Advertisement
  • Maestras agreden sexualmente a niña de kínder
  • Amenazan campesinos con derribar avionetas fumigadoras 

SÓLO EN MÉXICO 

Brenda Fonseca 

Dicen que como los mexicanos no hay dos y es que erróneamente quienes hacen las leyes creen que, con el simple hecho de prohibir, sancionar o condenar, los delitos dejarán de cometerse, tal cual lo comprobó en carne propia el diputado local, Faustino de la Cruz, quien fue asaltado mientras caminaba como un ciudadano más por calles del municipio de Ecatepec, estado de México. Fue la zona centro, concretamente en la calle Juárez, al filo de las 3 de la tarde, del lunes 28 de marzo, cuando el legislador se estacionó y descendió de su vehículo, no había caminado mucho cuando dos sujetos lo alcanzaron en una motoneta, mismos que con pistola en mano lo obligaron a entregarles, cartera, dos celulares y las llaves de su auto, para darse a la fuga, sin hacerle daño. Cabe mencionar que no es la primera vez que asaltan al congresista en este lugar, ya que, en junio de 2018, al término de un evento político, pues andaba en plena campaña política, Fautisno de la Cruz fue atracado por tres sujetos en calles de la colonia Ejidos de San Cristóbal, en el mismo municipio, sólo que en esta ocasión tres hampones lo dejaron a pie. Caray, ya lo dice el refrán: “… tiene cien años de perdón “. **** De todos es sabido que el cobro por el “derecho de piso” es un negocio redondo para la delincuencia organizada, pues consiste en extorsionar a grandes, medianos y pequeños empresarios y/o comerciantes, para que con el pago de una “cuota” garanticen su seguridad y la de sus familias; no todos acceden, pagando en la mayoría de los casos, las consecuencias. Pero ahora resulta que los hampones cobran “derecho de agua”, con lo cual me refiero a que extorsionan a los lancheros acapulqueños cobrándoles una cuota por hacer uso de “su” pedazo de mar. Así es, al más puro estilo de las películas de Hollywood, los grupos delincuenciales armados hasta los dientes,  se trasladan no en lujosos yates, pues el presupuesto alcanza sólo para cayucos, pero como dicen, lo que cuenta es la actitud y esa sí que la tienen, pues sin más ni más exigen a los lancheros 2 mil 500 pesos semanales, mismos que la mayoría dan y callan, sin denunciar este hecho ante las autoridades, pues de entrada no existe una policía marítima, así que estos “piratas modernos” hacen de las suyas, ya que mientras las autoridades tienen echada la mira sólo en lo que ocurre en tierra, los hampones les están comiendo el mandado en el agua. **** Los que no se andan con juegos son los campesinos de Tlacotepec de Benito Juárez, en el municipio de Tehuacán, Puebla,  amenazaron con derribar las avionetas que sobrevuelan su espacio aéreo, pues no hay poder humano que los convenza de que hacen trabajos de fumigación y no como ellos creen, que se dedican a evitar que llueva. Pese a que la empresa avícola del consorcio Socorro Romero, que lleva a cabo las tareas de fumigación, se reunió con los labriegos y a través de su representante legal, Jorge García de la Cadena Romero, pero sin poder convencerlos de lo contrario, es más éstos han recurrido a instancias gubernamentales para pedir su intervención, pero ante la realidad, estas no han podido hacer nada, así que ya advirtieron que aplicarán acciones un poco ortodoxas para que dejen de surcar el cielo, pues a su entender, estas acciones han mermado año tras año a partir de 1994, las lluvias en esta región y de ahí ni quien los saque. La mecha está corta cualquier chispa podría encenderla, urgen acuerdos y la intervención de mediadores, antes de que hablemos de hechos lamentables.  **** Muchos creerán que no hay nada más aturdidor que escuchar un discurso político, pero se olvidan de lo que es el llanto de un niño, tan es así que una mujer mató a su hija de tres años, a quien le suministró un producto químico para que dejara de chillar, pero al parecer se le pasó la mano, pues terminó con su vida. Yeraldy Daevely fue detenido el 18 de noviembre de 2020, luego de que los paramédicos de la ambulancia que llegaron asistir a su hija, la declararon muerta en su domicilio ubicado en la colonia Manuel Gómez Morín en Ciudad Juárez. Tras dos años de proceso, en el que se confirmó que la pequeña falleció debido a la ingesta de un medicamento, Yeraldy fue sentenciada a 25 años de prisión. **** Otros que se intoxicaron, pero no al grado de morirse, fueron unos estudiantes del Instituto Tecnológico Nacional de México (TecNM), en Acapulco, Guerrero, quienes se dieron un “pasón” con unos “narcopanqués”. Como sucede a muchos estudiantes, los alumnos en cuestión salieron de su casa sin desayunar, así que se les hizo fácil comprarse unos panquecillos a la entrada del Tec, minutos después ambos amigos terminaron en el servicio médico, todo mundo pensó que se traba de Covid, pues el dolor de cabeza y vómito, eran sólo algunos de sus síntomas. Tras unos exámenes de rutina se detectó presencia de narcóticos en sangre. Días después se presentaron otros casos en el estudiantado, la constante fue la misma, el consumo de panqués, por lo que fue necesario examinarlos, tras aplicar el “antidopoing” a los panes, se detectó la presencia de droga, por lo que fueron tras el vendedor de estos productos; sin embargo, éste se hizo humo y no regresó con su canasta, pese a que los vendía ahora sí, como pan caliente. **** Y bueno, dejé para el final este caso, porque mire que hay que tener vísceras para escribir de esto. Y es que Adriana “N”, “la maestra de las niñas que no vas a tocar”, como esta educadora se presentaba en sus redes sociales, misma quien en complicidad con Mónica “N” la directora del plantel en el que trabajaba, abusaron de una niña de 4 años de edad. La menor comenzó a tener un comportamiento extraño y cada vez más se negaba a ir a la escuela, hasta que le confesó a su madre que su maestra y la directora la llevaban a un cuarto donde la dormían y al despertar no recordaba nada, sólo tenía dolor. Ante la sospecha, la menor fue sometida a estudios médicos que corroboraron que fue víctima de violación de agosto del 2021 hasta febrero de este año, dentro de la escuela Montessori, ubicada en la colonia Del Sol, en Ciudad Juárez, Chihuahua. Las profesoras fueron detenidas el día 23 de marzo, Mònica “N”, de 51 años de edad, fue recluida en el Centro de Reinserción Social Femenil, mientras que Adriana Lucía “ 

H” de 27 años, recibió prisión domiciliaria, por estar embarazada. Las educadoras, quienes presumían en sus redes su lucha contra la violencia de género, serán sentenciadas en las próximas semanas. **** En fin, esto pasa SÓLO EN MÉXICO

Advertisement

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí