-Segunda parte y última-

LOS POZOS DE CARLOS POZOS

Recuerdan que desde la primera parte, se advirtió que los cuentos que yo cuento acaban muy mal, comenzamos.

Pues así pasaron muchos y muchos minutos, para que el evento diera inicio, un verdadero caos de organización. Antes y durante el encuentro hubo una fuerte vigilancia de caballeros con armaduras, escudos, espadas y briosos corceles, pero la sorpresa de ese día, fue que los invitados no se presentaron, mismos que fueron no sólo programados sino anunciados, ¿obra del “chupa cabras”? no lo sabemos pero esa reunión, ya de por sí no era lo que se prometió.

Al comenzar, por fin, el “flautista”, tomó la palabra, dio la bienvenida a los juglares presentes, y así siguieron otros oradores, pero al paso de tiempo, cuando un hechizo comenzó a salpicar a todos los presentes, empezaron a salir de los participantes lágrimas, corajes, odios, intereses de protagonismo, críticas, solicitudes monetarias, entre otros síntomas, pero lo que fue casi nulo de ver, fue una unidad. Poco se habló del ejercicio de trabajar como juglar de a pie, poco se habló de lo que lo une como gremio y de lo que les hace fuerte, al parecer el hechizo era de magia negra, porque más allá de soluciones, se enlistaban más problemas, empezando por la negación y falta de autocrítica, y es que del encuentro de juglares prometido como referente del gremio, sólo se percibió que faltó invocar a quienes contribuyeran a sumar.

Hubo uno, sólo uno, un juglar de a pie que habló del trabajo con profesionalismo, un juglar en los senderos de la búsqueda de la verdad, a ese juglar lo conocían como Pepe Trueno, pero no tuvo mucho eco, a muchos les gusta más discutir que conciliar.

El encuentro mostró también que hay clases de juglares, los juglares “golpeadores” son los más privilegiados, pero esos ni se aparecieron, a pesar de desgarrase las vestiduras por la muerte de los juglares de a pie en otros foros, no se permiten asistir a este tipo de reuniones.

Juaco, un juglar de los pri-vilegiados había argumentado que en el gremio de juglares, como con los perros, “hay clases”, y por ellos no podía reunirse con los de a pie, pero si alguien lo quiere invocar, se puede visualizar en el espejo mágico, sólo basta decir las palabras mágicas: “De tin marín, de Do pingué”.

Pero bueno, entre tanto caos, y hechizo se logró, al final, redactar un pliego petitorio con 11 exigencias, que le leyeron a un encargado de Palacio, que tiene la encomienda de atender la protección a juglares de a pie.

Los duendes de los bosques cercanos, me contaron que escucharon decir al “flautista” que este pergamino, se lo llevarían al inquilino del Palacio para comprometerlo públicamente, e intentar exhibirlo como un rey desnudo y no que este mal, pero me resulta raro que en los centros de trabajo de muchos de los juglares de a pie, no destacaron nada y no le dieron propaganda a lo dicho en el encuentro, a pesar de que se dicen “amigos” y hasta “hermanitos”.

De las pocas crónicas que se hicieron, se desprende que al encuentro en ese lugar muy muy lejano, no asistieron los “machuchones” o fifís de los juglares, como si ese también fuera un tema primordial, y es para este contador de cuentos, lo que pude observar de esta historia, es que a pesar de que se habló sobre la unidad, sobre hacer equipo para exigir la seguridad en el trabajo, en realidad falta mucho para que se pueda exigir y lograr que esos juglares se pongan o nos pongamos de acuerdo, y es que cuando nos reunimos, ni siquiera van todos, todos están etiquetados, algunos sienten tener más poder, más verdad, y ¡así no va!

Este cuento termina con el fin del encuentro de juglares de a pie, que fueron encantados en un lugar muy muy lejano, se limpiaron las basuras de las calles, se quitaron las máscaras, se rompió la flauta, no le pagaron las10 bolsas con monedas de oro al negro personaje del “flautista”, y al final terminó con aún mucho menos credibilidad, diluyéndose su intento de golpe al Palacio y su inquilino.

Moraleja, enhorabuena sea la llegada de las discrepancias, mientras no formen divisiones entre consanguíneos, porque todos vamos en el mismo barco del ahora inquilino del Palacio. La profesión y la amistad debe ser el adhesivo que debe mantenernos unidos… Aprendamos a resolver rivalidades en un clima de cooperación y armonía, a respetar las diferencias y luchar al unísono por temas en concordancia.

Tenemos un gran pasado y con el presente podemos tener un mejor futuro. ¡Cerrar filas ante los retos, porque primero es la Patria!

 Y como lo prometí: ¡Colorín colorado, este cuento se ha terminado!

Cualquier coincidencia con algún personaje o hecho de la realidad, es pura y mera coincidencia.

Y hasta aquí con Los Pozos de Carlos Pozos, y amigo lector si deseas hacer alguna sugerencia de pregunta para el Presidente de México, en la conferencia de prensa “mañanera”, por favor házmela llegar al correo: lordmolecularedacción@gmail.com ,o vía twitter a: @carlospozossoto, o bien, visita mi portal de noticias www.lordmoleculaoficial.com  así como también puedes encontrarme en youtube y otras redes como: Lord Molécula Oficial.

Advertisement

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí