• Ex diputada federal asesinó a su ex marido
  • Durante operativo los sacan desnudos del baño  

Brenda Fonseca  

Dicen que como los mexicanos no hay dos y es que algunos políticos fieles a la máxima de Maquiavelo (padre de la Ciencia Política moderna), a quien se le atribuye la frase: “El fin justifica los medios”, recurren a los métodos más ruines para quitarse del camino a sus oponentes, tal y como se presume que actuó la ex diputada federal Norma Azucena Rodríguez Zamora, quien es acusada de asesinar a Nicanor Martínez Olguín, quien fue candidato suplente la alcaldía de Tihuatlán, Veracruz, el cual dicho sea de paso fue su marido hace unos años. Nicanor fue ultimado a tiros, la noche del 30 de junio de este año, cuando transitaba en un vehículo por la cabecera de dicho municipio jarocho. Hasta el momento se sabe que la ex legisladora tenía rencillas personales con su ex, a las que se sumó una férrea rivalidad política, ya que ella militaba en el Partido de la Revolución Democrática (PRD), mientras que don Nicanor vestía los colores de Morena. Se cree que Rodríguez Zamora contó con la complicidad de Ethel Margarita “N”, quien en su momento fungió como la asistente personal del hoy occiso, por lo que conocía a la perfección sus pasos. Esto significa que mientras se desempeñaba como diputada federal, (la LXIV Legislatura del Congreso de la Unión, terminó el 31de agosto de 2021), doña Azucena legislaba en pro del país, al tiempo que planeó y concretó la muerte del político de Morena, con ayuda de sus cómplices, entre los cuales se pudiera contar con un comandante de la policía municipal, cuyo nombre no ha sido revelado. El panorama para la perredista se ve complejo, pues no solo deberá demostrar su inocencia en este crimen, ya que se le imputan otros cargos por “tentativa de homicidio” en contra de dos personas más, cuya identidad es resguardada por la autoridad. Unos pensarán que nada justifica su proceder, otros, que su motivo habrá tenido, pero ya lo dice la vox populi: “En la guerra, en el amor y en la política” ¿Todo se vale? **** Usuarios de un baño público vivieron el momento más bochornoso de sus vidas, luego de que agentes ministeriales los sacaron a media ducha, dejándolos con sus “miserias” al aire, mientras los guardianes del orden llevaban a cabo un peculiar operativo. Fue en los baños “Neptuno” conocido establecimiento ubicado en la capital poblana, al que los hombres acuden a relajarse dándose un buen regaderazo, pero lo que vivieron el miércoles estuvo muy lejos de traerles tranquilidad, por el contrario, quedaron con los nervios de punta, pues sin decirles agua va, cinco sujetos entraron en este lugar y desenfundando sus armas los obligaron a salir, sin darles tiempo ya no digo de vestirse, ni de ponerse una toalla encima, es más a los que mejor les fue, son a quienes tuvieron la suerte de salir enjabonados, pues las burbujas les permitieron cubrir sus partes nobles y la verdad es que necesitaban muchas burbujas, bueno eso es lo que dijeron algunos testigos. Una vez que todos salieron corriendo a la calle, ante la advertencia de los supuestos ministeriales, quienes amenazaron con llenar de plomo al que no obedeciera sus indicaciones; los clientes del “Neptuno” se formaron en fila, desnudos, ante la mirada atónita de los hombres mujeres y niños que pasaban por el lugar al filo de las 19 horas. Posteriormente, los empistolados les revisaron hasta las anginas a uno por uno, como si a través de este inusual método pudieran determinar, cuál de ellos era el líder de comerciantes a quien le seguían los pasos y que supuestamente se escondió en este lugar, para evitar que lo detuvieran. Después de unos minutos que se tornaron horas para los bañistas, los ministeriales salieron con el clásico “usted disculpe”, después de que no hallaron a quien buscaban. Sin más, se permitió a los clientes de estos baños públicos retornar a la regadera, antes de que les diera un aire colado, y bueno, aunque se salvaron de ser detenidos, nadie los libró del escarnio popular, ante lo poco que tuvieron que mostrar.  **** El dueño de un rancho ubicado en Ocozocoautla, Chiapas, puso tras las rejas a un sujeto por “deshonrar” a su “Cleo”, una cerda de dos años de edad, a la cual atacó sexualmente. El dueño de la afectada declaró que varias noches había escuchado ruidos extraños provenientes de los chiqueros, por lo que una madrugada se levantó y se dirigió a este lugar, sólo para ser testigo del momento en que un sujeto salía corriendo, por lo que el propietario pensó que se trataba de un ladronzuelo; pero cuál sería su sorpresa, cuando al amanecer del domingo, varios de sus empleados hallaron a un tipo abusando sexualmente de una puerca, por lo que de inmediato los trabajadores pusieron a salvo al animalito, mientras que sometieron al sujeto de unos 40 años de edad, el cual ante la autoridad dijo llamarse Erick y admitió sin pena ni remordimiento, que durante varios fines de semana le fue a hacer su visita conyugal a la “Cleo”. Este caso quedó en manos del Ministerio Público, quien habrá de determinar la suerte de este “cochino” violador, quien se presume actuó bajos los influjos de alguna droga, aunque para los especialistas se trata más bien de un caso de zoofilia (Conducta sexual de la persona que tiene relaciones sexuales con animales, lo cual es una desviación sexual), por lo que deberá ser castigado con sanción económica y hasta cárcel, según estipula el artículo 342 del Código Penal. Pero la pregunta es, ¿Aplicándoles un correctivo se garantiza que no vuelva a incurrir en este delito?, hace más bien falta un sistema de apoyo psicológico que atienda estas patologías, de lo contrario la ley estaría coja, pues no se trata sólo de castigar, sino más bien de prevenir el delito, más aún cuando las víctimas son seres indefensos, llámese niños y/o animales. 

 **** En fin, esto pasa SOLO EN MÉXICO. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí