• Barras de animación de los equipos Atlas y Gallos Blancos armaron violenta trifulca en gradas y cancha del Estadio Corregidora de Querétaro, hasta el momento se reportan 22 lesionados
  • El brote de violencia comenzó sobre la cabecera de las gradas del equipo visitante
  • Los cotejos restantes de la jornada 9 del Torneo de la Liga MX han sido suspendidos

Redacción

Ciudad de México, sábado 05 de marzo del 2022.- El primer partido del segundo día de la Jornada 9 del Torneo Clausura de la Liga MX del futbol mexicano que disputaban los equipos Gallos Blancos del Querétaro y Zorros del Atlas de Guadalajara dejó escenas de violencia, terror y vergüenza en el ámbito deportivo nacional.

Los pseudo aficionados más extremistas de las “barras” porriles de ambos clubes se fueron a los golpes en distintos puntos del estadio La Corregidora de Querétaro, fue aproximadamente al minuto 63 del tiempo complementario del encuentro, cuando integrantes de los mal llamados “grupos de animación” se enfrascaron en una violenta trifulca que comenzó en el graderío sur del estadio, para minutos más adelante extenderse en la propia cancha cuando aún se diputaba el partido que en ese momento ganaba 1 a 0 el equipo rojinegro del Atlas.

Hombres empapados en sangre que vestían camisetas del equipo visitante, semidesnudos, noqueados y familias que corrían por el césped para buscar refugio, así se desarrolló toda una serie de actos inéditos en un campo de fútbol que mostraron la violencia latente de un país que sufre delincuencia e inseguridad pública.

La transmisión de la cadena Fox Sports, encargada de emitir el cotejo, mostró cómo familias atemorizadas cruzaban el campo huyendo de los golpes, en tanto que la seguridad del estadio, deficiente y desbordada, no podía más que guiar a los aficionados hacia los túneles de salida.

En las imágenes de la televisión nunca se vieron policías y los pocos elementos de la seguridad privada contratada por el estadio fue insuficiente para contener la violencia desbordada.

El guardameta del Querétaro, Washington Aguerre, pedía a sus hinchas que se tranquilizaran, aunque nadie pareció hacerle caso, y en el otro lado del campo, un aficionado cubierto de sangre imploraba para que le dejaran de dar de puñetazos. En el centro, un aficionado rojiblanco protegía a su pareja de las patadas de un grupo de hombres desaforados, y en el exterior del estadio las golpizas seguían.

Grupos de aficionados del Querétaro, equipo local, desnudaron a sus rivales y les propinaban todo tipo de golpes, y pese a ya estar noqueados y empapados de sangre en el pavimento, seguían recibiendo patadas y correazos.

El terror nunca antes visto en un partido de fútbol en México, y hasta el corte informativo de esta noche, la Coordinación de Protección Civil del estado informó en Twitter que hay al menos 22 personas del sexo masculino lesionadas y nueve de ellos fueron trasladados a un nosocomio, dos en estado de gravedad.

Advertisement

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí