• La totalidad de los recursos, producto de esta monetización, se destinarán a cubrir pasivos financieros de corto plazo de Pemex
  • Esta operación no incrementa el saldo de la deuda pública de Pemex, ni tendrá impacto en la deuda neta del sector público de México

Redacción

Ciudad de México, martes 15 de diciembre del 2020.- Petróleos Mexicanos, Pemex, Empresa Productiva del Estado Mexicano, dio a conocer, mediante un comunicado, que el pasado 19 de noviembre, mediante la colaboración conjunta entre la petrolera y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), se llevó a cabo un intercambio de los títulos gubernamentales que forman parte de los activos de Pemex, en términos del acuerdo por el que se expiden las disposiciones de carácter general, publicadas en el Diario Oficial de la Federación del 24 de diciembre de 2015.

Pemex informó que los recursos provienen de Bonos del Gobierno Federal, los cuales le permitirán mayor flexibilidad y liquidez; esta operación, detalló, no impactará en la deuda neta del sector público de México.

Los activos fueron intercambiados por Bonos de Desarrollo del Gobierno Federal, en distintas modalidades, con la finalidad de dotar de flexibilidad y liquidez a esta Empresa Productiva del Estado.

Como parte de los esfuerzos de proporcionar liquidez a la empresa y fortalecer su posición financiera, sin presionar su techo de endeudamiento aprobado y utilizando sus propios recursos, Pemex, con el apoyo del sector financiero llevó a cabo la monetización de dichos bonos resultado del intercambio de títulos, y el monto de la operación ascendió a 95.6 miles de millones de pesos y la totalidad de los recursos producto de esta monetización se destinarán a cubrir pasivos financieros de corto plazo de Pemex.

El documento aclara que esta operación se trata de una monetización de activos financieros y se encuentra en cumplimiento de los objetivos y líneas de acción del Programa Nacional de Financiamiento del Desarrollo.

Esta operación financiera –dice Pemex- forma parte de las acciones que la empresa tomó desde el inicio de la crisis del COVID-19 para mitigar la caída de sus ingresos, así como para no incrementar la deuda pública más allá del techo aprobado por el Congreso Federal.

Basado en una planeación financiera responsable, Pemex realizó tempranos ajustes en su gasto, redujo costos y maximizó sus ingresos por ventas de productos petrolíferos, petróleo y gas.

Gracias a esta ingeniería financiera, Pemex pudo seguir operando sin mayores problemas durante los meses más duros de la crisis, pagó puntualmente el servicio de su deuda, mantuvo el pago a sus proveedores y contratistas y enteró sus contribuciones al Gobierno Federal, que con cifras preliminares ascienden a 581 mil 401 millones de pesos acumulados al mes de noviembre. El comunicado menciona que esta operación financiera cumple con el objetivo de uso eficiente y eficaz de los recursos dado el entorno que se está viviendo en la industria petrolera internacional, fortaleciendo la liquidez de la empresa y enviando un claro mensaje de certidumbre sobre su viabilidad financiera

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí