Advertisement

La dificultad de cruzar el pantano

•          Con los cuatro vientos encontrados

•          Aguascalientes tendrá gobernadora

COSA DE PRENSA

Javier Rodríguez Lozano

Aguascalientes, Ags., sábado 05 de febrero de 2022.- Cuando como reportero para Lord Molécula Oficial, le contextualizamos antier nuestra única pregunta al dirigente de MORENA, Mario Delgado Carrillo, con el enrarecimiento morenista que impide que avance la candidatura de Nora Ruvalcaba Gámez, y preguntamos cómo sería fortalecida por su Comité Ejecutivo Nacional, puso cara de ¿what?

Le hablamos del desafortunado caciquismo regional del zacatecano Ricardo Monreal Ávila en Aguascalientes, al imponer candidaturas fallidas como la del fuereño Arturo Ávila Anaya a la alcaldía en dos ocasiones, o la imposición de su hermano Eulogio al frente del morenismo estatal, donde no hace nada; y del boicot de funcionarios federales a las pensiones de adultos mayores, todo lo cual no sólo hace quedar mal al Presidente Andrés Manuel López Obrador, sino que repercute en la buena imagen de quizás -pero sólo quizás- la mujer luchadora social más significativa de esta entidad: Nora Ruvalcaba Gámez.

Recordamos también con Delgado Carrillo, unas declaraciones de aquel gobernador priista del salinismo, Otto Granados Roldán -que entregara al PAN la plaza, al boicotear la candidatura priista de Héctor Hugo Olivares Ventura en 1998- de acuerdo con las cuales Nora disfrutaba de buena imagen en la izquierda aguascalentense, pero Aguascalientes todavía no está preparado para un gobierno de izquierda… Y menos, de una mujer.

Nora Ruvalcaba Gámez, se enfrenta a los cuatro vientos encontrados que se le oponen e intenta su mejor batalla para -al igual en que las dos ocasiones anteriores, de 2004 y 2010 que fuera también candidata a gobernadora- no sólo lograr que una mujer ocupe el Palacio de los Rincón Gallardo en esta ciudad, sino de echar andar políticas públicas más a favor de los pobres, que del privilegiado conservadurismo predominante, que disfruta de todos los goces del poder público. 

Le hemos solicitado una entrevista para Lord Molécula Oficial, pero no la vemos muy convencida; nos manda con su personal de apoyo para que nos agende una cita, porque ella no sabe qué eventos tiene programados.

Sin embargo, como nuestros jefes nos han pedido una semblanza de la candidata Ruvalcaba Gámez, encontramos un documento de 2010 elaborado por gente de la Universidad Autónoma de Aguascalientes y coordinado por Yolanda Padilla Rangel, para el Instituto Aguascalentense de la Mujer, denominado Mujeres y toma de decisiones. Una aproximación histórica a la participación de las mujeres en los poderes del estado.

En este estudio de 262 páginas hallamos la participación del catedrático Salvador Camacho Sandoval, quien titula su texto: Vuelta a la izquierda, tres mujeres del PRD, y nos regala algunas perlas que nos hablan del talento aguascalentense, particularmente en una arista que no identifica y que nosotros incluiríamos en aquellas anécdotas que le dan a Aguascalientes el título “Laboratorio del Sistema político mexicano”, del cual en otros momentos hemos dado ejemplos.

Camacho Sandoval, al describir la participación de la mujer aguascalentense en la política, no tiene empacho en afirmar:

“Se sabe, de antemano, que habrá dificultades porque entre la población de Aguascalientes todavía hay mucha ignorancia y prejuicios con los partidos y militantes de izquierda; aunque también éstos no han sabido y no han podido revertir esta tendencia negativa”.

En estas cuantas líneas el investigador de la historia aguascalentense coincide con Otto Granados, citado antes, y al referirse a Nora Ruvalcaba, habla de “Los riesgos de ser diferente”, y dice:

“Para una persona que ha optado por participar en el PRD en Aguascalientes no es fácil, pues la debilidad de la organización y las dificultades en los vínculos con la sociedad aguascalentense complican el trabajo de los militantes”.

Por algunos puntos esenciales del texto del profesor Camacho Sandoval se infiere que si Nora Ruvalcaba fuera gobernadora, impactaría enormemente a la sociedad aguascalentense, acostumbrada a consumir lo que le den, no lo que necesita; porque no sabe exigirlo.

Por ejemplo, dice el estudio:

“Nora manifestó su oposición, por ejemplo, a ponerle nombres de santos a las calles y a la donación de terrenos a la Iglesia católica, sobre todo en fraccionamientos donde no había escuela”.

Otro escenario que corregiría Nora como gobernadora, sería el del Congreso de Aguascalientes, que Salvador Camacho describe así:

“Antes era la voz crítica nada más, ahora contribuía a dignificar la función de los legisladores, vistos por muchos ciudadanos, con cierta razón, sólo como haraganes y oportunistas”.

Y es la verdad, eso es lo que son las y los diputados locales, vividores que cobran sin hacer nada por la sociedad que les paga.

Nora también completaría aquella “Ley de voluntad anticipada” que se haya en la congeladora del Congreso, por la timoratez de los legisladores; y daría rienda suelta a un debate que se hace cada vez más necesario, sobre las sociedades de convivencia, una de cuyas representantes destacadas es actual diputada federal, Salma Luévano, personaje transgénero, estilista de oficio.

LA COSA ES QUE…

Esto y más haría Nora si fuera gobernadora, lo cual sin embargo aún está lejano, dado que el propio morenismo, además de las piedritas que le pone a su candidata, se enfrentará a nueve años de proselitismo político-electoral de candidata del PAN, Tere Jiménez Esquivel, una sorprendente joven que sí sabe cómo se tocan y para qué, los diferentes instrumentos de la ciencia política.

¡Qué tal!

Advertisement

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí