• Asaltan Tesorería, Iglesia y al presidente municipal
  • Delincuentes llevan su batería para robar autos  

SÓLO EN MÉXICO   

Brenda Fonseca  

Dicen que como los mexicanos no hay dos y es que previo a Halloween, para ser precisos el día 26 de octubre, como recordarán conmemoramos el “Día Mundial de la suegra”, pero tal parece que les salió el tiro por la culata y para muestra esta semana se suscitó una ola de “Suegricidios” impresionante; por ejemplo, don Edilberto “N”, fue baleado en una pierna por su yerno, en una discusión que por poco termina en tragedia en el fraccionamiento Infonavit Grijalva, en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. En tanto, en el poblado San Antonio, en Cosoleacaque, Veracruz, don “Angelito” de 46 años, resultó ser peor que Satanás, pues mató a golpes a su suegra, doña Bernardina Santiago Torres, de 72 años, porque según dijo, lo tenía harto “por ser tan metiche”. Pero estos hechos se quedan cortos con la sorpresita que se llevaron los uniformados al hacer una revisión de rutina a las bolsas de plástico negras, que un hombre tenía junto a él, mientras orinaba en las cercanías del Río Atoyac, en las que llevaba dos cabezas humanas, mismas que resultaron ser de sus suegros, y de las que pretendía deshacerse lanzándolas al agua. El viernes 12 de noviembre, Juan Carlos “N” fue capturado cuando hacía sus necesidades fisiológicas en el caudal del río, a la altura del Boulevard Forjadores y Bello Horizonte de Puebla. Al percatarse de la presencia policiaca, el sujeto de 28 años de edad, mostró gran nerviosismo por lo que de inmediato los guardianes del orden se acercaron para hacerle la revisión de rutina, la cual resultó normal, hasta que le preguntaron por el contenido de sus bolsas, a lo que él respondió que se trataba de unos balones que compró en el “Buen Fin”, pero tremenda fue la sorpresa de los municipales al abrirlas y descubrir que eran dos cabezas que correspondían a un hombre y una mujer. De inmediato el sujeto fue detenido y puesto a disposición de un agente de Ministerio Público. Horas más tarde en su declaración, Juan Carlos confesó que se trataba de las cabezas de sus suegros, a quienes mató porque lo echaron de su casa, llamándolo: “Mantenido y bueno para nada”, no les importó que con esta decisión su hija y sus nietos anduvieran rodando por la calle; así que lleno de cólera los estranguló y posteriormente decapitó. Ante tal confesión, autoridades de la policía municipal y la Fiscalía General del Estado, acudieron al domicilio de los suegros de Juan Carlos, ubicado en el número 23 de la colonia Villa Posadas, en Boulevard San Felipe, de la capital poblana, donde efectivamente armaron el “rompecabezas humano”, pues en dicho sitio yacían los cuerpos sin cabeza de dos adultos mayores. Hasta el cierre de esta edición se desconoce el paradero de la esposa del “Matasuegros”, es decir de la hija de las víctimas, quien a decir del homicida es su cómplice, pues con su ayuda los degolló. Hasta el cierre de esta edición, nadie había reclamado los cuerpos mutilados. **** La delincuencia no tiene vacaciones, pues lo mismo asaltó a la propia autoridad, así como a la Casa de dios. Los trabajadores de las oficinas de Tesorería Municipal ubicadas en Amalucan, Puebla, aún no se reponían del asalto que aconteció el día 19 de noviembre del año 2019, cuando justamente al cumplirse dos años de aquel suceso, tres hombres armados asaltaron las arcas de este lugar, llevándose 120 mil pesos en efectivo y tres equipos celulares. El atraco se consumó al filo de las 3.30 de la tarde, justamente la misma hora en que se perpetró el atraco hace dos años; el saldo fue blanco al igual que en aquella ocasión. En otro caso, es evidente que ya no hay temor de dios, pues un hombre fue sorprendido robando las alcancías de la parroquia de San Martín Texmelucan, también en Puebla. Fue minutos después de que terminó la última homilía, cuando el sacerdote se iba a acostar que escuchó ruidos extraños al interior de la parroquia, por lo que fue a revisar, hallando a un sujeto hincado y no precisamente ante dios, si no frente a una alcancía a la que le faltaba sacar hasta el último centavo, sin embargo, al verse descubierto y sin salida, comenzó a causar destrozos, tanto que rompió varias imágenes religiosas, incluso la del santo patrono. Ante ello, el padre imploró ayuda y no precisamente al cielo, sino la policía, esto después de dejar encerrado al hampón, el cual, a sus 27 años, quedó en manos de las autoridades. **** Pero cómo estarán las cosas que ni los difuntitos se salvan de la delincuencia, pues hubo unos que se pasaron de vivos y fueron descubiertos profanando tumbas en el panteón de Tuxpan, Veracruz. Y es que, de acuerdo con testigos, dos sujetos no sólo se conformaron con robar el mármol de dos tumbas, sino que fueron vistos por algunos dolientes en el momento en que extraían los restos óseos, por lo que llamaron a la policía, minutos después los guardianes del orden agarraron a Oscar “N” de 31 años, y Adrián “N” con las manos en huesos, siendo remitido a la autoridad, por el delito de profanación de tumbas. **** “Ladrones prevenidos valen por dos”, bien cabría este lema para los protagonistas del siguiente caso, pues no lo van a creer, pero las bandas delincuenciales que operan en la zona de Naucalpan, por aquello de las dudas llevan su propia batería para hurtar coches que no la tengan. Tal cual quedó grabado en una cámara de seguridad, cuando la noche del sábado 13 de noviembre, en la calle Tulipanes en la colonia Las Huertas, dos delincuentes llegaron con su batería, misma que les fue de mucha ayuda al percatarse que la camioneta que pretendían robar carecía de esta. Y bueno el testimonio está, lo que no están son los delincuentes, pues tan pronto colocaron la batería, huyeron con la camioneta sin rumbo desconocido. ****Y para colmo de males, los policías del municipio de Loreto, Zacatecas simplemente no se presentaron a trabajar el lunes luego del asesinato del director y dos efectivos. Es decir que para el momento en que escribo estas líneas, el municipio de Loreto no tiene ni un policía, pues de los 18 que tenía, ya nada más le queda uno. Este hecho fue lamentado por el presidente municipal Gustavo Aguilar Andrade, el cual vivió en carne propia las consecuencias de la inseguridad, ya que el jueves 4 de noviembre, fue interceptado por civiles armados que lo obligaron a descender de su camioneta, de ahí que la máxima autoridad de este lugar tuvo que regresar al palacio municipal caminando. Como ya vimos, ni los muertos, la Iglesia y ni la misma autoridad se libra de caer en manos del hampa, y ahora ¿Quién podrá defendernos? **** En fin, esto pasa SÓLO EN MÉXICO.  

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí