¿Desaparece el equipo Querétaro?

•          Moralizar, el único camino: AMLO

•          17 muertos “tapados con un dedo”

•          ¿Sería venganza de empresarios?

LA MAÑANERA

Javier Rodríguez Lozano

CIUDAD DE MÉXICO, martes 08 marzo 2022.- Sus ligas con el narco, 500 camisetas “gallos” robadas antes del partido, un pleito entre empresarios, retirar sus privilegios con viejos regímenes y criminalidad, que en el peor escenario asesinara a 17 aficionados, sustentan hoy la desafiliación del equipo de futbol Querétaro y ponen en duda la otra Copa del Mundo.

La Federación Mexicana de Futbol, dirigida por un político con pésimo desempeño en la función pública, Mikel Arreola, desafiliará hoy al equipo de futbol Querétaro, que terminará por desaparecer, tras dos graves crisis delictivas en 2004 y 2022, pero más que todo para impedir que el negocio global multimillonario del fanatismo del futbol, que sólo obedece a los amos del poder económico -tan enajenante como los grandes medios de comunicación- resulte dañado en sus oscuros ingresos.

En su Mañanera de ayer, el Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que la enseñanza que nos deja esto, “es no dejar de moralizar a México, de insistir en que sólo siendo buenos podemos ser felices; de que la felicidad no es la riqueza, o no sólo es eso, sino estar bien con nosotros mismos y con el prójimo”.

Naturalmente, el Mandatario se abstuvo de entrar en especulaciones políticas en una disciplina que no es su campo, lo cual no exime al futbol de tener una corrupción e impunidad inenarrables, tan graves como en cualquiera otro de escenarios que configuran lo que López Obrador llamaría “El Gran Elefante”.

Unomásuno ha sido el único periódico que ha desafiado a la “versión oficial” y asegura que hubo 17 muertos.

En realidad, los equipos del futbol de primera división en México, son como los fariseos criticados por el Hijo del Hombre, cuando los reta a que le lancen la primera piedra a una mujer de conducta cuestionada; se investigara se encontraría que todo equipo de futbol tiene su propia historia. 

La de este sábado no fue la primera vez que los Gallos de Querétaro son sujetos de afiliación, en 2004 la Procuraduría General de la República revelaría que su expropietario Tirso Martínez Sánchez, ampliamente conocido como El futbolista y dueño también del Irapuato y el Ciudad Juárez, tenía ligas con el Chapo Guzmán.

En 2004 el Querétaro sería desafiliado por sus nexos con la delincuencia organizada, según la nota del reportero Gabriel Márquez en AM de Guanajuato.

Rodrigo Solís, de SDPnoticias, informaría del robo de playeras una semana antes del partido con el Atlas, que puede estar vinculado con los hechos sangrientos en el estadio de la Corregidora.

Fue aquel exportero del América, Adolfo Ríos, hoy directivo de los Gallos, quien hiciera la denuncia en conferencia de prensa; denuncia muy clásica de las ciencias políticas que enseñara Luis Echeverría, que era la de tirar la piedra y acusar de ello a sus adversarios.

“Tenemos una denuncia de la semana pasada, donde acá en el Club Gallos entraron a robar 500 playeras”, diría Adolfo Ríos a la periodista Adela Micha, es decir, a periodistas que para eso están, para “tapar el sol con un dedo”.

Las operaciones comerciales de los Gallos se dieron muy rápido entre 2020 y nuestros días, cuando en el torneo clausura, el Grupo Caliente de los Hank vendiera el Querétaro al Grupo Empresarial Ángeles, de los Vázquez Raña-Aldair, quienes lo revenderían pronto a Greg Taylor, quien con Manuel Velarde y Gabriel Solares integrarían al círculo inversionista que integraban también Xolos y Atlante.

El periodista Amir Ibrahim investigaría a Greg Taylor como jefe del “Cártel del Gol”, red de corrupción, (también con Manuel Velarde), que controla a entrenadores y las transferencias de jugadores; llevarían al Querétaro a 49 nuevos jugadores, 24 de ellos extranjeros.

Por discrepancias que hoy configuran una línea de investigación, Taylor y Velarde saldrían del grupo inversionista y se quedaría con el equipo Gabriel Solares, acompañado de los hermanos Alfonso y Javier Solloa.

Por su parte, el reportero Jorge Valenzuela, de AM Guanajuato, afirma que Hernán Cristante, entrenador del Querétaro, denunció en conferencia de prensa que tanto él como algunos de sus jugadores, han sufrido amenazas de muerte por ayudar a aficionados golpeados, y dijo que podría identificar a agresores; otra segunda pincelada tendiente a restarle color de criminalidad al Querétaro, cuando ya ni Dios Padre lo salva.

Otros datos significativos también en este vergonzante escenario criminal del futbol mexicano, son los siguientes: Los dueños del Querétaro no invirtieron en seguridad, de una plantilla de 900 que requerían sólo contrataron 600, por 350 pesos por cabeza y por jornada. 

La franquicia de un equipo de futbol como el Querétaro tiene un costo de 30 millones de dólares, es decir, más de 600 millones de pesos

Entre Gallos y Zorros se han registrado riñas en el Clausura 2007, Bicentenario 2010 y Clausura 2013.

350 de sueldo.

Para un partido de estas características, deben emplearse entre 800 y 900 personas, mismas que se complementan con policías municipales; el sábado hubo 600.

Un saldo de 26 personas lesionadas (24 hombres y 2 mujeres), tres de ellos de gravedad.

Le correspondería a la gobernadora de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, cortarles la cabeza a los privilegios del Grupo Dequivamed, de Emilio Escalante Méndez, otro directivo de los Gallos, que venían de los regímenes de Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto, que le configura también otra línea de investigación que presume un pleito entre empresarios.

Escalante Méndez también sería especialmente beneficiado en el gobierno de la Ciudad de México de Miguel Ángel Mancera, del que recibiera contratos por adjudicación directa para su empresa Grupo Dequivamed, a la que Sheinbaum tranquilamente cortó la cabeza y en su lugar aprobara a Collage Distribuciones. ¡Esquina, bajan!

¿Cómo explicar que, en vivo, en las redes sociales, los usuarios reportaran hasta 22 muertos y poco después, todos los grandes medios de comunicación lo desmintieran y negaran tajantemente que no se había generado ningún deceso, a pesar de las crudas y violentas imágenes que navegan en la nube?

He ahí, una prueba más del enorme control, la uniformidad y suelo parejo de los grandes medios de comunicación, cuando de “tapar el sol con un dedo” se trata: lo mismo nos dicen que no hubo muertos, que el gobierno está mal, que el Presidente está cansado, el nuevo Aeropuerto de Santa Lucía es innecesario y que el Tren Maya daña al ecosistema; un mundo de mentiras.

Advertisement

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí