• Esposa y amante pelean en plena vacunación  
  • Matan a quinceañera durante ensayo del vals  

SÓLO EN MÉXICO

Brenda Fonseca  

Dicen que como los mexicanos no hay dos y es que ¡Qué sana distancia ni qué protocolos de higiene! A dos mujeres poco les importó estar en un centro de vacunación y se liaron a golpes, para disputarse el amor de un infiel caballero, el cual no supo si defender a la esposa o proteger a la amante, así que dejó que se dieran bien y bonito. Fue en un módulo de vacunación en Jalapa, Veracruz, a donde llegó muy galante don Agustín “N”, llevando de la mano a su joven y guapa amante, atrayendo la mirada de propios y extraños, entre ella la de su esposa y la de su cuñada, quienes estaban recién vacunadas contra el Covid-19, con todo y ello se le fueron encima a la muchacha por andar de “buscona” ¡Y que se arma la guerra campal! Ante la mirada atónita de los y las vacunadoras, la esposa quien por lo visto tenía más cuernos que un reno de Santa Claus, agarró a sillazos a su rival de amores, la cual le respondió de la misma manera, hasta que intervino la hermana de la esposa ofendida, inclinando la balanza a su favor. Al ver que estaban dejando a su amante para el arrastre, “La manzana de la discordia”, es decir, don Agustín tuvo que entrar al quite y rescatar a su “peor es nada” de la furia ciega de la madre de sus hijos. Bueno la cosa se puso tan grave, que el codiciado cuarentón prefirió retirarse aún sin haberse vacunado, pues por lo que se ve, le tiene más miedo a su mujer que al propio Covid. **** Las secuelas físicas y emocionales que deja una violación en una mujer son irreversibles, insuperables cuando la víctima es una menor, tanto que la protagonista de esta historia no esperó a que las leyes le hicieran justicia, así que aguardó a cumplir la mayoría de edad, entonces sedujo y asesinó al hombre que la ultrajó cuando apenas era una niña. Leticia “N” nació en Zinacatán, Chiapas; una tarde cuando jugaba sola en el campo, Libardo “N” de 18 años de edad, abusó de ella sin importarle que era 10 años menor que él. Aunque la pequeña víctima denunció lo ocurrido a sus padres y estos a su vez dieron parte a las autoridades, éstas nunca hicieron nada, pues el agresor pertenece a una de las familias más pudientes de dicho municipio chiapaneco. En fin, “ya se le pasará” decía la gente, pero pasaron los años y ella sólo pensaba en hacerle pagar. Hace casi una semana, Leobardo entró al Motel Palmera, en la capital chiapaneca, al lado de la mujer que decía era el amor de su vida, sin imaginar que se trataba de aquella niña a la que años atrás le arrancó la inocencia. Para los empleados del motel era una parejita más de enamorados, pero minutos después, los disparos que se escucharon en la habitación 108, los pusieron en alerta, llamaron a la policía, la cual llegó de inmediato sólo para descubrir el cuerpo sin vida del hombre de 28 años, mientras que Lety huyó y se ocultó en una tienda cercana, donde al ser descubierta, admitió haberle propinado 4 tiros a Leobardo para vengarse, por lo que la joven terminó tras las rejas. Hasta el momento se desconoce cuánto tiempo pasará presa, pero ¿Habrá quedado en paz? ¿Valdrá la pena desperdiciar la vida en una venganza estéril? **** A dos semanas de celebrar su fiesta de XV años, con los padrinos de pastel, vestido y velación listos, la pachanga se canceló y no por la pandemia, sino porque la festejada murió y algunos de sus chambelanes se debaten entre la vida y la muerte. La jovencita y sus amigos se encontraban ensayando el vals, cuando Cristóbal “N” de 42 años, pasó como un bólido por su calle en Ciudad Juárez, Chihuahua, sin poder frenar su loca carrera, embistió a quinceañera, chambelanes y púbico que veía el baile, entre ellos un bebé de 11 meses y sus padres, los cuales salieron volando por el aire cual si fueran bolos de boliche. El cafre de nombre Cristóbal “N” de 42 años, salió tambaleante de lo que quedó de su auto, tras chocar contra un árbol y eso que ni borracho iba; al tratar de huir fue detenido y por poco linchado por la turba enardecida que pedía justicia para “La Chiquis”, como le decían a la quinceañera, cuyo cuerpo yacía inerte sobre el pavimento. Ahora sí que a la quinceañera le tocó bailar con la más fea, mientras que sus chambelanes fueron hospitalizados y el responsable de esta tragedia se libró de ser linchado, pero de la cárcel nadie lo salvará ¿O sí? **** En fin, esto pasa SÓLO EN MÉXICO.  

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí