• Marchan para exigir alto a la pandemia
  • Mueren teniendo relaciones sexuales

SOLO EN MÉXICO

Brenda Fonseca

Dicen que como los mexicanos no hay dos y es que mientras en otras partes del mundo a los santitos se les reza, se les lleva flores, se les hacen ofrendas, acá en México, se llevaron a uno, pero ¡A la cantina! Ahora sí que poner al santo de cabeza no les va a funcionar en Huatusco, Veracruz, primero porque se robaron al santo patrono del pueblo y segundo, porque es la tercera vez que los amantes de los ajeno se lo llevan, por lo que la gente ya no confía mucho en sus dotes, pues si no puede cuidarse así mismo, pos menos podrá brindar protección a los honorables habitantes de este lugar. Todo ocurrió a mediados de esta semana, cuando se corrió el chisme como pólvora, de que otra vez se habían llevado de la Capilla de la Luz, la estatua de San Miguel Arcángel. El hecho movilizó de inmediato a feligreses y autoridades policiacas, todos con el único objetivo de dar con el sospechoso, un sujeto chaparro, prieto, panzón y chino ¡Estaba re fácil compadre! Pues dígame usted ¿Cuándo ha visto un jarocho así? Si la mayoría son altos, rubios y de ojo azul. La cuestión es que San Miguel Arcángel, muy santo, muy santo, pero fue hallado en una cantina del pueblo, así como lo lee. La hipótesis del flamante cuerpo de policía de Huatusco, apunta a que el ladrón pasó a echarse unas chelas, pues hacía un calorón terrible y eso de cargar a cuestas la imagen del Jefe del Ejército Celestial, le dejó la boca más seca que a un político en campaña; pero al sentir que le estaban pisando los talones, decidió abortar la misión y dejó abandonado a San Miguel Arcángel. Esto sin duda renovó la fe de los creyentes, pues el santito hizo un milagro más, ya que demostró que quien sale de una cantina, bien puede llegar al altar. Así que señora, mucho ojo que usted podría estar durmiendo al lado de un santo. **** Si bien en este suelo bendito de Dios existe el derecho a manifestarse y en la mayoría de las veces, la sociedad mexicana levanta la voz por causas muy nobles, como recientemente ocurrió para exigir castigo contra el sujeto que en Sinaloa asesinó a hachazos a un perito callejero -Rodolfo corazón- por robarse comida, caso que fue condenado incluso en el Congreso de dicha entidad y en el que más que repudio se requiere aplicar todo el peso de la ley ¡Alto al maltrato animal! Lo  cierto es que también, en ocasiones, los manifestantes se avientan cada puntada, como ocurrió el pasado domingo 18 abril, cuando a las 10 horas, los integrantes de “Unidos por la verdad” marcharon del Bosque de Chapultepec al Ángel de la Independencia, para exigir alto a la pandemia y terminar con el Covid-19, sí en efecto, como si por decreto se pudiera frenar al “Coronabicho”. Que alguien les explique ¿Por qué no son manifestantes normales?  **** A quien la vida le jugó una mala pasada fue a Rodolfo “N”, conductor de una ambulancia, ya que después de haber dedicado su existencia a salvar vidas, terminó tras las rejas por causar un doble homicidio, con su ambulancia. Rodolfo iba como alma que lleva el Diablo, pues el paciente que trasladaba del municipio de Jalacingo, Veracruz, necesitaba llegar urgente al hospital de Teziutlán, Puebla, pero en el camino se le atravesó el “Party”, apodado así, por aquello de que siempre andaba en la fiesta (borracho). Pese a que el conductor de la unidad de rescate frenó, no evitó la embestida y el hombre de 42 años, murió atropellado en el Progreso, municipio de San Juan Xiutetelco, Veracruz; mientras que el paciente falleció minutos después, por el susto o por padecimiento que sufría. **** Si quedarse dormido y no despertar jamás es “la muerte de los justos”, ¿Cómo se le llama al hecho de morir cuando estás haciendo el amor? Pues no lo sé, pero lo cierto es que en hechos aislados, la parca pilló infraganti a un hombre y una mujer mientras le daban gusto al gusto. A las 22:00 horas del jueves, el número de rescate 911 de Chilpancingo, Guerrero, recibió una llamada de auxilio para una mujer de 20 años, la cual, al parecer le dio un infarto. Al llegar los paramédicos hallaron a la susodicha desnuda y ya nada pudieron hacer por ella, pues todo ya lo había hecho su acompañante Juan Carlos “N” de 38 años, quien entre el susto, la presunción y las chelas que traía encima declaró que se le pasó la mano y la mató de pasión. Entre que son peras o manzanas, quedó puesto a disposición de las autoridades. En tanto, en el hotel de Arboledas de la ciudad de Puebla, un hombre de 57 años, entró a una habitación en compañía de una chavita de 20 años aproximadamente, sin imaginar que la hazaña, a su edad, le costaría la vida, pues se cree que el casi sexagenario, para no quedar mal con la joven dama, le echó tanta enjundia que su corazoncito no aguantó y le dio un paro cardiaco. El cadáver fue descubierto por la recamarera del lugar, pues la damisela huyó; horas más tarde fue reconocido por uno de sus hijos. Bueno nadie podrá negar que ambos tuvieron un final feliz. **** En fin, esto pasa SOLO EN MÉXICO.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí