CUARTO DE PLANA

HÉCTOR RAMOS A.

Continuando con el tema de la pasada entrega, donde dijimos que el virus del Covid-19, podría ser un invento auspiciado por una organización mundial de élite, para deshacerse de la población más marginada del planeta y de aquellos enfermos crónico-degenerativos, cuya condición no les sirve para hacer dinero, por las constantes justificaciones o permisos para ausentarse de su trabajo y atenderse clínicamente, va tomando rumbo.

Decíamos que, para esta agrupación de políticos, científicos y magnates, el sector más pobre y vulnerable del mundo estorba y molesta porque está consumiendo aire, agua, alimentos, lo que acelera el deterioro ambiental, al grado que la perversidad humana, pudo haber optado por crear una pandemia, con la que se ha contagiado a por lo menos 100 millones de personas y producido 2.3 millones de defunciones, para reducir a la población mundial. Nada está escrito.

Ahora nos enteramos que la Organización Mundial de la Salud (OMS), no encuentra en el origen animal esta enfermedad, que no fue necesariamente el murciélago el que contagio; que lejos de irse controlando, el virus sigue causando estragos mortales, no sólo en el Continente Americano, sino también en Europa, Asía, África y Oceanía.

Un grupo de expertos de la OMS ha viajado a Wuhan, China, donde se dio el primer caso de infección del Covid -19, para investigar la fuente animal del coronavirus, pero no encuentran la especie originaria, es decir, ni en el murciélago ni en los pangolines, que son mamíferos de cuerpos alargados y cabeza pequeña que en situación de peligro se convierten en bola y están cubiertos de escamas puntiagudas para defenderse de sus atacantes; por cierto, tiene cierto parecido a los armadillos.

Lo más que llama la atención, es que lo único que ha encontrado este grupo de científicos, es que “el origen del Coronavirus apunta a un virus similar en los murciélagos, pero es poco probable que éstos estuvieran en Wuhan al momento del brote”.

No obstante, el experto que encabeza esta misión de la OMS, Liang Wannian, ha dicho que es “extremadamente improbable”, que el Covid-19 sea producto de un error de laboratorio y por el momento descartan esa teoría dentro de sus investigaciones.

Entonces, es posible admitir que “no es posible determinar”, según la OMS, cómo se introdujo el SARS-Cov-2 en un lugar como lo es el mercado de Huanan, en Wuhan, donde estalló la pandemia y permite presumir que no necesariamente fue allí cuando en 2019 surgió el contagio, sino que pudo tener origen en otro lugar del mundo.

No se olvide que desde Estados Unidos Donald Trump señaló en varias ocasiones que China había sido “el culpable” de liberar el virus de “manera consciente”.

Mientras se determina qué pasó realmente, el mundo se mantiene a media parálisis con un deseo profundo de volver a socializar, pero nada indica que sea pronto, es más, el pronóstico es que el trabajo a distancia se mantendrá igual por lo menos todo el 2021, cada vez más adaptados a las labores y reuniones en línea.

Es decir, cada día tendremos más asistencia digital para hacer el trabajo en casa de manera más eficiente, aunque no será así siempre.

¿Quiénes sufrirán más este cambio?, seguramente la juventud, los jóvenes que en su necesidad de ser libres y querer socializarse, tengan que permanecer encerrados con la esperanza de que sean tomados en cuenta para ser vacunados. Aunque por el momento tendrán prioridad las viejas generaciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí