Advertisement
  • La activista y luchadora social fue precursora en la búsqueda de desaparecidos y en la defensa de los Derechos Humanos en México
  • Fue fundadora del Comité ¡Eureka!, una de las primeras organizaciones de familiares de desaparecidos
  • Parte de su lucha y su vida la dedicó a la búsqueda de su hijo desaparecido, estudiante de Medicina de 21 años acusado de pertenecer a la organización guerrillera Liga 23 de Septiembre

Redacción

Ciudad de México, sábado 16 de abril de 2022.- María del Rosario Ibarra de la Garza, conocida como Rosario Ibarra de Piedra, pionera en las organizaciones de búsqueda de desaparecidos y defensora de los Derechos Humanos, falleció este sábado a los 95 años en la Ciudad de Monterrey, Nuevo León.

Rosario Ibarra de Piedra nació el 24 de febrero de 1927 en Saltillo Coahuila bajo el nombre de María del Rosario Ibarra de la Garza.

Fundó el Comité Pro Defensa de Presos, Perseguidos, Desaparecidos y Exiliados Políticos ¡Eureka! cuando en 1975 su hijo, Jesús Piedra Ibarra, quien pertenecía al grupo guerrillero Liga 23 de Septiembre, fue desaparecido a los 19 años.

Fue el 18 abril de 1975, cuando su hijo Jesús fue detenido en Monterrey por la policía judicial y agentes de la extinta y temida Dirección Federal de Seguridad (DFS), ese día desapareció.

Rosario Ibarra empezó entonces su búsqueda, que se convirtió después en una persecución incansable de la verdad, y fundó el Comité ¡Eureka!, una de las primeras organizaciones de familiares de desaparecidos en el país.

El paradero de su hijo es desconocido hasta la fecha, luego de ser detenido de manera ilegal en Monterrey por agentes policiales.

En octubre de 2019 fue reconocida con la medalla Belisario Domínguez, que concede el Senado mexicano, rechazó el galardón al argumentar que la prioridad seguía siendo la verdad: conocer los avances en las investigaciones sobre la localización de su hijo, un estudiante de Medicina de 21 años acusado de pertenecer a la organización guerrillera Liga 23 de Septiembre: una de las víctimas más emblemáticas de la guerra sucia de la década de los años sesenta del siglo anterior, una guerra implacable contra los movimientos sociales y políticos que emprendieron los gobiernos del PRI.

Rosario Ibarra de Piedra se desempeñó como Diputada, Senadora y asesora política para luego convertirse en la primera mujer candidata a la presidencia de la República en dos ocasiones.

Fue en 1982 y 1988 que se postuló para ser la titular del Ejecutivo por el extinto Partido Revolucionario de los Trabajadores, y cuando en 1988 ganó la presidencia Carlos Salinas de Gortari, se unió a los reclamos y protestas por un fraude electoral.

Rosario Ibarra pertenecía hasta la fecha al Partido del Trabajo, una de las fuerzas políticas aliadas a la Cuarta Transformación del actual Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, y en sus filas fue elegida senadora entre 2006 y 2012.

Años atrás había sido candidata a la Jefatura del Estado por el desparecido Partido Revolucionario de los Trabajadores, cuando en 1982 fue la primera mujer del país en aspirar a la presidencia, en 1988 compitió contra Carlos Salinas de Gortari y, tras la victoria del aspirante del PRI, se sumó a la protesta por el fraude electoral.

Advertisement

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí