Por José Sobrevilla

Continuamente dar la cara en la visión de diversos temas, nos compromete a poner a la disposición de quienes nos distinguen con la lectura, los ángulos disponibles de la información, porque, como decía el poeta colombiano Porfirio Barba Jacob (Miguel Ángel Osorio Benítez), la realidad es undívaga (que ondea o se mueve como las olas). El 29 de junio pasado, en este espacio, difundimos una colaboración titulada “En riesgo de desaparecer la Carlos Septién”[1]; ahí dábamos a conocer los puntos de vista de profesores y actores de la comunicación, cuya opinión, ahora se sabe, estaba presuntamente comprometida con un grupo que buscaba hacerse de la dirección de esta importante institución, la primera en el país, dedicada a la enseñanza formal del periodismo.

Sin embargo, con visible seriedad profesional, colegas de “Primer Movimiento” (Radio UNAM), entrevistaron a Raymundo Mucio Adame Villalobos, quien está al frente de la Asociación Cultural Carlos Septién García, A.C. y, al ser información pública y respetando los derechos de sus autores, consideramos de justicia ventilar partes nodales, para que usted tenga otra panorámica acerca de la probable crisis en que se encuentra la Escuela de Periodismo Carlos Septién García.

De inicio, los conductores (Miguel Ángel Quemain/Berenice Camacho)[2] marcaron de forma contundente que, “en el marco del aniversario de la institución, un grupo de profesores inconformes con su situación y con el interés de proponerse para dirigir la escuela (No encuentro a Fernando Del Collado en esta tesitura), realizaron un conjunto de críticas que, al parecer, carecen de información suficiente sobre la situación de esa institución”.

También que, a inicio de junio, “el Consejo de Directores estableció un mecanismo de diálogo al interior de su comunidad para crear componentes de diálogo que permitieran enfrentar los desafíos de la educación a distancia, buscar opciones que permitieran la solvencia que amenaza a las instituciones de educación superior privadas, para continuar con la enseñanza del periodismo”.

La pregunta clave es y sigue siendo ¿En qué situación se encuentra la escuela hoy? independientemente de la pandemia; a lo que Mucio Adame respondió que, la matrícula ha disminuido debido a que se ha estigmatizado al periodismo, porque si bien es una profesión que sirve a la sociedad dando a conocer la información, registra también lo que el funcionario o las personas que hacen la noticia están haciendo y, ante ello, el periodista intenta descifrarlo para hacerlo asequible a todos los grupos sociales.

A partir de la pandemia, como la gran mayoría de las instituciones, la Septién García ha asumido el reto de continuar impartiendo clases, e incluso, paradójicamente, y a pesar del Coronavirus, en el ciclo anterior, tuvo un aumento en los ingresos y, en este nuevo ciclo, “pensamos que los alumnos tomarán nuevamente como opción la escuela a pesar de que hay ciertas críticas al interior”, destacó Mucio Adame.

¿Qué distingue a la propuesta educativa de la Septién de otras opciones? ¿Cuál es el legado y en qué radica?, pregunta Berenice Camacho; el funcionario de la Septién responde que el mayor número de materias están ligadas a lo que el periodismo verá en el campo de trabajo: redacción, ortografía, crónica, la noticia, el diseño editorial, reportaje… todo lo que son los géneros periodísticos. “Hoy la escuela se va adaptando a los tiempos; por ejemplo, estamos en el diseño de una especialización en desarrollo y gestión de voces periodísticas, periodismo de datos, investigación, diseño de información, periodismo digital y narrativas transmedia. Esto está en diseño porque va a fortalecer la currícula de la escuela”, pero, además, agregó, “este es un diplomado que puede ser opción de titulación, incluida a las que ya existen como el gran reportaje, tesis…”

Raymundo Mucio confirmó lo que era secreto a voces, que muchos de los alumnos que ingresan han tenido previamente una práctica periodística, o bien que están ya integrados a un medio de información; muchas veces los jóvenes ven como un reto el estudio de la carrera de periodismo, sin embargo los inhiben los conflictos, asesinatos no aclarados de periodistas, “es algo que ha ocurrido, pero que se ha acrecentado… el mismo ataque de los funcionarios al periodismo; un periodista evidentemente no tiene la misma fuerza que tiene el presidente”.

“Cuando un funcionario estigmatiza el periodismo, sí detiene… yo creo que el derecho a la información debe ser sagrado; por otro lado, están los salarios que son muy bajos, pero es una carrera con alto grado de servicio”.

La conductora de Radio UNAM pregunta ¿cómo se ven desde la Carlos Septién los desafíos que trajo la era digital al periodismo y, el “representante legal” de la universidad, aseguró que están, como escuela, en un “proceso de actualización del plan de estudios. Tiempo atrás se diseñó y estamos por ponerlo en práctica; posiblemente en este ciclo escolar”.

Reconoció que los tiempos en tecnología nos van ganando en muchos sectores “Ustedes ven todos los días la participación de Youtuberos, gente que informa aun sin ser periodista, personas que suben videos; pienso que es una forma de comunicar, de informar, y que las instituciones que enseñan periodismo deberían considerar y nosotros no nos quedamos atrás (…) creo que los periodistas que salen de las instituciones educativas tienen que incursionar en ese campo integrando las enseñanzas en las aulas.

“A lo mejor, nos puede ser raro, o no le encontramos congruencia, el que alguien pueda informar en los medios digitales y decir ‘yo estoy con el poder’; nosotros como periodistas no lo concebimos porque el periodismo que se enseña en las aulas, no enseña para estar con el poder; lo hace para simplemente transmitir la información a la sociedad, opinar a través de los diversos géneros que se instruyen”.

Uno, continúa Raymundo Mucio, inmediatamente que escucha a un youtuber o influencer, o todo lo que se maneja en las redes, dice “eso no es periodismo”. ¿Qué tenemos que hacer? No podemos impedir ese tipo de información; sin embargo, los periodistas estamos obligados a cambiar ese rumbo integrando todo lo que se nos enseña en las escuelas y utilizando las redes, haciendo que los reportajes, las crónicas, tengan las técnicas de lo que es el periodismo; y no únicamente decir ‘yo estoy transmitiendo porque estoy a favor del presidente’. Eso nosotros creemos que no es periodismo. El periodismo debe tener una función social.

Ante la pregunta de Miguel Ángel Quemain de si se puede repetir en los estados el esquema de enseñanza de la Septién, Mucio respondió que actualmente están diseñando un programa que pueda hacerse en línea o hibrido; “nosotros hemos comentado en el Consejo de Directores que puede ser un impulso, pues la escuela de periodismo no hace mucho tiempo iba a dar cursos, diplomados, a los estados; incluso llegó a dar la maestría, más que nada. Nosotros sí tenemos el proyecto, que de hecho ya solo es cuestión de palomearlo para que se inicie su diseño.

¿Cómo ve la polarización que se ha dado al periodismo en la Cuarta Transformación? pregunta Berenice a Mucio, a lo que el interpelado respondió que el presidente puede decir todo lo que quiera, “pero nosotros creemos que el periodista puede decir que ‘no tiene razón’, en eso estriba la libertad de expresión. Si hablamos de poderes, son muy diferentes. El presidente puede tratar de inhibir que las personas se preparen, que estudien licenciatura, maestría, doctorado, sin embargo, la sociedad lo seguirá haciendo. Evidentemente (el presidente) tiene intereses, como el de pasar a la historia a través de su gobierno…”

Raymundo Mucio Adame Villalobos, representante legal y presidente de la Asociación Cultural Carlos Septién García, A.C., es Licenciado en Derecho por la Facultad de Estudios Superiores de Aragón (Ciudad Nezahualcóyotl, Edomex) y se tituló en 2007 con la tesis “El incumplimiento de los deberes alimentarios como una forma de violencia familiar en el Distrito Federal”. Su asesor de tesis Enrique M. Cabrera Cortés[3], de acuerdo con “mis profesores.com” ha sido calificado con nivel 6.7, lo recomiendan 58% y cuenta con un nivel de dificultad de 2.8[4].


[1] https://noreste.net/jose-sobrevilla-en-riesgo-de-desaparecer-la-carlos-septien/ consultado el 11-07-2021

[2] https://www.radio.unam.mx/album/primermovimiento/ Consultado el 11.07.2021

[3] https://repositorio.unam.mx/contenidos/el-incumplimiento-de-los-deberes-alimentarios-como-una-forma-de-violencia-familiar-en-el-distrito-federal-280477?c=624AzR&d=false&q=*:*&i=1&v=1&t=search_1&as=0 consultado el 11-07-2021

[4] https://www.misprofesores.com/profesores/ENRIQUE-MARTIN-CABRERA-CORTES_20783 consultado el 11-07-2021

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí