Que haya elecciones primarias en México

•          Exgobernadores, exconsejeros; materia gris:

•          El PAN, partido antidemocrático y arrogante

Javier Rodríguez Lozano

Un grupo de distinguidos panistas ofreció conferencia de prensa el pasado viernes 3 de diciembre en el hall de Palacio Legislativo, algo inédito y tanto dicotómico como histórico, porque es el clamor de la oposición conservadora contra la coyuntura del poder dominante, presuntamente de izquierda, pero más como ostensible poder de la gente.

 Ahí, en el templete de más de 40 centímetros de alto, estaban muchos de los mejores años del panismo tradicional, combativo y cabal; antes del de Ricardo Anaya y Marko Cortés, o sea, el de Carlos Castillo Peraza, Luis Héctor Álvarez, el Pelón Rosas, el Negro Elizondo, Pancho Barrio, Los Bárbaros del Norte, Manuel J. Clouthier y otros no menos memorables.

¿Cuánto Yunque habría ahí? ¿No lo sabemos? Ahí estaban Fernando Canales Clariond, Juan Carlos Romero Hicks, Carlos Medina Plascencia, Antonio García Luna, Marcelo de los Santos, Marco Antonio Adame, Carlos Angulo y Esther Quintana Salinas; puro grueso calibre y huesos durísimos de roer.

Qué contraste, había ahí no menos de 50, 60 años de historia del panismo y sólo habíamos dos medios de comunicación presentes: Lord Molécula Oficial y uno de ellos.

La idea es formar y fortalecer la conciencia democrática, para con ella crear los Observatorios Ciudadanos, dijo Carlos Medina Plascencia en la presentación de la propuesta de un distinguido grupo de panistas exconsejeros, exgobernadores y exmilitantes de ese partido, Acción Nacional.

Queremos que los ciudadanos, independientemente del partido al que pertenezcan o simpaticen, participen en una elección primaria y abierta como sucede en otros países.

Medina Plascencia coordina el Observatorio Ciudadano y otros distinguidos y respetados miembros del conservadurismo mexicano, se encargan de otras áreas en la misma dirección, por ejemplo, Juan Miguel Alcántara en materia de seguridad.

“Tenemos que atender rezados importantes como la pobreza extrema y también, lo más grave, la polarización por la que atraviesa el país, a la que nos están llevando y que es de lo más peligrosa”, advirtió Medina Plascencia.

Otro de los puntos destacados en la propuesta de este grupo de panistas sobresalientes es el de los buenos gobiernos -en su opinión- surgidos del PAN; por supuesto, ahí estaban muy distinguidos exgobernadores que se ha distinguidos por esos buenos gobiernos, asentados en sus sextos y últimos informes de gobierno, pero con un registro poco claro en las memorias de sus respectivos gobernados.

Por ejemplo, Aguascalientes, donde los primeros gobiernos de Acción Nacional, sin duda, hicieron su mejor esfuerzo, pero no les alcanzó con un abarrotero del Agropecuario, Felipe González, y un empresario de las refacciones, Luis Armando Reynoso Femat.

Y mucho menos en estos últimos cinco años con un contador jalisciense al frente, sin sensibilidad política alguna, donde a la tierra sentimental de Amado Nervo, Manuel M. Ponce y Saturnino Herrán, por no hablar de la Convención Revolucionaria de 1914, no le dieron los méritos suficientes para aparecer siquiera en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2022, años de elecciones y de definiciones, por la sencilla razón de que su clase política nunca levanta la voz porque no sabe qué decir.

Pues no, ni Felipe González ni Luis Armando Reynoso Femat, acompañaron esta mañana de viernes en el hall del Palacio Legislativo a los exgobernadores de Nuevo León, Fernando Canales Clariond; de San Luis Potosí, Marcelo de los Santos; y Marco Antonio Adame Castillo, de Morelos; y los ideólogos, excelentes oradores, de la talla de Juan Antonio García Luna o Carlos Angulo, propietario de uno de los discursos azules más incendiarios y categóricos, además de certeros.

Sin embargo, en su momento, que no fue éste cronológicamente hablando, sino salteado, en torno al tema, Marcelo de los Santos -alcalde y luego gobernador potosino, en 2003- diría que los gobernadores panistas han gobernado bien y ejemplificó con lo suyo, lo que nos ahorra citarlo.

“Nos hemos caracterizado por ser gestores de las necesidades de la gente y tomar en cuenta las necesidades de nuestra población”, subrayó.

García Villa dijo que el PAN necesita con urgencia una reforma democrática y recordó que esa idea ya la tenía ese grupo desde 2019 cuando brotó la pandemia y hubo de suspenderse, “pero la idea es que queremos que no haya opacidades al interior de nuestro partido, el PAN, y que sus procesos internos para elegir candidatos sean más abiertos y propositivos”.

Mencionó de manera destacada los obstáculos que se le ponen a las personas que quieren afiliarse a ese partido: “Nosotros que se afilien al PAN los mexicanos de buena voluntad, porque actualmente no pueden hacerlo al encontrarse con muchas dificultades en ese proceso; pero necesitamos tener un buen padrón de afiliados, tenemos que hallar un mecanismo ágil y transparente”, dijo.

Comentó que el método de afiliación al PAN debe ser ágil y transparente, porque actualmente se tiene que informar al Instituto Nacional Electoral qué método es el que se va a utilizar y ocurren increíbles abusos, cuando en el caso de la elección de candidatos a puestos de elección popular debe ser algo ordinario.

El exgobernador morelense, Adame Castillo, admitió que tanto el interior como al exterior del PAN, “tenemos diferencias, pero, sin embargo, participamos buscando la igualdad de condiciones, porque lo que queremos es un mayor humanismo político”.

Medina Plascencia, en su turno, mencionó las propuestas que presentarán a su partido y a la sociedad en los próximos días.

Carlos Angulo es promovente de la elección primaria, como ocurre en otros países del mundo latinoamericano, excelente orador, inició denostando, pero sin decir nombres, la dicotomía o contradicción, entre el triunfo electoral arrollador de Andrés Manuel López Obrador y sus acciones de su gobierno, “que hoy apuestan a la destrucción del país”.

En su opinión, al ponderar la necesidad de que en México se adopten también las elecciones primarias, ejemplificó con Argentina, como en otros países, “que hoy está saliendo del marasmo”.

(No describió a qué marasmo se refirió).

Señaló una vez terminado un proceso electoral los partidos políticos deben abrirse a la ciudadanía y abrir un registro de militantes, con miras a las siguientes elecciones, “porque la idea es que hay que romper con las mafias internas de los partidos políticos, en muchos casos, manejados por dos personas en los estados del país”.

De ello resultaría -agregó- que los ganadores de las elecciones se deberían a la ciudadanía y no a los partidos políticos; “con las elecciones primarias daríamos un salto cuántico”, enfatizó categórico Carlos Angulo.

Y a propósito de democracia, Angulo tuvo una encendida participación porque la coahuilense Esther Quintana Salinas, llamó la atención de Medina Plascencia para que los tomara en cuenta en la lista de oradores en la citada conferencia Sanlazarina.

Naturalmente, caballeroso, Carlos Medina cedió los espacios.

Fue así como después de Angula siguió Esther y válgame Dios, qué buena oradora es. Ella dijo que la política hoy en día está muy desprestigiada y que “es un amasijo de intereses en el que casi todos hacen política para su beneficio personal”.

LA COSA ES QUE…

Postuló:

“Queremos devolverle a la política su dignidad, porque la política es un arte; como decía Gómez Morín: ‘Es el mejor instrumento para generar el bien común, cosa que hoy en día no ocurre en el PAN, al que le falta humildad y le sobra arrogancia, donde la política del bienestar para todos es el bienestar para unos cuantos”.

Espléndida conferencia, no obstante, sin eco en la gran prensa, que se tomó el día.

¡Qué tal!

Advertisement

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí