Advertisement

Por José Sobrevilla

Todo empezó el 7 de mayo de 2021 cuando el Presidente anunció que su gobierno presentaría una nota diplomática al de EU por el financiamiento a la Asociación Civil Mexicanos Contra la Corrupción y la impunidad, MCCI, instancia contraria a su gobierno; pero, lo que lo detonó fue la denuncia presentada en conferencia mañanera por la periodista de Contralínea Nancy Flores, a partir de la nota publicada en esa revista el 2 de mayo del año pasado por el periodista Miguel Badillo.

“Registros de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad revelan que su principal donatario en 2019 y 2020 fue el gobierno de Estados Unidos, quien le donó 25.7 millones de pesos”, se leía en la revista. “El monto representa el 19.1% de los ingresos en ese periodo, cuando estaba presidida por Claudio X González Guajardo, líder de la oposición política en el país con su iniciativa ‘Sí por México’. Otros financiadores fueron la USAID, la NED y las fundaciones de Alejandro Martí, Valentín Diez Morodo y Antonio del Valle” escribió el director fundador de Contralínea.

Todo ello hizo que el Instituto Nacional de Acceso a la Información, INAI, abriera una investigación contra el Presidente López Obrador por develar supuestamente datos personales de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad en la mañanera del 7 de mayo, luego de anunciar la emisión de una nota diplomática exigiendo al Gobierno de Estados Unidos explicación de los términos del financiamiento a la AC que fundara el empresario Claudio X González Guajardo. “En ese mismo expediente, el órgano autónomo exige a ‘Contralínea’ que revele sus fuentes de información y que coadyuve en la indagatoria”.

Claudio X González Guajardo es abogado por la Escuela Libre de Derecho, con maestría y doctorado en Derecho y Diplomacia por la Fletcher School of Law and Diplomacy, en la Universidad de Tufts (institución privada estadounidense ubicada en Somerville, Medford). Tanto Claudio X González como Gustavo de Hoyos Walther, quien ha liderado la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), han sido declarados opositores abiertos al gobierno del Presidente López Obrador y, aparte crear el Frente Nacional Anti-AMLO (FRENAAA) han integrado la agrupación “Sí por México”.

Si la idea de formar MCCI era muy buena, con “Unidos Sí Por México”, esta otra AC, el inescrutable señor “X” se anotó un jonrón, porque señala que con ella buscarán “Defender la Constitución y el Estado de Derecho”; “Procurar una verdadera división de poderes”; “Promover un real federalismo”; “Respetar de manera irrestricta los derechos humanos”; “Velar por la libertad de expresión, asociación y prensa libre”, agregando la defensa de la autonomía e independencia de los órganos autónomos, incluyendo al INE, ante cualquier intento por coartar sus atribuciones y presupuesto.

El junior es hijo de Claudio X. González Laporte[1], empresario que por más de cuatro décadas ha sido Presidente de Kimberly-Clark de México, consorcio dedicado a producir y mercadear productos como pañales, toallas femeninas, papel higiénico, servilletas, pañuelos, toallas para cocina, toallas de manos, entre otros.  

Desde su inicio, con sus marcas, la empresa de los señores “X” está más que cerca de los mexicanos de lo quisiéramos aceptar. Todo empezó cuando se constituye la fábrica de papel La Aurora, S.A. que operaba en Naucalpan, Estado de México; después, ya como Kimberly-Clark Corporation (KCC) ─1931─ inició la comercialización de toallas femeninas Kotex y pañuelos Kleenex en nuestro país. En 1959 KCC adquirió la totalidad del capital de la fábrica de papel La Aurora, convirtiéndose en Kimberly-Clark de México (KCM); tres años más tarde, en 1962, KCM se convirtió en empresa pública, y empezó a cotizar en la Bolsa Mexicana de Valores.

Su visión de negocios no tiene límites. En 1968, aprovechando el bagazo (que se extrae de la caña de azúcar) y que abunda en los ingenios de la región, abrieron una planta en Orizaba, Veracruz, donde procesaban la celulosa del bagazo para fabricar papel. En 1973 ya era una empresa con capital mayoritariamente mexicano y al año siguiente lanzaron al mercado el pañal KleenBebé predoblado. Fue en 1981 cuando iniciaron operaciones en sus plantas de El Bajío y Cuautitlán, esta última conocida como PROSEDE, y cuando también inician la venta del primer pañal con elásticos en la entrepierna para el mercado mexicano; realizando también ─en 1984─ su primera venta de exportación. A esa época sus ventas equivalían ya a 500 millones de dólares.

De ahí para adelante todo sería éxito, hasta que en 1988 comercializan productos institucionales, de higiene personal para restaurantes, hospitales y hoteles. El portafolio de productos incluía papel higiénico, toallas de manos, jabón líquido y servilletas, entre otros, además de los dispensadores para cada uno de ellos. Con el arranque de la planta de Ramos Arizpe, pusieron en el mercado el pañal Huggies y sus ventas ascendían ya a 1,000 millones de dólares. En 1995 iniciaron operaciones en su Planta de Tlaxcala fabricando pañales y telas no tejidas y un año más adelanten fusionan la totalidad de la Compañía Industrial de San Cristóbal, filial mexicana de Scott Paper, adquiriendo, entre otros activos, las plantas productivas de Ecatepec, Morelia, San Rafael y Texmelucan[2].

Y así, hasta que Kimberly-Clark de México S.A.B. de C.V. (Kimber o KCM) le compra a The Procter & Gamble Company la marca líder de jabones antibacteriales Escudo, tanto de México como de Latinoamérica para incursionar en nuevas categorías de productos al consumidor. En junio de 2016 adquirieron 50% de la empresa “4e” (especializada en mercados de Personal Care, Home Care y Pet Care), mediante la autorización de las autoridades regulatorias mexicanas.

Un poder económico que influye a lo político

En marzo de 2021, Érika Ramírez, reportera también de Contralínea publicó que, en su conferencia de prensa, López Obrador había comentado (a su medio), que “puede ser que sea válida la argumentación de que fue un acto de persecución política a Claudio X González del gobierno anterior (de Peña Nieto)”; aunque hay más de mil elementos, “decidimos no presentar ninguna denuncia”; añadió que no tiene conocimiento si la Fiscalía General de la República… pero “decidimos no perseguir a nadie, no dar pie a que se pueda pensar que al ser opositores, nosotros los estamos persiguiendo o qué hay represalias”; y remató “los empresarios siempre han apoyado el régimen de corrupción”; en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari “se llevó la entrega de bienes a particulares”[3].

Aunque también dejó abierta la posibilidad de que sean el Sistema de Administración Tributaria, SAT, la Unidad de Inteligencia Financiera, UIF, o la Fiscalía General de la República, FGR, las que ─en su momento─ pudieran investigar si hay algún elemento en contra del dueño de Kimberly Clark y su hijo[4].

Uno de los reporteros, mal llamados “de investigación” porque, como decía Gabriel García Márquez, la ‘investigación’ no es especialidad, sino que todo el periodismo debe ser investigativo por definición,  sin duda ha sido el periodista de Castillo de Teayo, Veracruz, Miguel Badillo (Agustín Miguel Badillo Cruz), cuya publicación ‘Contralínea’, ha sido calificada por el Presidente López Obrador como “una de las mejores revistas que se editan en México”, y ha sido quien más ha documentado los nexos político-empresariales de los señores “X”.

Toda su vida, Claudio X González Laporte, ha estado vinculado a políticos y funcionarios del PRI y, hasta 2017, seguía al frente de los negocios y empresas familiares. Y, agrega Badillo, “Aunque la actividad política y mediática en contra del Presidente Andrés Manuel López Obrador y su gobierno la encabeza Claudio X González Guajardo, el que manda y mantiene el poderío económico de ese clan familiar es su padre Claudio Xavier González Laporte”.

Sin embargo, lo que llamó la atención de la Unidad Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda cuando la encabezaba Santiago Nieto, es que se enviaba recursos a él mismo a cuentas (bancarias) en Estados Unidos por 4 millones 684 mil dólares (93 millones de pesos al tipo de cambio de aquel tiempo), en el periodo del 02/07/2015 al 30/12/2016, y de cuentas que tiene en el extranjero enviaba recursos a Alpha Holding, SA de CV, por 3 millones 568 mil 144.30 dólares (71 millones 360 mil pesos) del 12/11/2014 al 08/09/2016.

“A pesar del enorme flujo de dinero triangulado a cuentas del extranjero y que regresa a sus cuentas de instituciones bancarias de México, el gobierno de Peña Nieto omitió presentar alguna denuncia por presunta evasión fiscal o lavado de dinero en contra del magnate, mientras que el ahora Presidente Andrés Manuel López Obrador ha dicho que tampoco actuará en contra de estos opositores a su gobierno para que no digan que se trata de una venganza política”, citaron en Contralínea.


[1]Ingeniero químico por la Universidad de Stanford, en California, E.U. Posgrado del Instituto Mexicano de Administración de Negocios. Miembro de los Consejos de Administración de Fondo México (Mexico Fund), Grupo Alfa, Grupo Carso, Grupo México y consultor de Capital Group. Director Emérito de General Electric, Co., miembro del Consejo de The Salzburg Global Seminar (Salzburgo, Austria) y de The Baker Institute for Public Policy. Ex presidente del Consejo Mexicano de Negocios, del Consejo Coordinador Empresarial y del CEESP (Centro de Estudios Económicos del Sector Privado).

[2] https://www.kimberly-clark.com.mx/conoce-kcm/historia Consultado el 12.02.2022

[3] https://contralinea.com.mx/amlo-confirma-expediente-de-mas-de-1-mil-paginas-contra-claudio-x-gonzalez-ordenada-por-pena-nieto/ Consultado el 12.02.2022

[4] https://contralinea.com.mx/donativos-millonarios-la-actividad-vulnerable-de-claudio-x-gonzalez-laporte-2/ Consultado el 12.02.2022

Advertisement

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí