• Desaparece regidor, lo hallan en las Olimpiadas
  • Asesina a cliente por pedir ingredientes frescos

Brenda Fonseca

Dicen que como los mexicanos no hay dos y es que somos querendones, no falta el que le escribe un poema o le canta una canción a la novia, a la esposa, a “aquellita”; pero de eso a dedicarle sus mejores rimas y su chisguete de voz a un hoyo en el suelo, hay una gran diferencia ¿No creen? Semanas atrás les conté que Astrid Martínez Castillo, de Santa María Zacatepec, municipio de Juan Crisóstomo Bonilla, Puebla, tuvo la brillante idea de hacer un pan y una playera conmemorativa, en honor al socavón que surgió de forma inexplicable en los cultivos de su comunidad y que hoy día tiene una dimensión de 126 metros (mayor que la cancha del estadio Azteca). El asunto es que ahora el mentado socavón es más famoso que el cantante Luis Miguel, tanto que artesanos, cantantes, poetas, etc; los ahora llamados “Artistas del socavón”  le han dedicado canciones de su autoría, le han hecho artesanías, souvenirs y bueno si hay poemas consagrados al moco, por qué no habría quien se aventara la puntada de dedicarle algunas rimas a dicho este fenómeno geográfico. Ahora suenan en las redes sociales rolas en su honor a ritmo de rock, corrido, salsa, balada y reggaetón. Quién lo diría que en estos momentos de pandemia nuestra atención, admiración y economía (porque sin duda que la ha reactivado al menos en esa zona) está concentrada en un hoyo en la tierra, vamos el dichoso agujero hasta nos puso a bailar y a fuerza de ser sinceros, logró más que muchos políticos de esta región. ****  Y bien, mejor dicho, y mal terminaron las Olimpiadas Tokio 2020 para la delegación mexicana, pero el que se la pasó a todo dar fue el regidor Osbaldo Martínez, (Sí, así se escribe su nombre) quien no pidió vacaciones, ni permiso, vamos ni metió receta médica pirata, pero eso sí anduvo del tingo al tango en tierras niponas. El citado regidor décimo tercero, no sólo dejó la chamba tirada, además tuvo el descaro de publicar sus selfless en sus redes sociales, presumiendo los lugares que ni en sueños visitarán la mayoría de quienes votaron por él para que desempeñara un trabajo, que por cierto dejó tirado. Al respecto el presidente municipal de Xalapa, Veracruz, don Hipólito Rodríguez, confirmó a los medios de comunicación locales que el regidor no solicitó permiso, “así que deberá rendir cuentas”. Y sí, seguramente habrá  una justificación, pues el flamante regidor Martínez forma parte de las comisiones de Turismo, Participación Ciudadana y Reclutamiento; y nadie negará que el político veracruzano anduvo haciendo “turismo” en Tokio, ni que realizó una decorosa “participación ciudadana” apoyando a la delegación mexicana y no podrá negar que se quedó con ganas de “reclutar” a una que otra japonesita. Y bueno mejor ni le sigo, porque a la postre en lugar de despedirlo le van a terminar dando la medalla al mérito. **** Un Pizzero enloqueció y terminó a tiros con la vida de su cliente, nada más porque no le gustó que le dijera que sus ingredientes estaban más viejos que Matusalén, es decir que no eran frescos. El fin de semana pasado y pese a la contingencia por la pandemia, Eduardo “N” realizó una reunión con los amigos en su casa ubicada en San Agustín Calvario, en San Pedro Cholula, Puebla, donde después de arrasar con todo el vino, sus camaradas y él se quedaron con hambre, así que fueron por una pizza; pese a que su pedido estuvo en tiempo y calientito, a  Eduardo le pareció que le olía mal el peperoni, por lo que comenzó una discusión con el pizzero, el cuál no se quedó callado, derivando en una guerra de insultos, misma que término cuando el pizzero sacó un arma que accionó en dos ocasiones en contra de Eduardo. Mientras el hoy homicida escapaba, los asistentes trataban de auxiliar a Eduardo, otros pidieron una ambulancia en la que lo llevaron a un hospital local, donde no contaban con el material necesario para salvarle la vida, así que lo trasladaron a un hospital en la capital poblana donde pereció y todo por andar de exigente. ****  Su delito no fue robar, matar o ultrajar, si no quedarse sin cambio, por ese motivo un mesero fue asesinado a tiros. Dos hombres y una mujer llegaron al bar denominado “La Colmena”, perteneciente al municipio de Izúcar de Matamoros, Puebla, donde después de beber algunos tragos, llamaron al mesero para pedir la cuenta, al pagarle con billetes de alta denominación, éste les indicó que no tenía cambio, lo cual molestó a uno de los clientes, quien sin mediar palabra, se levantó de su asiento y le disparó a quemarropa dos tiros, uno en el pecho y otro en la cabeza; hecho lo cual, el homicida y sus acompañantes huyeron del lugar. Esa madrugada, la familia de Juan de 46 años de edad, se quedó esperándolo, pero este nunca regresará a casa y todo por no tener cambio. **** En fin, esto pasa SOLO EN MÉXICO.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí