Le pegan y pegan y lo agigantan

•          Homo politicus antes ignorado

•          Le reitera a Biden su exigencia

•          No puede pagar a adversarios

Javier Rodríguez Lozano

A ver si el Presidente Joe Biden no se desquita de Andrés Manuel López Obrador, quien le reitera su exigencia de no darles dinero a Claudio X. González y Amparo Casar para que le peguen, como con Rusia al expulsarle la ONU a diplomáticos.

La del lunes no fue la excepción en la hemerografía de La Mañanera, otro capítulo clásico de las nuevas ciencias políticas, que sirvió lo mismo para corregir a sus adversarios, que lo quieren ver “cansado”, como para agigantarse como el homo politicus que nunca tuvo el sistema político mexicano y menos, medio de comunicación alguno, por mucho que Mario Vargas Llosa se sienta periodista.

Además de Porfirio Díaz con William Taff en 1909, ¿a qué otro Presidente de la República se le había ocurrido ponerse al brinco con su homólogo del vecino país del norte, que nos ha hecho por centurias vecinos más que distantes, desde Venustiano Carranza y hasta EPN?

La verdad es que si para el conservadurismo al Presidente AMLO le faltan asesores en prensa, a sus adversarios de la ultraderecha la obnubilación les impide entender que, aunque un “periodicazo” al estilo Diego Fernández de Cevallos duela y mucho, replicado como loros por los grandes medios de comunicación, una palabra presidencial -y mejor todavía si es utilizada con humilde alegría y modesto humanismo- siempre será muy superior, porque en lugar de disminuirla o ridiculizarla, la agigantan y la magnifican hasta el infinito.

Por eso no se equivocó Voltaire, al decir más o menos esto: “Podré no estar de acuerdo con lo que digas, pero defenderé, y si es preciso hasta con la vida, tu derecho a decirlo”.

Así lo piensa también López Obrador, quien sabe muy bien de qué lado masca la iguana, por eso lo recordó ayer al Presidente Joe Biden que tienen un asunto pendiente. Le dijo:

“Voy a seguir insistiendo con el Departamento de Estado de Estados Unidos, porque no deben de darle dinero a Claudio X. González y a la señora Casar, no puede un gobierno extranjero darle dinero a un grupo opositor para hacer guerra sucia”.

Estimó el Mandatario que esas son de las cosas que tienen que cambiar en política internacional, esa política lleva 200 años. Si no cambian eso, pues no van a mejorar las cosas, no va a cambiar el mundo, dijo.

Al reiterar la Doctrina Monroe, el Ejecutivo dijo que no se meterá a contradecir lo que establece la Constitución, de no intervención y autodeterminación de los pueblos y solución pacífica de las controversias. “Y que entiendan cuál es nuestra postura”.

Y a aquellos que quieren que El Águila le eche bronca a El Oso también les mandó decir:

“Qué se sepa, nosotros no nos vamos cerrar a ningún país”.

Aclaró, por otro lado, uno de los excesos de la veda electoral, aunque admitió la dificultad para expresarse libremente; “no, porque mientras no se convoque a apoyar a un partido, candidatos, pues no hay ningún problema, eso sería hacer propaganda, pero informar no”.

Dijo estar bien, muy alejado de lo cansado que lo quieren ver: “Ah, y estoy también de salud al 100, recuperado, estoy además practicando de nuevo béisbol y ya estoy bateando de nuevo arriba de 300, pobremente, pobremente.

Ratificó “que voy a terminar, si así lo decide el pueblo de México, mi mandato, pero que me voy a retirar, que voy a jubilarme y que ya no voy a volver a tener participación política en nada, que ya cierro mi ciclo. Eso fue lo que dije”.

Dijo más:

-Entonces, interpretaron, de que ya estaba cansado, de que ya no podía yo. Pues imagínense, me faltan dos años y medio, si así lo decide el pueblo, si ahora en ese día que no puedo mencionar la gente decide que continúe, también si lo decide el Creador, la ciencia, no sabemos qué nos depara el destino, pero si termino mi mandato me he propuesto no dejar obras inconclusas y esto implica que debo de trabajar, como lo he dicho siempre, desde que llegué a la Presidencia 16 horas diarias para hacer, de seis años, 12 años.

-Siempre digo: A ver, cuando preguntan: ‘¿Cuál es el plan de gobierno?, dígalo en tres segundos, usted, que habla despacio y no habla de corrido, y dígalo parado en un solo pie, cuál es el plan del gobierno que usted representa.

-Acabar con la corrupción, eso es todo, entonces ya no hay que estar pensando. Desde luego, el pensamiento es importante, la política es pensamiento y acción, pero ahora la acción es convicción, es lo fundamental.

-Entonces, por eso estoy dedicado a seguir trabajando.

Habló de sus pendientes, como la entrega del aeropuerto ‘Felipe Ángeles’ el 21 de marzo; “y este año, a finales, tenemos que tener lista la vía del ferrocarril de Salina Cruz a Coatzacoalcos… Va a estar terminada la nueva Refinería de Dos Bocas.

Ya cuando termine…”

Subrayó:

“Además, que sigamos concientizando para desterrar de nuestro país la corrupción, terminar de quitar la máscara a los conservadores corruptos, hipócritas, a los fifís, que se sienten de sangre azul, que se dan ínfulas de superioridad, que aún con su hipocresía no dejan demostrar que son racistas, clasistas, que discriminan, y dejar establecido que sólo siendo buenos podemos ser felices y entonces sí, ya a Palenque”.

Citó unas encuestas: “Dos meses, un golpeteo a todo lo que da. ¿No les parece que algo nuevo está pasando en el país?”

-Y ahí está, miren, 65 por ciento de aprobación, después de todos los ataques.  En las nuestras, que son casa por casa, porque la mayoría parte de la gente humilde, pobre, no tiene teléfono, estamos arriba del 70.

¡Esquina, bajan!

No se olvidó de la prensa internacional:

-El círculo verde, ese no contaba, era el círculo rojo, la llamada sociedad política, los periodistas, los articulistas, los comentaristas de radio, de televisión, los intelectuales orgánicos, académicos, científicos, ellos eran los que decidían, y las opiniones del New York Times, del Washington Post, del Wall Street Journal; ya no es así, ahora la mayoría es la que decide.

-Es lo mismo, este es la que hacen de todos los presidentes. Nada más para que se enojen los adversarios, estamos en segundo lugar a nivel mundial, segundo lugar, en primero está Mori, Modi, de India.

-Miren como estamos. Este es el señor que está mejor posicionado, el señor de la India, 73 contra 21; y yo estoy segundo, 65 contra 28…, concluyó el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Advertisement

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí