Advertisement

Por José Sobrevilla

Xalla-pan, Xalapa, la población veracruzana fundada por ancestros totonacas y cuyo nombre significa “agua en el arenal” o “manantial de arena”, había amanecido con un poco de frío y una lluvia ligera aquel fin de semana de inicios de noviembre (2021). Era el domingo, previo al retorno de este corresponsal a la Ciudad de México, y se obligaba un desayuno típico y la rigurosa compra de un café orgánico, de altura, como el que sólo se da en las montañas de este Veracruz hermoso, y se consigue en poblaciones aledañas a la capital del estado. Hablamos de variedades cafetaleras como “Typica”, “Bourbon” y “Caturra”, cuya producción promedio de frutos –por planta– es baja comparada con otros países. Sin embargo, la mayor parte de los cafés de la región, especialmente para solubles, son conocidos como “Arábica” y “Robusta” que son cultivados en zonas bajas, y la humedad de la tierra le da ese sabor diferente. Los lugareños lo cultivan –por lo general– para consumo personal y familiar.

La ruta te lleva por varios pueblos, algunos mágicos, como Coatepec y Xico. Aunque Coatepec está separado por las montañas de Huatusco, Córdoba y Orizaba, todos son parte de la misma región productora de café. Reseña la Secretaría de Turismo que Coatepec, (Coa-tepe-c, koatl serpiente, Tépetl, cerro, C, en), significando “En el cerro de las serpientes” y que es un pueblo cafetalero gracias a que alguien trajo la semilla del cafeto arábigo de Cuba a la ex Hacienda Zimpizahua de Coatepec en 1808 para ser plantada en sus fértiles tierras[1].

Pero Xico, a las faldas del Cofre de Perote, es también otro pueblo mágico cercano a Coatepec cuyo nombre viene del náhuatl “xicotl”, “xicochimalco”, ‘nido de jicotes’, especie de insectos de la familia “himenóptero”, del género “meliponas” (abeja sagrada maya), que se caracteriza por no tener aguijón. Allí, en Xico, se encuentra Coyopalan, el paso del coyote, un camino prehispánico donde pasó Hernán Cortés en 1519; también Juan de Palafox y Mendoza, obispo español que ejerció su obispado en Tlaxcala (con sede en Puebla de los Ángeles y más tarde en Osma); fue también consejero del Consejo Real de Indias entre 1633 y 1653, así como Capitán General y Virrey de la Nueva España.

Llegamos a Xico como a las 10:00  u 10:30 de la mañana. Muchos negocios todavía no abrían y, el ingeniero López Camacho, conocedor amplio de los lugares con historia en la región, recomendó a este reportero, en primer lugar, hacer un recorrido mañanero por el centro de la ciudad, la calle Ignacio Allende, Hidalgo y donde está la iglesia o parroquia, lugar donde –en ese momento– se celebraba una misa de cuerpo presente y que posteriormente nos tocó ver pasar el cortejo fúnebre por las calles rumbo al panteón.

En el patio llamado de Las Palomas, anexo a la Parroquia de María Magdalena, que tiene detalles del siglo XVI, se encuentra el ‘Museo del Vestido’; lugar donde se exhibe la colección de más de 700 trajes que datan desde 1910 y han vestido la efigie de María Magdalena cuya fiesta en su honor se hace del 17 al 23 de julio de cada año; “los fieles mandan confeccionar las prendas con las que visten a la estatua que es de tamaño natural”[2].

La historia de Xico se remonta a la época prehispánica, cuando los totonacas levantaron el poblado al noreste de su fundación actual, a orillas del río Huhueyapan, después controlado por los mexicas. En este lugar –como decía renglones atrás– estuvo el conquistador Hernán Cortés un 19 de agosto de 1519, en su camino a México, la gran Tenochtitlán, como bien lo señala la placa y mural situados a la llegada al puente, donde el visitante podrá apreciar, por el dibujo, el recorrido del conquistador desde Xalapa, acompañado (todo lo indica) por ‘La Malinche’, quienes pasaron por Coatepec, Xico, el Puerto del Nombre de Dios y Teoixhuacán.

La placa señala que “Por aquí pasó Fray Alonso Ponce en 1588. También siguió este camino el Santo Obispo Guízar y Valencia; el obispo Alonso de la Mota 1609 y don Joaquín Arcadio Pagaza en 1897 (Poeta). Siguió este camino el obispo Guízar y Valencia en el año 1922 y Miramón en 1860. El puente (la construcción), se inició en 1647-1794, y se reparó en 1824. El camino es prehispánico por el paso de Hernán Cortés en 1519 y el Virrey y obispo Palafox y Mendoza”  

Fue mediante el decreto del 29 de noviembre de 1892, que a Xico le fue otorgada la categoría política de Villa, pero con el decreto del 5 de noviembre de 1932, la congregación de San Marcos, recibió el nombre de Emilio F. Betancourt, un distinguido maestro local, y por decreto del 11 de noviembre de 1955, la villa de Xico adquiere la categoría política de ciudad[3].

Adormecidas por el amanecer, se pueden ver molerías, tiendas de souvenirs, artesanías, comederos y licorerías como la de “Santa Rosa”, que ha venido comercializando desde 1850 y, al verla, pareciera botica antigua por sus botellas semejantes a los remedios de aquellos tiempos, “pero éstos son para curar el alma”, sobre todo el licor de maracuyá, se reseña en internet. “Este lugar funciona también como una casa de huéspedes”.

Antes de ir a desayunar fuimos a un lugar emblemático, el establecimiento de Carolina Suárez, según dicen los diplomas y reconocimientos llamado “Mole Xiqueño” al cual varias organizaciones le han otorgado el  Reconocimiento al liderazgo empresarial como la ‘Mejor microindustria 1999-2000’ y que en la pared cuelga, junto a un cuadro con la imagen de la dueña entregando una canasta con frascos de mole a Rigoberta Menchú, y que –rayado con plumón– la premio Nobel escribió en la pared: “A Xiqueño, el mole es alma del paladar mexicano, porque abuelos y abuelas ‘ancestros’ lo inventaron. Con cariño Rigoberta Menchú, Maya de Guatemala”.

Por debajo del escrito de Menchú, también en plumón, puede leerse “The best mole in town thank you for your kindness! (El mejor mole de la ciudad, gracias por tu amabilidad) Fighting!!! Firma el investigador bibliotecario de sistemas de información en la Oficina de Comunicaciones Académicas, Bibliotecas de la Universidad Texas A&M, Dong Joon Lee, el 9 de diciembre de 2019.

Pasamos también a “Derivados Acamalin” de María Dolores Fuentes S. donde promocionan a la entrada “El ‘verde Xiqueño’ que es sin duda alguna un regalo que Xico ofrece al mundo”, en referencia a un delicioso licor verde (digestivo) como el que, con hielitos, al momento de escribir esta reseña, saborea este corresponsal y que tiene un gusto a “zacate limón” y otras hierbas. El producto, regalo del ingeniero López Camacho, lo tuvimos que adquirir en otro establecimiento porque, por la hora, el de la señora Fuentes estaba cerrado.

A la entrada de la parroquia de Xico, se puede apreciar en varias placas que, “En agosto de 1519 pasó por Xico camino a Tenochtitlán Hernán Cortés (1485-1547) con españoles y aliados de la tierra. Comienzo del encuentro entre razas y culturas que da origen al México de hoy”. Más abajo, en otra leyenda, “… la primera jornada fuimos a un pueblo que se dice Jalapa y desde allí a Cocochima y estaba bien fuerte y malentrada y en el había muchas parras de uva de la tierra”, firmado por Bernal Díaz del Castillo.

Terminamos finalmente desayunando unas “Picadas” en ‘La Molienda de Xico’, donde a nuestros pies, corría sobre las piedras un río de aguas cristalinas, el río Coyopolan, produciendo un arrullador sonido que llevaba la mirada hacia el Puente mencionado, en medio de la vegetación y el místico silencio de la falda de las montañas. La cocina de La Molienda es regional, especializada entre otros platillos, en cocinar trucha al gusto del comensal; el restaurante es parte del Hotel Coyopolan, aunque –el comedero– debe su fama por ofrecer más de 400 opciones gastronómicas de la comida xiqueña.

¿Se le antoja ir a Xico?

Este mágico pueblo está en la Sierra Madre Oriental, en la región conocida como ‘Cultura y Aventura’; su extensión es de 176.85 km2 y se ubica al este de la Ciudad de México, en el centro del estado de Veracruz, a 19 kilómetros al sur de la capital Xalapa y a 11 Km. de Coatepec. Ocupa el número 92 de los 212 municipios que conforman el Estado. La cabecera municipal está a una altura de 1,320 metros sobre el nivel del mar, y al norte limita con Coatepec, al sur con Ayahualulco y al oeste con Perote[4].


[1] https://coatepecpueblomagico.mx/museo-finca-roma-bola-de-oro Consultado el 12 de noviembre de 2021

[2] https://www.turimexico.com/pueblos-magicos/pueblo-magico-xico-veracruz/ Consultado el 12 de noviembre de 2021

[3] https://veracruz.mx/destino.php?Municipio=92 consultado el 12 de noviembre de 2021

[4] http://www.elclima.com.mx/ubicacion_y_como_llegar_a_xico.htm consultado el 14.11.2021

Advertisement

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí