA Nora Ruvalcaba Gámez, y es probable se haya decidido la elección:

O Acción Nacional conserva su octavo estado con más de 23 millones de gobernados o la 4T consigue su vigésima quinta entidad con los estados de Aguascalientes, Durango, Hidalgo, Tamaulipas, Oaxaca y Quintana Roo, con más de 70 millones de mexicanos que odian la corrupción y la impunidad de los viejos regímenes.

El Estado donde el PAN inició mejor aspectado, Aguascalientes, perdería una racha que data de 1998 cuando Otto Granados le ayudara a ganarle al PRI con Héctor Hugo Olivares Ventura y que Alfredo Reynoso Femat devolviera “el favor” al priista Carlos Lozano de la Torre en 2010.

De otra manera, el gran perdedor sería el presidente Andrés Manuel López Obrador y de paso, el zacatecano Ricardo Monreal Ávila:

Aquél, porque la de Aguascalientes no es una simple elección, sino un ensayo de laboratorio del sistema político mexicano que busca consolidar a la 4T-como en su momento lo fueron los derechos humanos con Miguel Sarre, el sindicalismo magisterial con el SNTE y el ferrocarrilero con el charrismo, y la electrificación con Enrique Olivares Santana, entre otros grandes eventos- y éste, porque esta región es el corazón de su aspiración presidencialista.

En las elecciones del año pasado MORENA pasaría de 11 gubernaturas a 15, para gobernar al 46% de los mexicanos, frente al 21% del PRI, el 18% del PAN, 11% de Movimiento Ciudadano y el pobre 2% del Verde Ecologista.

Aguascalientes fue, cuando el presidente del PAN Marko Cortés así lo proclamara, la única esperanza de triunfo, hoy, a menos de 20 días para llegar al 5 de junio las cosas han cambiado y la percepción también.

Todo el peso de la elección aguascalentense está a favor de Tere Jiménez, debido a sus dos períodos en la alcaldía capitalina y sus incursiones también por la Cámara de Diputados, donde adquirió una importante experiencia, pero más aún, al conservadurismo regional que se niega a cambiar.

El problema es -y ella lo sabe- que la Federación tiene muy abandonados a esos estados del país que gobierna el PAN y hasta ahora, no ha habido cabildeo que valga para que las participaciones federales no etiquetadas fluyan a las entidades azules, como en los tiempos de Enrique Peña Nieto, y que son más cuantiosas al considerar los aumentos al precio del petróleo ocasionados por la guerra en Ucrania.

Por este pequeño detalle es que el elector podría votar por Nora Ruvalcaba, quien ya se ha comprometido a replicar en Aguascalientes todo lo que implica la 4T contenida en las políticas sociales del Presidente López Obrador, que empezarían a fluir y apoyar aquellas metas de prosperidad y crecimiento que la candidata ya ha comprometido en campaña.

Prácticamente, el interés nacional de las elecciones del 5 de junio está puesto en Aguascalientes, porque MORENA aventaja considerablemente en la percepción ganadora, en los estados de Durango, Hidalgo, Tamaulipas, Oaxaca y Quintana Roo, la tierra de Alfonso Esparza Oteo porque le significa, además del ensayo de laboratorio del sistema político mexicano, “el carro completo”.

Ya desde el año pasado, este partido fundado por Andrés Manuel López Obrador en 2014, aparece como el más exitoso; por ejemplo, antes gobernaba solo a 37.5 millones de mexicanos siete estados: Ciudad de México, Veracruz, Puebla, Baja California, Morelos, Veracruz y Tabasco.

Después de 2021 Regeneración Nacional se convirtió en la primera fuerza política del país al gobernar a más de 58 millones de mexicanos en:

Baja California 3’769,020, Baja California Sur 798,447, Campeche 928,363, Ciudad de México, 9’209,044, Chiapas 5’543,828, Colima 731,391, Guerrero 3’540,685, Michoacán 4’748,846, Morelos 1’971,520, Nayarit 1’235,456, Puebla 6’583,278, Sinaloa 3’026,943, Sonora 2’944, 840, Tabasco 2’402,598, Tlaxcala 1’342,977, Veracruz 8’062,579, Zacatecas 1’622,138; total: 58 millones 461 mil 953 personas, con datos del Inegi.

Frente al PAN como segunda fuerza al gobernar en ocho estados con 23 millones 242 mil 145 personas: Aguascalientes 1’425,607, Chihuahua 3’741,869, Durango 1’832,650, Guanajuato 6’166,934, Querétaro 2’368,467, Quintana Roo  1’857,985, Tamaulipas 3’527,735 y Yucatán dos millones 320 mil 898 personas, con datos del Inegi.

Y el PRI, que gobierna en: Coahuila 3’146,771, México 16’992,418, Hidalgo 3’082,841 y Oaxaca con cuatro millones 132 mil 148 personas, con datos del Inegi.

En aquel 2021 Acción Nacional perdería dos gubernaturas de las 10 que tenía antes de la votación y en este 2022 su líder Marko Cortés reconoció su derrota adelantada en los citados estados de Durango, Hidalgo, Tamaulipas, Oaxaca y Quintana Roo.

LA COSA ES QUE…

“Pueblo chico, infierno grande”. En ocasiones pareció un lavadero de vecindad, más que un debate, el organizado anoche por el Instituto Estatal Electoral, que evidenció su parcialidad hacia el partido en el poder, como ha sido en las últimas décadas en Aguascalientes.

Sin embargo, creemos que ya hay “humo blanco” porque el electorado ya formó su criterio y tomó su decisión.

¿El galope que se oye en la lontananza será el de la 4T?

Qué tal.

Advertisement

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí