• El Dirigente de la FSTSE, Joel Ayala valora la aplicación de salarios mínimos en lugar de UMAS
  • La determinación  fue dictaminada por la Segunda Sala de la SCJN

Por Carlos Pozos (Lord Molécula)

Ciudad de México, viernes 12 de marzo del 2021.- El Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, Andrés Manuel López Obrador, dijo que su gobierno ha aumentado el salario mínimo alrededor del 50 por ciento, sin embargo, añadió que eso no se refleja en quienes reciben una pensión, sobre todo los trabajadores al servicio del Estado, y explicó que eso es “porque los incrementos para ellos se dan en función de las UMAS, de las unidades estas que crearon en sexenios anteriores”:

En el marco de la conferencia mañanera, y en oportunidad de poder hacerle cuestionamientos al mandatario, le pregunté:

“Y mi última pregunta, señor presidente. La central FSTSE, a través de su dirigente Joel Ayala, valoró la contundente respuesta inmediata a la limitante impuesta por la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en donde determina que se sustituya la aplicación de los salarios mínimos por la afectación que representa la Unidad de Medidas Actualizadas, UMAS”, le planteó.

“Señalar que las representaciones sindicales de los servidores del Estado y las organizaciones representativas de jubilados y pensionados plantean su total inconformidad a este hecho, pues trastoca y mutila los alcances del movimiento laboral-sindical, además de que afecta económicamente las prestaciones de jubilaciones y pensiones”, le explico.

“La pregunta es: ¿qué factores financieros y económicos se requieren para que se haga su compromiso de llevar a cabo una acción económica compensatoria adicional para consolidar la prestación referida?, ¿y para cuando se implemente, presidente?

El Jefe del Ejecutivo me responde: “Bueno, en primer lugar, se tiene que tomar en consideración que estas reformas se hicieron en el periodo neoliberal. Por ejemplo, el calcular que el aumento a las pensiones no se dé de acuerdo al incremento al salario mínimo, sino se creó una unidad especial que con el tiempo se fue depreciando porque sólo le agregan inflación, y por ejemplo, nosotros hemos aumentado el salario mínimo alrededor del 50 por ciento, pero eso no se refleja en quienes reciben una pensión, porque fueron trabajadores al servicio del Estado, porque los incrementos para ellos se dan en función de las UMAS, de las unidades estas que crearon”.

Añade que, “aquí hay que ver, primero, qué estaban haciendo los dirigentes cuando llevaron a cabo estas reformas o contrarreformas, desde luego que se hicieron todos estos cambios y se afectó a los trabajadores, y es lo mismo de lo de las Afores, que no sólo se entregan las pensiones de los trabajadores a las administradoras privadas, sino que el cobro de comisiones fue excesivo, se cobraban más comisiones en México que en otros países del mundo”.

JOÉL AYALA ALMÉIDA DIRIGENTE DE LA FSTSE

Expuso que en el caso de las afores, “teníamos dos posibilidades para enderezar el entuerto, reparar el daño, una era regresar al sistema anterior, es decir, desaparecen las Afores y las pensiones se manejan desde el Estado. Había esa posibilidad, y la otra, busquemos un acuerdo con el sector empresarial para que aumenten sus cuotas, porque se fueron deteriorando los fondos de pensiones porque no se aumentaban las cuotas y se corría el riesgo -aunque todavía no se resuelve del todo- de que un trabajador, después de esa reforma de las Afores, cuando se jubilara terminara recibiendo el 30, el 40 por ciento de su salario”.

Cuestionó, “Entonces, ¿qué se hizo?, que los empresarios estuvieron de acuerdo en aumentar su participación en el pago de cuotas para que el trabajador reciba más al momento de jubilarse. Y esto se complementa, aunque sea con poco apoyo, porque se envió una reforma legal para bajar el cobro de las comisiones, se estandarizaron con los países que cobran menos por el manejo de las Afores. Entonces, con esto ya el trabajador va a recibir más, pero esto estuvo mal hecho, esto fue en el periodo neoliberal.

Refirió que en el caso de las UMAS, “es lo mismo, entonces nos toca ver cómo lo enfrentamos. Que un argumento que hay que tomar en cuenta es que, como en este caso el patrón no es el empresario, sino es el Estado, si se regresa al salario mínimo pues no aumentaría el salario mínimo, se mantendría igual que la inflación, porque el aumento al salario significaría el incremento en la inversión que se destina al pago de pensiones, ¿entonces qué estoy pensando?, se cuestionó.

Finalmente me planteó que se siga aumentando el salario mínimo, “porque es mucho el rezago, y al mismo tiempo se resuelva mediante un acuerdo, una ley, un incremento a las pensiones, nada más que lo vamos a hacer poco a poco, porque nos va a significar destinar recursos del presupuesto con este propósito y lo tenemos que hacer de acuerdo a nuestras posibilidades económicas, pero ya hice el compromiso de que en los hechos van a recibir más los pensionados”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí