• Alcalde regala costosos celulares a sus ahijados
  • Niño montador de toros muere divirtiendo a la gente

SÓLO EN MEXICO

Brenda Fonseca 

Dicen que como los mexicanos no hay dos y es que desconozco si esto ocurra en otros países, pero aquí en suelo azteca los presidentes municipales se reducen el suelo a la mitad y no piensen que se trata de una broma por el “Día de los Inocentes” que para eso falta mucho y tampoco crean que todos los munícipes lo hicieron, de hecho sólo fue una, Ariadna Ayala, quien ganó por Morena, la Presidencia Municipal de Atlixco, Puebla, por lo que fiel al llamado principio de austeridad y con la misión de aplicar los recursos en pro de sus gobernados, anunció su recorte de suelo, medida con la que pretende impulsar más proyectos a favor de los jóvenes, así como para programas de asistencia social. Asegurando que es un privilegio servir a su pueblo y cumpliendo su promesa de campaña, Ariadna Ayala regresará el equivalente a la mitad de su salario, con lo que fomentará la transparencia y la rendición de cuentas. Y bueno, ya veremos qué otros munícipes, diputados, senadores, emulan esta plausible medida, haber ¿Quién es el “guapo”? **** No obstante, este anuncio se vio empañado, pues le llovieron las críticas y los señalamientos a la alcaldesa Ariadna Ayala, luego de que en su municipio se llevó a cabo un jaripeo clandestino, es decir que se realizó sin los permisos ni medidas de seguridad correspondientes y en el que Alberto Enríquez Báez, quien, a sus 16 años de edad, era un afamado montador de toros bravos, perdió la vida, luego de recibir tremenda arrastrada por parte de burel que montaba. Los hechos ocurrieron la tarde noche del sábado 6 de octubre del presente año, cuando el novel montador deleitaba a su público con su habilidad para aguantar varios minutos sobre el lomo de un indomable toro, pero la espuela de su bota izquierda se atoró con el lazo del que se sostenía el montador, lo que provocó que el muchacho cayera y quedara colgando, siendo arrastrado, pisoteado y aplastado por el astado mientras este seguía reparando. Fue hasta que más de 20 hombres entraron al ruedo y lograron inmovilizar por unos minutos al burel, que liberaron el pie de Alberto; para entonces, el joven estaba al borde de la muerte, tanto que entre la ignorancia y la desesperación, pues al ser un evento clandestino no había, ambulancia, paramédicos, botiquín médico, vamos no había ni un curita para atender al lesionado, así que la gente de su equipo intentó reanimarlo con tequila, cuando el menor tenía las entrañas desechas por tanto pisotón del toro de mil 200 kilos y aunque el muchacho fue llevado al Hospital Gonzalo Río Arronte, murió en el camino. Y ¿Qué se puede expresar ante esto? Por mi parte diré que apostar la vida e incluso perderla en aras de una estúpida diversión, es algo aberrante, más aún cuando quien muere es un menor de edad. Sin duda, el término de valor está mal entendido, pues valiente no es aquel que ataca a alguien a sabiendas que no puede responderle en la misma medida. Lo mismo pasa con el concepto de tradición, pues como vimos en este caso, muchas tradiciones por el simple hecho de ser consideradas como tales, justifican hechos inadmisibles, pues sin duda la costumbre es el freno del progreso. **** Y ya que de austeridad republicana hablábamos, claro ejemplo es el recientemente apodado “El padrino”, me refiero a don Bulmaro Sánchez Vásquez, presidente municipal de Santos Reyes Nopala, Oaxaca, quien se ha amarrado tanto el bolsillo que por ningún lado se ven obras públicas, ni se habla de apoyos de otra índole en pro de esta comunidad del municipio de la Costa, el cual dicho sea de paso es catalogado como uno de los más pobres. Donde sí se vio espléndido el alcalde fue con sus cinco ahijados, a quienes les regaló un IPhone 13, con un valor de 42 mil pesos cada uno; situación de la que por cierto alardeó el munícipe, al publicarlo en su cuenta personal de Facebook, asegurando que se trató de un “regalito por Día de Muertos”; por cierto, yo no sabía que en esa fecha se acostumbraba a dar regalos a los vivos. En dicha publicación se lee: “Muy contentos se están yendo mis ahijados”, y pues no lo dudo, pero los que no estuvieron nada, pero nada contentos fueron sus gobernados, quienes de inmediato se le fueron a la yugular en las redes sociales, asegurando que su presidente Bulmaro difícilmente gana tanto dinero para hacer semejantes presentes, a lo que el edil respondió asegurando que todo se trataba de una broma. Será el sereno, pero yo sólo le tengo una pregunta a don Bulmaro ¿Quiere ser mi padrino? **** “¡El fin del mundo está cerca!” Así lo pensó una septuagenaria, al mirar cómo se movía un ángel de la cúpula de la iglesia de San José, en Jalapa, capital de Veracruz, bueno al menos eso fue lo primero que pensó creyendo que era una señal del Apocalipsis, hasta que se puso sus anteojos y se percató que se trataba de un joven que intentaba suicidarse saltando desde lo alto del templo. La ancianita salió corriendo, bueno, fue lo más rápido que pudo en busca del sacerdote el cual estaba a punto de iniciar la homilía y antes de llamar al Todo Poderoso mejor llamó a los cuerpos de emergencia. En cuestión de minutos, el cruce de las calles Xalapeños Ilustres y Alcalde y García, se volvió una escena digna de una película de Hollywood, pues a la policía municipal, se sumaron los cuerpos de rescate, bomberos y Servicio Médico Forense (SEMEFO), por aquello de las dudas. Los policías intentaron disuadir al joven de 25 años de edad, quien se identificó como Rodrigo “N”, pero el tiempo seguía avanzando sin lograrlo; en tanto, el sacerdote entraba y salía de la iglesia, los feligreses ya tenían la lengua acalambrada de tanto rezar, la gente se mantenía expectante del desenlace y cuando todo el mundo esperaba lo peor, entre la muchedumbre de oyó un grito: “Habla con Dios” y bueno no habló con dios, pero sí con su mamá, pues Rodrigo pidió un teléfono celular, a través del cual le dijo que se iba a quitar la vida, pues estaba cansado de ser perseguido y hostigado por varios desconocidos. Tras varios minutos, la madre de este hombre logró convencerlo y con ayuda de los cuerpos de rescate bajó de la cúpula de la iglesia.  No sé a ustedes, pero eso de que es “perseguido y hostigado por varios desconocidos”, me sonó a los cobradores que vía telefónica te persiguen hasta en el baño ¿Se imaginan? de ser así, no alcanzarían las cúpulas de las iglesias en México, para que los deudores saltaran de ellas, y mire que, si algo hay en nuestro país, son cantinas e iglesias. **** En fin, esto pasa SÓLO EN MÉXICO.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí