• El General Secretario Luis Cresencio Sandoval, reconoció que no hubo agresión contra los elementos castrenses del puesto limítrofe
  • Tras muerte de ciudadano guatemalteco, el militar mexicano que disparó fue puesto a disposición del Ministerio Público

Redacción

Ciudad de México, martes 30 de marzo del 2021.- El General Secretario de la Defensa Nacional (SEDENA), Luis Cresencio Sandoval González  reconoció este martes, que en el incidente suscitado un día antes en el Municipio de Motozintla, Chiapas, frontera con Guatemala, en donde pobladores guatemaltecos retuvieron a efectivos del Ejército Mexicano, con saldo de un ciudadano muerto del vecino país centroamericano, hubo una “reacción errónea” de los militares mexicanos.

Durante la conferencia a medios que encabeza el Presidente Andrés Manuel López Obrador en Palacio Nacional, el titular de la SEDENA respondió a los cuestionamientos de una reportera, y describió cómo fueron los hechos ocurridos en un retén fronterizo a cargo de las Fuerzas Armadas mexicanas

Sandoval González reconoció que hubo una reacción errónea por parte de los militares, al disparar contra un grupo de guatemaltecos, muriendo uno de ellos como consecuencia de los disparos, y admitió que nunca hubo una agresión directa contra ellos, pero que los uniformados sí dispararon.

El General Secretario describió así los hechos: Detalló que el suceso ocurrió en el municipio de Motozintla, en un puesto militar de seguridad, donde, en búsqueda de tránsito ilícito de combustibles, los militares detuvieron un vehículo con tres personas a bordo, pero éste se echó de reversa e intentó huir.

“Hay una reacción errónea por parte del personal militar, porque no hubo ninguna agresión, pero uno de nuestros elementos hace un disparo donde hiere a uno de los civiles que iban en ese vehículo; iban tres personas”, admitió.

Narró que luego de la agresión, el personal militar dio atención médica al hombre herido, sin embargo, falleció; los integrantes del puesto militar aseguraron el vehículo, a las dos personas, el cuerpo del fallecido y al militar que accionó su arma.

Luego del incidente, habitantes de Bacatum, municipio guatemalteco, cruzaron la frontera y retuvieron a los soldados, sus armas y vehículos, mientras exigían justicia por la muerte de su conciudadano.

El titular de SEDENA aclaró que los militares mexicanos fueron retenidos en suelo mexicano y nunca fueron llevados a territorio guatemalteco, y tras horas de diálogo con los pobladores, se llegó a un acuerdo de reparación económica y se comprometió el inicio de acciones judiciales contra el militar responsable.

“A las 20:00 horas nuestra unidad de vinculación ciudadana –dijo el General Secretario- continuaron con lo que habían desarrollado de diálogo y lograron que liberen a nuestro personal, les entregan las armas y se llega a un acuerdo”, comentó.

“Este elemento está a disposición de las autoridades del Ministerio Público Federal para las diligencias a las que haya lugar”, subrayó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí