Los Pozos de Carlos Pozos

Sin temor a equivocarme, el Presidente de México, el licenciado Andrés Manuel López Obrador es el mejor político de los últimos tiempos de nuestro país en la  era moderna, pero también es un “maestro” en la comunicación y la propaganda, y tiene una visión “aguda” y una gran “sensibilidad” para detectar a los reporteros que acuden a las conferencias de prensa en el Salón Guillermo Prieto (antes Salón Tesorería), muchos de esos colegas enviados por sus empresas de comunicación de los llamados “medios tradicionales” que llevan la “camiseta puesta”.

Algunos medios de comunicación tradicionales, sobre todo en radio, televisión y prensa escrita, los columnistas, articulistas, comentaristas, editorialistas, y opinólogos, en su gran mayoría, suelen ser tendenciosos o frívolos en el tratamiento de ciertos temas.

Hagamos un pequeño análisis de dos medios ”nacionales” impresos   como los son La Jornada y Reforma, catalogados por muchos lectores como dos periódicos importantes, por el foro, cobertura de cada uno de ellos y su tiraje, y circulación en las calles y oficinas del país.

Sin duda, los directivos de estos dos medios impresos han tomado su postura, uno de apoyo a la 4T y el otro en el “boletín del conservadurismo” en contra, y ambos medios dejaron atrás el intentar ser neutrales e imparciales -que nunca sucede-, porque esas empresas tienen directivos que responden a una agenda económica e ideológica, con lo que se define su línea editorial.

Y esos dos medios impresos La Jornada y Reforma, editorialmente tienen marcados contrastes editorialmente, y pudiera hablarse de una rivalidad y el lector ahora puede ver lo interesante del manejo de la información en su interés de agradar a su público lector, pero no a toda la sociedad mexicana.

Muchos medios alardean de ser neutrales e imparciales en el manejo de la información, y lo que observan los ciudadanos lectores aún de medios impresos, es  que los periódicos no han sido empresas sociales, ni necesariamente han tenido compromiso con la sociedad, sino que se trata de empresas que buscan el negocio antes que nada,  un beneficio económico y que con el tiempo encontraron que les dio poder político.

Mi experiencia de 40 años en el periodismo me lleva a reflexionar sobre la pregunta realizada por el enviado por Reforma, durante el ejercicio de comunicación circular el pasado lunes 10 de enero cuando le preguntó su opinión al Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador sobre la entrevista en la portada principal del “boletín oficial del conservadurismo”, que publicó al senador Ricardo Monreal Ávila, quien cuestionó la actitud radical que ahora asumen aspirantes a la candidatura presidencial.

El primer mandatario de la nación declaró esa mañana, que en el gobierno “somos radicales, la palabra radical viene de raíz y nosotros queremos arrancar del país a los corruptos”.

“Es muy extraño, me sorprendí, he quedado anonadado -el despliegue que hace un medio- para entrevistar a Ricardo Monreal. El propósito es contrapuntearnos. Tiene (el senador Monreal), el derecho de expresarse y yo de contestar”.

Recuerdan ustedes que en ese momento solicitó a Jesús Ramírez, que pusiera en la pantalla de su conferencia, un párrafo de su último discurso en el Zócalo de la CDMX.

Y le dio lectura el Jefe de la Nación, y recordó, “nada se logra con las medias tintas, con el centrismo. Los publicistas del periodo neoliberal, además de la risa fingida y la falsedad recomendaban a los candidatos y gobernantes correrse al centro”.

“¡Pues no!, ese es un error. Ser de izquierda es anclarse en nuestros principios, no zigzaguear, no dar bandazos, es hablar y preocuparnos por los pobres. En un proceso de transformación hay que definirse. Fuera máscaras, ya no hay para dónde hacerse. Aquí es de definiciones. Esta es la cuarta transformación, es pacífica, sin violencia es igual de profunda que la Independencia, la Reforma y la Revolución. No llegamos aquí para simular, no es más de lo mismo, y la verdad no engañamos a nadie”.

Ese lunes 10, el titular del Poder Ejecutivo Federal, padeciendo los primeros síntomas del Ómicron, con la voz ronca, espetó “en que cada quien asume su responsabilidad”. Y al preguntarle si Ricardo Monreal se mantendrá como líder de la bancada de Morena en el Senado, replicó: “no hay tema, debemos ser independientes. ¡Ya no es el tiempo de antes!”.

Es por todo esto que el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, es un “mago” en el manejo de la comunicación y la propaganda y si algo tiene y de lo que muchos carecen, es la intuición que le ha dado la experiencia en la oposición y con la cual cuenta para aprovechar los momentos de crisis y volverlos positivos.

A la mitad de camino les puedo decir que López Obrador tiene una gran ventaja sobre todos los políticos que hay en México, y pareciera ser un sobredotado, trabajando a diario sin descanso porque ahora su peor enemigo es el reloj.

No hay texto sin contexto y así vemos cómo Reforma, ahora que se acabó con la subvención “chayote” o cualquier otro mecanismo para comprar lealtades y conciencias, manda a sus enviados, y el maestro en la comunicación da una cátedra con su discurso. Pero ustedes como siempre tienen la mejor respuesta… Y hasta aquí con Los Pozos de Carlos Pozos, y amigo lector si deseas que le haga tu pregunta al Presidente de México en la conferencia de prensa “mañanera”, por favor házmela llegar al correo: capopozossoto@gmail.com vía twitter a: @carlospozossoto, o bien, visita nuestro portal www.lordmoleculaoficial.com así como también puedes ver mi Canal Lord Molécula Oficial en YOUTUBE, Facebook, Instagram. Ahora además en mi página WEB www.lordmoleculaoficial.com Y si está en tus posibilidades hacer una pequeña donación… Gracias y hasta mis próximos Pozos!!!

Advertisement

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí