• Ha llegado el momento de ceder la estafeta a las nuevas generaciones del deporte en México, a quienes me tocará apoyar desde otras trincheras”
  • “Me retiro en el mejor de los escenarios: Juegos Olímpicos, siendo abanderado, final olímpica y sexto lugar olímpico”
  • “Me voy feliz, contento, satisfecho, me hubiera encantado la medalla, pero me voy feliz con el cariño de la gente”, expresó

Redacción

Ciudad de México, martes 03 de agosto del 2021.- Tras 28 años de carrera deportiva, que le permitió participar en cuatro Juegos Olímpicos y cosechar un gran número de medallas en competencias nacionales e internacionales, el clavadista Rommel Pacheco Marrufo anunció su retiro de esta disciplina, justo en Tokio, luego de su participación en seis rondas de clavados que le colocaron en el sexto lugar en la final de trampolín tres metros.

El deportista, nacido en Mérida, Yucatán, hace 36 años, logró campeonatos mundiales, títulos panamericanos, centroamericanos, destacando su actuación en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004; Beijing 2008; Río 2016 y Tokio 2020.

El también abanderado nacional, junto con la golfista Gabriela López en esta XXXII edición de los Juegos Olímpicos, dijo sentirse feliz, satisfecho y que se retira pleno y contento.

“Me voy feliz, contento, satisfecho, me hubiera encantado la medalla, pero me voy feliz con el cariño de la gente, no solo de México, sino también de la familia de los clavados, entre el aplauso de la gente, de los entrenadores, de los jueces, de los demás deportistas, son 28 años haciendo clavados y de verdad que me voy feliz; en mí no queda nada, me voy pleno y me voy contento”.

El destacado deportista mexicano celebró también que su retiro se de en un escenario tan grande como lo es Tokio 2020.

“Me retiro en el mejor de los escenarios: Juegos Olímpicos, siendo abanderado, final olímpica y sexto lugar olímpico, de verdad que disfruté el poder representar a México”, añadió.

De acuerdo con información de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE), la larga trayectoria en la disciplina de clavados le dio a Rommel grandes satisfacciones, pero hay algunas que recordará siempre. 

“La Copa del Mundo, la que gané hace cinco años en Río, esa fue muy bonita, traíamos el problema con la FINA, justamente, y no podíamos usar el uniforme, una excelente competencia; y otra que recuerdo y siempre mencionó es la serie mundial en Mérida, donde gané en casa, le gané a los chinos, el público, la gente, el disfrutar de eso, que no te afecté y tener una buena competencia, creo que esas son las que puedo rescatar”, dijo a la CONADE.

La gloria de los clavados en México fue despedido entre aplausos de los entrenadores, clavadistas y jueces, al lado de su entrenadora Ma Jin, quien lo  despidió entre lágrimas.

En sus redes sociales, Rommel Pacheco escribió: “Ha llegado el momento de ceder la estafeta a las nuevas generaciones del deporte en México, a quienes me tocará apoyar desde otras trincheras.

Reitero que el momento de mi retiro ha llegado, soy consciente que nunca dejaré de hacer deporte porque es gracias a él que se ha forjado mi carácter, mi disciplina y mi salud. Hoy más que nunca, quiero poner todo mi empeño y trabajar por qué más niños, jóvenes, mujeres y hombres tengan mejores posibilidades de cumplir todos sus sueños.

Si algo más queda por decir, es gracias a la vida por tantas bendiciones. Seguiré siendo como dice el lema olímpico; más alto, más rápido y más fuerte, ser un campeón significa luchar por conquistar lo que parece imposible.

Gracias #Tokyo2020 nunca dejaste de sorprenderme e inspirarme…

*Con información de la CONADE.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí