• El Poder judicial, “es un poder independiente, que yo espero que se vaya limpiando de corrupción, eso es lo que yo espero”, manifestó el Presidente
  • La Reforma, pasando las elecciones, aseguró
  • Lord Molécula Oficial cuestionó al mandatario sobre la urgencia dé un quién es quién en el actuar del Consejo de la Judicatura

Por Carlos Pozos (Lord Molécula)

Ciudad de México, viernes 26 de marzo del 2021.- El Primer mandatario de la Cuarta Transformación, Andrés Manuel López Obrador,  se pronunció este viernes para que el Poder Judicial, como un poder independiente, se vaya limpiando de corrupción, “eso es lo que yo espero, porque son estructuras y también actitudes que tienen que tiene que ver con el antiguo régimen, pensando que va a continuar lo mismo”.

Lo anterior lo expuso ante el reportero que esto escribe, en ocasión de mi participación durante el diálogo circular de este viernes en el Palacio Nacional, y durante mi turno para realizar mis cuestionamientos, me dirigí con respeto para plantear lo siguiente:

Mi segunda pregunta, señor Presidente, ante las recientes actuaciones de los jueces, como la de Juan Pablo Gómez Fierro y otros más en el país, quien, por cierto, tiene un salario de los mejores del mundo, pues supera los 600 mil pesos mensuales, junto con los 11 ministros del máximo tribunal, cuando la línea de la pobreza en nuestro país supera los 70.9 millones de personas que se encuentran bajo la línea de pobreza y 10.7 millones sobreviven en la miseria, difícilmente se pueden justificar ingresos de casi seis millones de pesos anuales para el Ministro Presidente de la Suprema Corte de Justicia y los 11 ministros que gozan de inigualables sueldos y dietas mensuales”, le expliqué, y continué con mi exposición:

“Presidente, ante estos contundentes datos e información, mi pregunta: ¿Es necesario y urgente que, al igual que se da aquí en esta conferencia de prensa, se dé un quién es quién en el actuar judicial, en el actuar del Poder Judicial, a la mayor brevedad posible?, ¿será posible?”, le planteé.

Respondió: “Pues solamente en lo que tiene que ver con los sueldos, eso sí, quién es quién en el cobro de los sueldos para ver quiénes son los que ganan más, solamente eso –refirió- lo otro es un poder independiente, que yo espero que se vaya limpiando de corrupción, eso es lo que yo espero, porque son estructuras y también actitudes que tienen que ver con estructuras y también actitudes que tiene que ver con el antiguo régimen, pensando que va a continuar lo mismo”.

Añadió que en el caso de los jueces, “pues nosotros vamos a acudir a la Corte, no se van a quedar ahí los casos, vamos a seguir defendiendo la legalidad, pues ¿cómo es que la Cámara de Diputados y la Cámara de Senadores aprueban una ley como esta y un juez la nulifica?, puede ser que tenga la autonomía, la facultad para hacerlo, pero en tiempo determinado, de manera transitoria, porque hay otras instancias, porque entonces él tendría la facultad, que no tiene, de declarar inconstitucional una ley, eso corresponde a la Suprema Corte y existe para eso un procedimiento, pues vamos hasta allá”.

Me anticipó: “Y si -ya lo dije- sucediera de qué, en la Corte cancelan esta ley, nos iríamos a una reforma constitucional, ahora sí a todo, porque esta ley es nada más quitarle las aristas más filosas al esquema de privatización”.

Explicó que la reforma energética que se aprobó en el sexenio de Peña Nieto, fue con sobornos entregados a legisladores, y detalló: “Contiene muchísimas otras cosas que consideramos nocivas para el interés público, pero hicimos el compromiso…no vamos a llevar a cabo esas reformas a la Constitución, vamos a arreglar, porque con esta ley Iberdrola va a mantener sus contratos, no se les está cancelando el contrato lo único es revisar el contrato, quitarle los excesos, todo lo que nosotros consideramos es un robo y que tengan ganancias razonables y que puedan hacer negocios”.

Le insisto al Presidente: ¿Esta contrarreforma es pasando las elecciones, de darse?

Contundente, afirma: “Sí, una vez que se termine con este proceso, que no concluye, porque también la prensa conservadora ha hecho creer que ya se suspendió en definitiva la reforma, no, es un proceso que vamos a seguir, entonces cuando ya la Corte -que es última instancia- resuelva, pues nosotros vamos, también en uso de nuestras facultades y derechos, a tomar las decisiones”.

Concluye explicando que: “Si mandamos una reforma a la Constitución que requiere dos terceras partes y resulta que los legisladores deciden no aprobarla, pues ese es otro asunto, ya no depende de nosotros; pero por principios, por convicción, por honestidad, estamos obligados a resolver este caso”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí