Corrupción e impunidad: ¿Quiénes somos y adónde vamos?, ¿en qué quedaron las investigaciones del presunto Cártel Huachicolero de la Laguna?

  • Una reforma energética con 60 millones de pobres
  • “Peña Nieto en el infierno tan temido”
  • Gaseros laguneros; señores feudales, de horca y cuchillo
  • De los años de “las vacas flacas” a los de “vacas gordas”
  • Reclamaban impuestos a SHCP pero había “mar de fondo”

Javier Rodríguez Lozano

CIUDAD DE MÉXICO, miércoles 27 de octubre de 2021.- En medio de tanta corrupción e impunidad, en los sexenios de Enrique Peña Nieto y sus antecesores, surge la cuestión: “¿Quiénes somos y adónde vamos?”

Y la pregunta sería formulada desde el año de 2013 por el periodista Fernando Ramírez López, en septiembre de 2013, quien publicaría en El Periódico de Saltillo, un texto con este encabezado: “Peña Nieto en el infierno tan temido”.

Y relataría la dificultad para “abordar la reforma económica con 60 millones de muertos de hambre, y menos la reforma energética con un sindicalismo procaz, explotador y bandolero que tiene atado a Pemex y a la CFE”.


Cita Ramírez la frase metafísica que dice que lo que es arriba es abajo, la incapacidad gubernamental se da en los niveles federal, estatal y municipal; en estas tres órbitas la corrupción se manifiesta permanentemente.

“Ejemplifiquemos, en el caso específico de la Laguna de Coahuila y Durango, existen señores feudales de horca y cuchillo que se benefician sin rubor alguno de compadrazgos y componendas”, y en un largo enlistado incluye a los Issa Tafich.

Postura:

“Eduardo Olmos Castro y Salomón Issa Tafich son señalados en la averiguación previa 098/2008 como probables ladrones de gasolina y diésel; cuando el diputado federal y empresario Salomón Juan Marcos Issa está involucrado en senda averiguación previa por fraude y delincuencia organizada y su hijo del mismo nombre con apellidos Juan Marcos Villarreal está involucrado en el fraude del programa ‘Marcha Hacia el Sur’ y Hassan Manzur Núñez está indiciado en la averiguación previa 108/2004 en ilícitos de delincuencia organizada más su probada participación en contubernio con Héctor Hugo Olivares Ventura en el desfalco al entonces Banrural y la consecuente afectación del presupuesto público”.

El infierno tan temido de Peña Nieto

Al menos nada más en el grupo de empresarios laguneros que citamos tanto en la primera parte como en esta segunda, “el infierno temido de Peña Nieto” aludido por el periodista Fernando Ramírez López, presenta espeluznantes escenarios como los siguientes:

-Fortunas fáciles, de años de “vacas flacas” a los de “vacas gordas” en poco tiempo, de confeccionar cuatro mil pantalones aumentaron a 100 mil en el mismo lapso, usurpando una marca y para engañar a Hacienda; cobro de cheques millonarios sin fondos y bacanales de dos mil dólares diarios por cada una de las 35 parejas invitadas a Las Vegas-

-Se presume que Carmen Romano de López Portillo rescató a algodoneros quebrados, reclamaban devolución de impuestos pero al ser investigados declinaron y algunos huyeron; otros empresarios gaseros -que transportaban toneladas de mariguana en tráiler-pipas de gas- financiaban campañas presidenciales como la de Vicente Fox. Maraña de nombres para confundir a las autoridades.

Danza del dinero sucio

En su edición del 17 de febrero de 2008 la revista Proceso encabezó su reportaje firmado por su redacción: “Fortunas de dudosa procedencia” y dio cuenta de que en la Laguna hay fortunas de dudosa reputación.

Relata cómo uno de los miembros del presunto Cártel Huachicolero de Cuello Blanco, aunque no lo escribió así, Salomón Juan Marcos Villarreal, pudo convertirse en muy poco tiempo en un próspero empresario, pero en base a maniobras ilícitas.

“Pero lo que más llama la atención es la red que han tejido sus parientes, tanto en el gobierno como con el cártel de Juárez, al cual están vinculados algunos miembros de la familia Issa Villarreal”, subraya el semanario.

Cuenta que en menos de dos décadas, Salomón Juan Marcos Villarreal dejó atrás lo incipiente de sus empresas y ganó mucho dinero ilícitamente, que le permitió una vida lujosa, pero también de escandaloso despilfarro.

“Su empresa más conocida es Denim Bull-d, que diseña pantalones de mezclilla y otras prendas, de acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda, que fueron corroborados con trabajadores de esa compañía afincada en Gómez Palacio, Durango, la producción en dicha planta, donde laboran mil personas, es de 100 mil pantalones por semana”.

“A principios de los 90s, sus empresas confeccionaban entre cuatro mil y cinco mil pantalones de mezclilla por día y para conquistar el mercado decidió falsificar la etiqueta Levis Strauss para colocarla en las prendas que diseñaba y venderlas como originales.

“Los dueños de la firma estadunidense lo denunciaron, pero el lío se arregló, según una fuente cercana al caso, mediante el pago de una especie de indemnización”, relata Proceso.

Y abunda:

“En otra ocasión, Marcos Villarreal utilizó al ejecutivo de cuentas de banco Bital (hoy HSBC) Fernando Fernández para cobrar un cheque por tres millones de dólares: ‘Necesito que me pagues este cheque, ayúdame’, le dijo Marcos Villarreal a Fernández, quien lo conocía por su solvencia económica: ‘Con todo gusto vemos cómo te apoyamos’, respondió el empleado bancario. El cheque se hizo efectivo, pero el documento de Marcos Villarreal resultó ser falso”.

También relata el citado texto periodístico uno de los caprichos de Villarreal: 

“En 2002 tenía un avión Hawker 125-800XP, valuado en 13 millones de dólares Recientemente adquirió otro, un Challenger 6-550, cuyo costo aproximado es de 30 millones de dólares Lo suele guardar en el hangar que su empresa Denim posee en el aeropuerto de Torreón y que opera como un espacio alterno al aeropuerto oficial de esta ciudad”.

“En diciembre de 2007, Marcos Villarreal se cumplió uno de sus extravagantes gustos: festejó las posadas en Las Vegas, eligió para ello el hotel-casino César Palace, en donde alojó a por lo menos 40 invitados, quienes viajaron en dos aviones: el suyo y otro más, rentado a su propia empresa, que también dispone del servicio de taxis aéreos para realizar vuelos privados dentro y fuera de México”.

Testigos dijeron a Proceso que la cuenta fue pagada por Salomón Juan Marcos Villarreal, unos dos mil dólares por pareja en una fiesta que duró una semana.

El padrino de Marcos Villarreal resultó ser su tío Antonio Juan Marcos Issa, apadrinado a su vez desde su cercanía con Carmen Romano de López Portillo, con quien logró rescatar a un grupo de algodoneros quebrados y resucitarlos al éxito empresarial.

Pero lo que sorprende a los miembros de la clase empresarial local -dice la mencionada revista- es la forma en que Marcos Villarreal obtiene sus ganancias, incluso atribuyen su éxito a reclamar a la Secretaría de Hacienda la devolución del Impuesto al Valor Agregado.

“La estrategia de las empresas de la familia Issa Villarreal consiste en facturar más prendas de vestir de las que producen; así mismo, exportan ropa a través de una red de distribuidores vinculados con el narco, como Jorge Colsa McGregor, primo hermano de Tomás Colsa McGregor, el famoso joyero de Amado Carrillo”.

Recientemente -en la citada fecha- Denim pretendió recuperar 350 millones de IVA, cuya gestión fue frenada porque un equipo especial de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda empezó a investigar a Marcos Villarreal y a todo el clan:

Había “mar de fondo”

“Curiosamente, en medio de las indagatorias desapareció de La Laguna Jorge Colsa, su operador; también lo hizo el hermano de uno de sus contadores, conocido como El Piti, quien fue enviado fuera del país para protegerlo.

Al conocer el avance de las pesquisas de Hacienda, el empresario declinó pedir la devolución del IVA no obstante, la investigación continúa, a pesar de que los operadores de Denim están prófugos”.

Otra de las estrategias del cártel huachicolero de La Laguna es la maraña de nombres y apellidos, “varios integrantes de la familia Issa Villarreal tienen dos nombres, uno de los cuales es Juan, provoca confusión a las autoridades, algunos parientes son socios en las empresas y otros, de plano, están ligados al narcotráfico, en particular al cártel de Juárez. Salomón Issa Mourra, por ejemplo, dueño de las empresas Combugas y Simsa (esta última lleva las iniciales de su nombre y apellido; es decir: Salomón Issa Mourra), tiene parentesco directo con Salomón Issa Villarreal. Los Issa Mourra son los principales proveedores de gas de las empresas operadas por Denim, cuyo dueño, como ya se dijo, es Salomón Juan Marcos Villarreal”.

Tanto Combugas como Simsa controlan 65% de la distribución de gas LP y mantienen relaciones de negocios con la familia Zaragoza Fuentes, también gasera, afincada en Chihuahua, a los miembros de esta familia se les incluyó en la lista de financieros que apoyaron la campaña presidencial de Vicente Fox, sin embargo, distintas publicaciones los han relacionado con el cártel de Juárez, precisa Proceso.

Y recordó el semanario cómo en su edición número 1080 del14 de julio de 1997 informó que “Amado Carrillo cobijó a las familias que forman (o en aquel tiempo formaban) al cártel de Juárez, como Rafael Muñoz Talavera, Baldomero Fuentes, los Tapia Anchondo, Juan Rosales, El Genio, así como al grupo encabezado por Gilberto Ontiveros y a los miembros de la familia Zaragoza Fuentes”, presuntos socios de los Issa Mourra e Issa Tafich, los principales gaseros del país”.

Otros de los nombres hoy investigados por la FGR aparecen a continuación:

“Así, por ejemplo, la esposa de Issa Mourra, el dueño de Simsa y Combugas, se llama Miriam Tafich y es prima hermana de Manuel Bitar Tafich, quien era compadre de Amado Carrillo Fuentes y, según las acusaciones que enderezó en su contra la PGR en 1997 (todo está contenido en el expediente del llamado Maxiproceso, del cual Proceso dispone copia), fungía como operador financiero del cártel de Juárez.

“Bitar Tafich fue detenido en México en julio de 1997, tras la ‘muerte oficial’ de Carrillo Fuentes y después de que junto con Sonia Barragán, entonces esposa de Amado y los hijos de El Señor de los Cielos emprendieron la huida hacia Sudamérica, donde pretendía afincarse el cártel”.

Y hay muchos nombres más, como el del empresario automotriz Hasan Manzur, cobijado por Vicente Fox.

El 16 de diciembre de 2007 estalló un escándalo entre la familia Issa Mourra que derivó en una investigación a cargo de la Procuraduría General de la República.

Aquel día, elementos del Ejército adscritos al Puesto de Control Militar Migoni, en Rosarito, California, detectaron una pipa del consorcio Simsa que transportaba más de dos toneladas de mariguana, según la averiguación previa AP/PGR/BC/SQ/149/2007, los militares (teniente Eduardo Migoni Gudiño y los cabos de Infantería Aquilino López Reyes y Jorge Antonio López Ramírez), reportaron el hecho, pero en el parte informativo entregado a las autoridades omitieron un dato clave: la razón social a la que pertenece la pipa modelo 2001, placas 793-DY-4, la cual era conducida por Julio Barreto Ramírez, de 34 años, quien dijo ser oriundo de El Mezquital, Michoacán.

Otra de Javier Duarte en Veracruz

El 5 de agosto de 2015 la Permanente exhortó al gobernador de Veracruz, Javier Duarte, y a algunos alcaldes, a organizar foros públicos incluyentes para consultar a la sociedad civil, sobre la construcción del gasoducto en los municipios de Córdoba, Orizaba, Veracruz, Xalapa, Poza Rica, Tihuatlán, Cazones de Herrera, Papantla, Tuxpan, Pueblo Viejo y Pánuco.

En su propuesta, el vicecoordinador del partido Movimiento Ciudadano, Danner González, señalaría que diversas organizaciones de la sociedad civil rechazan este proyecto por el alto riesgo que representaría tener un gasoducto muy cerca de zonas habitacionales densamente pobladas.

“Han señalado que no puede hacerse este gasoducto a costa de la seguridad y tranquilidad de los habitantes, máxime cuando los más beneficiados, sino es que los únicos, son empresas como: Nestlé, SIMSA, Walmart, Sam’s, VIPS, Superama, El Portón, Hotel Atenas, Hotel Howard Johnson, Best Western, Hospital Los Ángeles, entre otros”, explicaría el legislador.

También es apremiante exigir la documentación referente al proyecto de distribución de gas natural para la zona geográfica de Veracruz, poniendo especial énfasis en el rubro de protección civil y en los permisos de uso de suelo, añadiría.

Lo fuerte era que la empresa encargada de la obra era propiedad de la familia Issa Tafich, dirigida por Salomón Issa, familiar de Juan Carlos Issa Tafich, asesor de Rogelio Montemayor en Petróleos Mexicanos (Pemex), vinculado en el llamado Pemexgate, escándalo de corrupción en el que se detectó que recursos del sindicato de trabajadores petroleros.

“En este proyecto los gobiernos estatal y municipales de Veracruz, deben velar en todo momento por el respeto y la salvaguarda de los derechos humanos de los habitantes, los intereses de la sociedad son absolutamente superiores a los de cualquier individuo, grupo o gobierno, por lo que se debe hacer valer el principio constitucional del artículo 8º, referente al derecho de petición de los ciudadanos que solicitan ser escuchados antes de dar inicio a la construcción del proyecto de distribución de gas natural en territorio veracruzano”, remataría el legislador en su propuesta.

El gasoducto de Cancún

El 25 de febrero de 2015 se supo que el Grupo Simsa pretende construir el gasoducto en Cancún, como consorcio especializado en la distribución y comercialización de gas natural, aunque tuviera un negro expediente de corrupción.

La empresa presumía de su base en la Comarca Lagunera, con experiencia en el negocio, con mil 500 kilómetros de ducto en el país, que atiende a 21 mil 200 clientes residenciales, 450 comerciales y 350 industriales; sin embargo, no es de experiencia en el asunto que tiene que ver con las condiciones naturales del suelo quintanarroense que no es propicio para este tipo de proyectos.

El proyecto contempla un ducto de 8 pulgadas de acero al carbón de 3.6 kilómetros y 30.5 kilómetros de tubería de polietileno de alta densidad, que vendría desde el entronque de la carretera federal Cancún-Mérida, con dirección hacia el municipio de Benito Juárez que pasaría por las zonas habitaciones de la avenida López Portillo hasta llegar a las avenidas Bonampak, Kabah, Tulum, Uxmal, Yaxchilán y Cobá, en la zona hotelera.

Negra, muy negra historia

La pregunta es la misma: ¿Cómo van las investigaciones contra el presunto Cártel Huachicolero de Cuello Blanco, conformado por tíos Issa Villarreal y los hermanos Issa Tafich, y los exgobernadores como Rogelio Montemayor Seguy, Roberto Borge Angulo y Anuar Fayad Hassan Vega, y muchísimos otros nombres más, todos ellos enriquecidos al abrigo de la corrupción y la impunidad?.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí