Advertisement

Por José Sobrevilla

Periodísticamente, con el Dr. Edgardo Buscaglia hemos platicado, este corresponsal y el periodista Raúl Fraga acerca de diversos tópicos, especialmente de Seguridad y delincuencia organizada nacional e internacional, pero esta es la primera ocasión que hemos indagado en la geoestrategia de una guerra que ha puesto en peligro la paz mundial y en la cual, a través de los tratados internacionales firmados por México, existen claros compromisos en los que nuestro país se encuentra involucrado y lo obliga necesariamente a tomar partido.

Con base en datos palpables y con una lectura visionaria, el Dr. Buscaglia nos señala que Putin desde el 12 julio de 2021, en un texto titulado “Sobre la unidad histórica de rusos y ucranianos” publicado por el Kremlin, dijo que “Ucrania no es un estado ni una sociedad independiente, no tiene legitimidad”, y agrega “Ucrania está ocupando territorios históricamente rusos (…) Rusia ha sido robada de su territorio y lo vamos a recuperar”.

“Una de las cosas más refrescantes de los dictadores, es que hablan con franqueza, no tienen problemas de competencia política, por tanto, no sufren costos políticos por decir cosas que un político democrático jamás diría, o tendría miedo hacerlo” nos dijo el académico de la Universidad de Columbia.

Estas palabras servían a Vladimir Putin para justificar las invasiones a Chechenia, Georgia, y a Ucrania del 2014 y, de alguna manera, justificando a la vez la próxima invasión. “Te lo voy a narrar traducido directamente del ruso: “Los rusos y los ucranianos son un solo pueblo, y todos los que se opongan a eso son extranjeros que están generando conspiraciones antirrusas”; y al final del mismo dice “Yo estoy convencido que la verdadera soberanía de Ucrania solamente es posible si es parte de Rusia”. ¿Necesitamos algo más para saber que la invasión a Ucrania estaba más que anunciada un año antes?

“Los que estudiamos esto y no nos dedicamos a especular con encuestitas de percepción y discurrir con teorías como si Putin es de izquierda o de derecha, que en realidad son masturbaciones intelectuales, podemos concluir que Putin es un auténtico dictador con mentalidad mafiosa que no es de derecha ni comunista. Desde 1999 ha creado la misma delincuencia organizada alrededor de la que había establecido cuando fue segundo en la gobernación de San Petersburgo en los años noventa”.

Considerado uno de los expertos en temas de seguridad y justicia mejor acreditados, Edgardo Buscaglia considera que la misma delincuencia organizada que acompañó a Putin en San Petersburgo, la ha creado ahora a nivel nacional con agentes de la KGB que él tenía desde los años setenta cuando trabajaba en Alemania; y a través de ella trafica hoy todo tipo de bienes y servicios que financian su modelo político imperial de expansión a los demás países de la región.

Su dictadura en la actual Rusia, está soportada en la delincuencia organizada dentro de la estructura de su gobierno con 500 oligarcas que son empresarios creados por él, y que los usa para lavar dinero y financiar su proyecto político e imperial. Esos 500 oligarcas están identificados, y hoy día la fortuna de ellos es equivalente entre un 52 y un 60% del PIB de Rusia, dato que le proporcionó un colega suyo de la Universidad de Berkeley que ha hecho estudios sobre dinero sucio y su expansión.

A lo largo de su ejercicio público, Putin ha asesinado a líderes de oposición y, “No te estoy hablando de terroristas, de Al Qaeda; los ha asesinado o intentado eliminar repetidamente; en dos ocasiones, por ejemplo, ha intentado matar a Alexei Navalny, principal líder de oposición. La última vez metiéndole una sustancia radiactiva en su ropa interior. Actualmente lo tiene preso y espera ─dice Buscaglia─ que la sociedad rusa genere un movimiento para su liberación en el caos y la agitación que está provocando guerra”.

¿Cómo sitúa esta guerra, dentro de un marco de gobernanza internacional?

– El de Putin es un régimen de delincuencia organizada de Estado; la diferencia es que México tiene delincuencia organizada política; o sea, la delincuencia organizada decide a quien comprar y controla a una gran proporción de los políticos mexicanos para que protejan el negocio de cada uno de los carteles. Es algo que en los países con estructuras institucionales muy débiles permite que esta delincuencia no se cuadre ante el Estado como ocurrió en la década de los cincuenta durante los gobiernos autoritarios del PRI. Desde Miguel Alemán hasta Carlos Salinas el crimen organizado se cuadraba ante el Estado mexicano, a quienes utilizaban para financiar sus campañas.

En la Rusia actual, controlados por el Servicio Federal de Seguridad, FSB, sucesora de la KGB (Comité para la Seguridad del Estado soviético), cuando fuera de Rusia Vladimir Putin necesita asesinar a algún empresario y/o político que se oponga a su gobierno o intereses, lo hace mediante la delincuencia organizada. Ergo, la delincuencia organizada de Estado es usada por los Estados autoritarios como instrumentos de política exterior o para financiar sus presupuestos. Es una columna más del Estado en esta invasión de Ucrania.

Los de Rusia son los primeros mafiosos en utilizar al tráfico de personas, de armas, drogas, para financiar esta guerra y también para que, cuando ellos ocupen Ucrania la puedan controlar a su antojo para hacer de sus ilícitos un negocio expansivo. Entonces la delincuencia organizada de Estado como la de China, Corea del Norte, las controla el Estado para fines puntuales, cosa que México no tiene, nos aclara Buscaglia. 

El Dr. Edgardo Buscaglia, cuya anterior investigación de campo abarcó 118 países, nos dijo que la Unión Europea se ha transformado en la esperanza de la ciudadanía ucraniana para formar parte de la Unión Europea. Respecto a la reacción de los países en torno al conflicto, aseguró que hasta ahora ha sido apropiada. “No así al comienzo, pero sí a partir de la semana pasada que comenzaron a cerrarle los canales financieros a los bancos rusos, a los oligarcas que forman parte de la guardia pretoriana del régimen mafioso de Putin. Ha sido adecuada en cuanto a recibir, en el caso de Polonia, a varios millones de refugiados y en menor grado Hungría”.

Putin pretende crear un corredor territorial hacia Kaliningrado, que implicaría que Polonia entregue a Rusia un pedazo de su territorio, si sucediera de manera impositiva conllevaría a un conflicto con la OTAN; por eso insiste Putin en impedir que Ucrania se sume a este organismo. Pero si Polonia tiene un gobierno prorruso y firma un tratado, para este corredor, ya veríamos cómo sería interpretado. “Los países bálticos están aterrorizados debido a que han venido padeciendo en los últimos doce meses violaciones a su espacio aéreo por parte de aviones militares rusos; por tanto, ya han pedido que EU y los países de la OTAN les envíen más soldados para custodiar sus fronteras con Rusia”.

Escenarios sobre la guerra Rusia-Ucrania

El negativo es una crisis económica mundial ocasionada por esta guerra y por el uso de armas táctico-nucleares; ello generaría una crisis económica espantosa que ocasione mayor inestabilidad política en muchos países, incluso de nuestra región. Disturbios sociales de todo tipo, intentos de golpes de Estado; una situación que hay que prever como posible escenario negativo, pues ya vimos que los precios de la energía han venido aumentando muchísimo en los últimos días.

Esta inestabilidad político-económica puede conllevar a que regímenes autoritarios como el de China, invadan Taiwán, lo que nos llevaría a otro conflicto más desastroso para la economía mundial. Los chinos están observando cómo está reaccionando el mundo ante la invasión rusa, y toma nota sobre los costos esperados que se puedan generar. Entonces, en la medida que esto genere mayor inestabilidad política y económica internacional, esto es mala noticia, nos dice el director del Centro de Derecho Internacional y Desarrollo Económico.

Por el otro lado, esta tragedia ucraniana puede llevarnos a un aprendizaje internacional donde estaríamos observando que los países se están uniendo en condenar a Rusia, a hacerles pagar un altísimo costo que espero sea pagado por estos 500 oligarcas que rodean a Putin y que éste ha venido utilizando como prestanombres para financiar su proyecto imperial mafioso. Si eso ocurriera en la unidad internacional, llevaría a un cambio de gobierno con la demanda popular del pueblo ruso y con el tiempo conduciría a un fortalecimiento de las instituciones para prevenir este tipo de conflictos; y además, a que Ucrania, Moldova y Georgia se incorporen a la Unión Europea. No a la OTAN, sino a la UE para poder expander el espacio de libertad europea.

Advertisement

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí