• Balean a chamaco por andar con cuarentona
  • Osito provoca fuerte movilización

Sólo en México

Brenda Fonseca

Dicen que como los mexicanos no hay dos y es que en este suelo bendito de Dios, puedes terminar preso por robar, lesionar o matar, pero también por no darle de comer a los gorrones. Como ya es tradición en la comunidad de Peña de Venado, municipio de Cochoapan el Grande, Guerrero, en estas fechas se celebra la fiesta en honor al Santo patrono Santiago Apóstol, para lo cual se agarran a su… mayordomo, quien será el encargado no sólo de organizar la pachanga, sino además de pagar la comida y bebida, no a uno, ni a dos invitados, sino ¡A todo el pueblo! y pos de plano que Luis Rivera  un indígena de la lengua Tu’un Savi que declina ante tal “honor”, pero mejor ni lo hubiera hecho, pues terminó tras las rejas por no respetar los usos y costumbres. Inicialmente las autoridades del pueblo anunciaron que lo dejarían 3 días en la cárcel, pero sus familiares se movilizaron ante las autoridades estatales, demostrando que era una violación a sus derechos y garantías individuales, por lo que fue liberado. Esta situación no es la primera vez que ocurre, pues según el agraviado, en otras ocasiones, dejan en libertad al mayordomo en cuestión, hasta que acepta pagar la fiestecita; pero lo cierto es que le sale más barato terminar preso varios días, a tener que mantener tantas bocas y que ni de su familia son. **** Un adolescente de 17 años de edad, salió con un tiro en los glúteos, por andarse metiendo con una mujer madurita; y tuvo suerte, pues si bien no se podrá sentar  durante algún tiempo, al menos vivió para contarlo. Eran cerca de las 2 de la madrugada del viernes, en una casa de la colonia Resurrección en el municipio de Tehuacán, Puebla, donde un menor de edad -de quien se omite su nombre-, le estaba dando “afinación y balanceo” a una mujer, que por su edad -45 años- tranquilamente podría ser su madre. El mozalbete y su “Sugar momi” le estaban dando gusto al gusto, cuando como dice la canción que canta Jorge Muñiz “Por tus pujidos nos cacharon”, y es que la familia de la “asaltacunas” llegó a su casa sin avisar, por lo que al oírla gritar tanto, pensaron que le estaban haciendo algo y bueno sí, pero no lo que ellos imaginaron. Al abrir la puerta, los hijos de ésta se enteraron que su “padrastro” era diez años menor que ellos. Ante tal exabrupto, la madre de la abusadora de menores se indignó tanto que a escobazos sacó al escuincle de la recámara; mientras el diecisieteañero huía envuelto en una sábana, uno de sus hijastros le disparó con tan mala puntería que le dio en la asentadera; como pudo, rengueando y todo, el casanova huyó de la furia de su familia política. En el camino pidió ayuda y gracias a un celular prestado se comunicó con sus padres, quienes lo alcanzaron, lo mismo que la policía y los cuerpos de rescate, quienes lo trasladaron al Hospital General de Tehuacán. La madre del menor dijo que no levantará cargos contra los agresores, pues ya le habían advertido al menor sobre los riesgos de andar con una mujer mayor. **** Y si el anterior caso provocó una fuerte movilización, nada comparado con lo que propició el hallazgo de un “muertito” en la carretera. El teléfono de emergencias 911 de la Secretaría de Seguridad Ciudadana del municipio de Puebla, comenzó a sonar sin parar al filo de las 4.30 de la madrugada del jueves, despertando a los policías que estaban de guardia, ya que según los reportes, había una víctima sobre la cinta asfáltica, que aún respiraba. De inmediato, patrullas, una ambulancia, protección civil se dirigieron la carretera a San Miguel Canoa, frente a la empresa Fujikura. En cuestión de minutos, las fuerzas del orden acordonaron la zona, las luces y el ulular de las sirenas contrastaban con la oscuridad. La presencia policiaca causó alarma e incertidumbre entre los automovilistas; a esta hora ya se hablaba de que la víctima había fallecido, pues no se movía; pero cuál fue la sorpresa de todos, incluyendo a policías y paramédicos, que lo que hallaron en el lugar de los hechos, fue un enorme oso de peluche café, que sólo necesitó que se le cociera una patita, para quedar como nuevo. **** En fin, esto pasa SOLO EN MÉXICO.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí