• La ceremonia de perdón se inscribe en las conmemoraciones por los 700 años de la fundación de Tenochtitlán, los 500 años de la invasión europea y los 200 años de la Independencia de México

Redacción

Ciudad de México, lunes 03 de mayo del 2021.- En un hecho histórico, el Presidente Andrés Manuel López Obrador, pidió a los pueblos mayas el perdón por los agravios cometidos por el Estado mexicano en el pasado.

En una ceremonia celebrada en Quintana Roo, el Jefe del Ejecutivo se dirigió así a las autoridades tradicionales de los pueblos mayas de la Península de Yucatán, de Quintana Roo, así como a ciudadanos gobernadores de Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo, a autoridades civiles y militares:

“Aquí, por un imperativo de ética de gobierno, pero también por convicción propia, ofrecemos las más sinceras disculpas al pueblo maya por los terribles abusos que cometieron particulares y autoridades nacionales y extranjeras en la Conquista, durante los tres siglos de dominación colonial y en dos siglos del México independiente”. 

En su discurso el presidente López Obrador hizo interesantes reflexiones, como los intentos por acabar con la población indígena, por allá de 1849, recordó.

“Periódicos como El Universal, El Globo y El Siglo XIX, pedían la conformación de cuerpos del ejército dedicados exclusivamente al exterminio de los rebeldes sin mediar tregua. Las posturas más moderadas se manifestaban por hacer desaparecer a los pueblos originarios mediante la aculturación y la asimilación, como lo expresó un editorial de El Monitor Republicano del 6 de junio de 1849”.

Destacó que todos los pueblos originarios de México, hasta la actualidad, han sufrido la explotación, el despojo, la represión, el racismo, la exclusión y las masacres “todos los pueblos, pero los yaquis y las mayas han sido, para vergüenza de todos, los peor tratados, las víctimas de la mayor crueldad”, expresó.

Estas dos etnias -añadió- resistieron y sobrevivieron al extermino, estas infamias que no sólo se cometieron durante la invasión española y el dominio colonial, sino también en la época del México independiente y con mayor brutalidad, durante el pofiriato, hace apenas 110 años.

En ese sentido, destacó que la dictadura de Porfirio Díaz, de finales de 1876 a mediados de 1922, despojó de sus tierras a las comunidades indígenas para beneficiar a particulares nacionales y extranjeros.

La ideología dominante de entonces, -dijo el Presidente mexicano- sostenía que los indígenas debían trabajar como peones y ser entregados, como la tierra, el agua, el petróleo y los bosques, a los llamados hombres de negocios para conseguir así el ansiado progreso del país. Y antes como en el periodo neoliberal, se ajusta el marco legal para sus cometidos.

“Desde luego, como se hizo durante el reciente periodo neoliberal y en todos los periodos de saqueo, los gobernantes de aquel entonces comenzaron a arreglar o a ajustar el marco legal. Desde antes de Porfirio Díaz, pero con más tenacidad en su mandato, se aprobaron leyes de colonización y de terrenos baldíos, en los cuales se incluían las tierras comunales que desde siglos atrás habían pertenecido a las comunidades, a los pueblos indígenas”, expresó.

Luego de una nutrida exposición de fechas, datos y hechos históricos, el mandatario mexicano se preguntó: ¿Qué pedimos, qué exclamamos?, para contestar él mismo que ese esplendor actual de la región no nos haga olvidar que aquí viven los descendientes de quienes padecieron las más inhumanas de las injusticias: la guerra de exterminio.

“Aunque todavía hay mucha pobreza, no podemos decir que el presente es como el pasado oprobioso porfirista, porque ahora hay libertades, son públicas, notorias, se expresan sin censura y hay, sobre todo, una nueva voluntad de hacer justicia para el bien del pueblo, como en los tiempos de la Revolución mexicana. Tan es así, que por eso estamos aquí ofreciendo perdón y exponiendo que jamás vamos a olvidar a los pobladores del México profundo”. 

El Presidente Andrés Manuel López Obrador, refrendó su compromiso de trabajar por el bien de todos, sí, pero dándole preferencia a los más necesitados en el país entero.

“Si tuviera que decir en una frase qué busca el gobierno que represento, repetiría: Por el bien de todos, primero los pobres, y arriba los de abajo y abajo los privilegios. En fin, nuestro compromiso es escuchar, atender y respetar a todas y a todos, pero dándole preferencia a los más necesitados, en especial a los mayas y a los indígenas de todas las culturas de México, así lo estamos haciendo aquí en Quintana Roo y en el país entero”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí