La élite supranacional más rica va a hablar

•          Tapar quiebra de 4 cuatrillones de dólares

•          Aumentar su riqueza “no tiene llenadera”

•          ¿Y qué quiere con todo ese poder oscuro?

•          Nomás “zombificar” todo el planeta tierra

Javier Rodríguez Lozano

Decíamos que el chip humano no está programado para protegerse del engaño y en este tiempo -como cualquiera en el pasado- “el pez gordo siempre se comerá al pez chico”; ahora quieren que se vendan las vacunas sobrantes y nos mandan el Ómicron.

Relatamos también cómo, si se estudiara con el microscopio del escrúpulo y el rigor periodístico, no sujeto a interés alguno que no sea el de la gente, se encontrarían sospechosas semejanzas entre aquel 11 de marzo de 2020, cuando la Organización Mundial de la Salud de la ONU declarara oficialmente la pandemia, y el pasado viernes 26 de noviembre de 2021, en que la propia agencia de la salud anunciara la presencia del Ómicron, aterrorizando otra vez al mundo.

Y en estas segunda y tercera partes de nuestro reportaje está la clave de todo el embrollo pandémico, virulento y multivariante, que no es otra cosa que una macro cósmica quiebra planetaria de la impagable “cartera vencida” que asciende nada menos que a cuatro cuatrillones de dólares.

Efectivamente, a seis días de que la agencia de salud de la ONU anunciara la existencia de Ómicron, sigue ignorándose la dimensión de la emergencia sanitaria, sin embargo, empiezan a penetrar en el imaginario colectivo “la certidumbre de un peligro inminente”, reproducido una y otra vez por los grandes medios de comunicación en todo el mundo, sin tener más pruebas que las “opiniones de los expertos” de la OMS.

Vayamos pues a la génesis de este gran engaño planetario y dejemos que sea un verdadero especialista quien lo explique, el lituano exagente de la KGB, doctor en Inteligencia Conceptual, quien el 15 de mayo de 2020 grabara un video en su propio espacio, el Rincón de Daniel Estulin, en el portal Ángel Metropolitano.

Empezó diciendo, sin citar directamente a las y los 130 mujeres y hombres más ricos del mundo, integrantes del Club Bilderberg, que, en materia de acumulación de riqueza, diría un filósofo de Tabasco, “no tienen llenadera”:

Da igual como se llame, la élite supranacional va a hablar, son la gente que no aparece en las revistas, ni en las del corazón.ni en las portadas de los periódicos, ni en Google.

La gente verdaderamente rica no está ni en la lista de Forbes. porque sus fortunas no se cuentan en miles de millones, sino en miles y miles de billones, y no son de 60 o 70 años, sino de 500 o mil años de historia.

Esta gente va a hablar con el director general de la OMS y le dicen que el mundo está en quiebra y que necesitan desgravar esa quiebra; le explican que tienen una enfermedad –un virus que desarrollaron en un laboratorio- pero que también tienen la vacuna, pero lo que necesitan es que la OMS declare una pandemia.

La OMS forma parte de las Naciones Unidas, una organización creada literalmente con los fondos de la corporación Rockefeller, que no trabaja para el bien de la humanidad.

Entonces, esa gente que ha sido pillada una y otra vez, ha matado a millones de personas a través de sus programas en África, en Asia, en México en los años 90, etcétera, esa gente no está a favor de la humanidad, pero necesitan a nivel planetario tener su aprobación a un proyecto y le piden al director de la OMS que declare una pandemia.

El director de la OMS les dice que están locos, que él no puede hacer una cosa así. Entonces, por ejemplo, le ofrecen 300 mil millones de dólares para luchar contra la pandemia, son papelitos de color.

Si el tipo dice que él tiene un nivel de ética y que no lo puede hacer, entonces le ofrecen para él 100 millones de dólares, para ingresarlos a alguna cuenta bancaria, “que es (esa élite) una máquina que imprime dinero, ¿qué más da?”

Pero si dice que no, entonces suben la apuesta, de 300 mil o 500 mil millones de dólares para “luchar” contra la pandemia, y a él, al director de la OMS, le ofrecen los 100 millones de dólares a (depositar en) alguna cuenta en Suiza.

Le ofrecen también hasta el Premio Nobel de la Paz, “y tú vas a ser el salvador del mundo”.

Si el tipo dice que no, entonces le dicen que han intentado todo y que si no acepta entonces lo van a matar: “¿Tú crees que no hemos matado a los presidentes americanos? ¿A Kennedy, a los otros? Somos los responsables del 11 de septiembre. Te vamos a matar a ti y echaremos la culpa a un loco, pero te vamos a dar un buen funeral”.

El tipo entiende que es sí o sí, y que tiene que hacerlo. Va a ganar su Nobel, va a ganar dinero…Y así, la pandemia, ya tiene su aprobación y la bendición de la OMS, “para que ellos digan que es una pandemia, y esto no es ninguna pandemia”.

Hay cada vez más estudios, tanto de los japoneses como de los chinos, alemanes y franceses; están diciendo que las consecuencias son graves, pero para un pequeño porcentaje de la población, sobre toda la de 85 años de edad.

En Italia o en Rusia han muerto más a causa del invierno y el calor, que por la pandemia.

LA COSA ES QUE…

En nuestra tercera y última parte el próximo lunes, Daniel Estulin nos explicará que siguió después de que la élite supranacional consiguiera que la OMS declarara la pandemia:

Después que ya se tiene la bendición de la OMS, el siguiente paso es convencer a los presidentes (de las 200 naciones afiliadas a la ONU), porque lo que estás viendo es una “teoría de la conspiración”, lo cual es otra mentira.

Y por supuesto, decimos nosotros, abordaremos también cuál ha sido la posición del presidente Andrés Manuel López Obrador en esta macabra trama geopolítica.

¡Qué tal!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí