Por José Sobrevilla

El Centro de Producción de Programas Informativos y Especiales, Cepropie, según la historia, tuvo su origen en 1983 durante el gobierno de Miguel de la Madrid bajo el nombre de Dirección de Programas Informativos y Especiales, DIEP, decretado el 25 de marzo de 1983, justo cuando se creó el Instituto Mexicano de la Televisión (Imevision), el cual, en su estructura, contaba con la DlEP, que recibía funciones, personal y equipos de la Coordinación de difusión presidencial de Radio, Televisión y Cinematografía; pero en 1991, durante el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, fue decretada la extinción de Imevisión por lo que sus recursos humanos, financieros y materiales fueron transferidos a la Secretaría de Gobernación, adscritos funcionalmente a la Coordinación General de Comunicación Social.

El 8 de septiembre de 1999, ya con Zedillo, se creó como un órgano desconcentrado de la Secretaría de Gobernación para documentar las funciones diarias del presidente, y se conocía como “La televisión de la presidencia”. El 16 de octubre de 2019, Contralínea[1], la nueva revista favorita del presidente López Obrador, difundió que Cepropie dejaba de estar adscrita a la Segob y desde mayo 2019 pasaba con todo y recursos humanos, financieros y materiales a la oficina de la presidencia.

Sobre ellos pesa todas las transmisiones presidenciales que, en su mayoría, dejaron de ser grabadas, y ahora todas son prácticamente en vivo. Ante la importancia de esta nueva labor platicamos con Erwin Neumaier de Hoyos, actual director y algunos de sus integrantes acerca de cómo han vivido esta transición.

– Erwin, ¿Cómo llegaste a Cepropie?

– Por invitación de otro amigo, Carlos Haces, que en ese momento era muy cercano a Jesús Ramírez. Un día me invitó un café y me ofreció la posibilidad de ser director de Cepropie, claro, bajo la anuencia de Jesús Ramírez, con quien me presentó.

– Antes, ¿en dónde habías trabajado?  

– Yo soy cineasta de formación, estudié en el Centro de Capacitación Cinematográfica. Más bien era cineasta independiente, hacía películas de ficción, documentales; en otras administraciones sí había trabajado para el gobierno federal; en cultura mucho con Alejandra Fraustro, a quien ya conocía. Mucha de la gente de esta administración no me era desconocida.

Reveló que Cepropie es una dependencia dinámica, con muy alto nivel en el mundo de la televisión, “sorprendente, yo no conocía mucho de televisión, en este caso nada, porque todo es en vivo”, y todo es subido al satélite y lanzado a las televisoras, a las redes sociales, pero el equipo humano que encontré es muy capaz, con mucho renombre como el ingeniero Alejandro Bolio, Mario Tomas, los camarógrafos, Villa, productores como Rafa Romo, con una experiencia de muchos años.

“Todos ellos conocen muy bien los aparatos y el entramado de las dependencias para acceder a todos lados, y claro, como presidencia, o parte de presidencia, nos enlazamos con todas las dependencias para poder llegar a los lugares adecuadamente y hacer las mejores tomas”. 

– ¿Cuántas personas trabajan?

– Alrededor de 140. Ahora tenemos un poco más porque el programa Jóvenes Construyendo el Futuro, se ha vuelto parte de nuestro staff.

De presidencia, básicamente hacen las conferencias mañaneras, eventos cívicos como el Día de la Bandera, 15 y 16 de septiembre, 20 de noviembre, Día del Ejército, de la Marina, todas las giras presidenciales. Además, mensajes de secretarios, cuando llegaban los aviones con las vacunas, haciendo enlaces en la conferencia de prensa mañanera.

Miguel Ángel Sánchez López es operador de cámara en el Dolly de las mañaneras y tiene 14 años de ser parte del equipo del Centro de Producción de Programas Informativos y Especiales. Asegura que cada cambio de gobierno ha sido diferente y, con la llegada de López Obrador, todo ha sido más abierto; no ha habido tantas restricciones en cuestión de seguridad. Hasta ahora, le han tocado dos actualizaciones de equipo, primero estaban con análogo y después pasaron a digital, donde se ha comprado dos veces equipo.

Armando Rentería tiene diez años operando la grúa, y continuamente se le ve en las conferencias mañaneras. Llegó a Cepropie en 2003, a mitad del sexenio del presidente Fox. Cuando él llegó había muchas limitantes, la gente era muy egoísta. Había ciertas personas que podían entrar y estar cerca del presidente, en el ambiente técnico, desplazamiento de cables, posiciones de cámara, eran muy elitistas, “como te veían te trataban”, eso se marcaba mucho, señaló.

– ¿Cómo era el trabajo con el Estado Mayor presente?

– Se manejaban muchos protocolos. ‘Si el cable tenía que pasar por ahí, por ahí pasaba’. Era como un scouting (visita organizada para conocer a fondo las características del lugar, dónde se realizará el evento y cómo será la logística), había reuniones previas y ensayo tras ensayo. Hoy se improvisa demasiado. Yo creo que ha mejorado porque el presidente es libre de hacer lo que él decida, con esa libertad que hay con el público, con la gente, al natural. Hasta con nosotros mismos, pasan y nos saludan.

Según Alejandro Bolio Van Rankin, Subdirector de Seguimiento Presidencial, Francisco Reyna, productor, es uno de los encargados de realizar las giras presidenciales y, por ello, nos lo designó para esta entrevista. Al respecto, Reyna nos comentó que entró a Cepropie el 1º de agosto de 1999 estando como presidente Ernesto Zedillo con quien estuvo solamente año y medio.

– De Zedillo para acá ¿Qué cambios has vivido?

– Son radicales. Ha sido todo un proceso de actualización. Iniciamos con un formato llamado Betacam, es cassette, cinta, de ahí pasamos a un formato digital. Hoy, la calidad de la imagen, el peso del equipo, ha variado mucho desde la iluminación. Un desarrollo completo. Anteriormente grabábamos los eventos, excepto los de grito, en ocasiones transmitíamos, nos traíamos el material y acá se armaba todo el corte de prensa. Con el presidente Zedillo, Fox, Calderón, fue todavía una carga de trabajo tranquila. Aunque somos una institución que opera independientemente, el manejo de todos los eventos nos lo da comunicación social de la presidencia.

Con Enrique Peña se empezó a meter muchos eventos en vivo y ahorita casi todos son en vivo. A mí me toca cubrir una parte de las giras, un solo equipo no podría hacerlo solo. Regularmente vamos dos equipos porque todo es en vivo, y vamos escalonándonos. En caso de que haya tres eventos en un día, un equipo cubre el primero y el tercero, y el otro el segundo. “Tenemos muchas facilidades, tenemos libertad de acomodar los equipos para que la transmisión salga mejor, que en gobiernos anteriores era más complicadito”.

Reveló Reyna que cada presidente ha tenido su ‘lado bueno de la imagen’, por ejemplo, con el presidente Calderón, si lo tomabas un poquito cargado a la derecha, se le veía la cara más tranquila, más para un evento que era ‘Día de la mujer’, un evento deportivo, donde había que dar un lado agradable, se le daba ese lado. Si era algo formal, fuerte, un ‘Día del Ejército’, por ejemplo, se le cargaba un poquito hacia el otro lado. “En cuestiones de imagen todos tenemos un lado suave y un lado duro”.

Para Erwin Sigfrid Frederick Neumaier De Hoyos, Cepropie está al mismo nivel tecnológico que las televisoras. Lo que vemos en la TV mexicana es que nadie transmite en 2, 4, u 8k, todas lo hacen en HD, por lo que las cámaras y antenas siguen siendo compatibles con todos esos aparatos, y no ha sido necesario cambiarlos. “Lo que más necesitábamos era un servidor más grande para guardar el material que se hace diariamente”.

Su estilo personal de dirigir Cepropie –señala– es de mucha cercanía “a mí me gustar estar mucho en contacto con ellos, voy a las giras, me levanto temprano para asistir a las conferencias mañaneras, no estoy en una oficina aparte, hay una comunicación continua. Claro, es un equipo grande, con roces, con dificultades económicas, a veces, en ellos, con problemas personales que yo trato de resolverlos directamente y no encargárselos a un área como Recursos Humanos”.

Finalmente comentó que como ya está el internet muy en el pulso de las personas, “Metimos un canal de YouTube para que la gente lo pudieran mover, dárselo a los medios y monitorear qué tal es nuestra señal. Ha sido una cuestión muy ventajosa para medios que se manejan nada más en redes, porque toman nuestra señal que no tiene ningún logo o sello, y ellos se lo pueden poner y hacerlo propio”. 

Sin embargo, la trayectoria de la institución no podría estar exenta de señalamientos. Por ejemplo, el 12 de diciembre de 2019[2], en Aristegui Noticias, Juan Manuel Magaña, excoordinador de información del noticiero que conducía Carlos Loret de Mola, reprochaba a presidencia la integración a su equipo de Azucena Pimentel Mendoza, quien produjo para Televisa el “montaje” del arresto de Florence Cassez. O bien el 29 de mayo de 2020, cuando 24 horas dio a conocer que Cepropie había excedido los gastos asignados en el presupuesto de egresos 2019 en 149%, ya que había gastado 124.7 millones de pesos, cuando le habían asignado solo 50 millones de pesos.


[1] https://www.contralinea.com.mx/archivo-revista/2019/10/16/cepropie-depende-ya-de-la-oficina-de-la-presidencia-no-de-segob/

[2]

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí