• A los 60 años de edad, lo sorprendió un paro cardiorrespiratorio en su natal Buenos Aires
  • Fue campeón del mundo con Argentina en el Mundial México 1986

Redacción

Ciudad de México, miércoles 25 de noviembre del 2020.- Conmoción mundial y en Argentina, muere el “Dios del fútbol”, y en su natal Buenos Aires se proclama: ¡No llores por mí Maradona!, falleció Diego Armando, “El Pelusa”, como lo llamaba cariñosamente su afición.

El campeón del mundo con la Selección Argentina​ durante el Mundial México 1986, se descompensó en la mañana de este miércoles, según reportes médicos, en la casa del barrio San Andrés, en el barrio bonaerense de Tigre, donde vivía desde hacía algunos días, luego de haber sido operado de la cabeza.

El 30 de octubre pasado Maradona cumplió 60 años.

Hace un par de semanas, Maradona había sido intervenido por un edema en la cabeza, el cual le fue detectado después de ser trasladado al hospital, porque a partir de su cumpleaños decayó anímicamente.

Su partida deja un gran hueco, pues su talento en la cancha nunca estuvo en discusión, como lo hizo notar cuando se enfundó en la casaca del equipo italiano Napoli o en la Selección Argentina.

Diego Armando Maradona Franco, nació en Lanús Oeste, Buenos Aires; un 30 de octubre de 1960, es considerado como “el más grande”, el “Dios del futbol”, y entrenador argentino, y se desempeñó como delantero o mediocampista ofensivo en los equipos en los que militó, incluida la Selección argentina de Futbol.

Es reconocido por varios especialistas, exfutbolistas y aficionados​ internacionales como el mejor futbolista de la historia, y ha sido catalogado por algunos medios como el mejor jugador en la historia de las Copas Mundiales, en la cual fue nominado “mejor jugador” en México 1986

Durante su carrera, fue campeón del mundo con Argentina en 1986, y fue subcampeón en 1990 y campeón del Mundial Juvenil en 1979.

Obtuvo la Copa Artemio Franchi de 1993, y disputó su último partido con la Albiceleste el 25 de junio de 1994 contra Nigeria en el Mundial de ese año, donde fue suspendido por dopaje.

Con el Napoli del “Calcio” italiano, ganó una Copa de la UEFA y los dos “scudettos” o campeonatos de la liga.

 Marcó un «gol imposible» en 1985, y tiene el récord de ser el jugador que cinco veces fue máximo goleador de campeonato de Argentina.

El Gol del Siglo marcado contra los ingleses,  en la final del Mundial de México 1986 es señalado por una votación de la FIFA como el mejor en la historia de los mundiales del siglo XX, a esa anotación se le conoce como “La Mano de Dios”, y en el cuarto puesto figura uno de sus goles contra Bélgica, del mismo mundial.

Su debut en la Primera División argentina se produjo el 20 de octubre de 1976, a diez días de cumplir los 16 años de edad, por un partido del Campeonato Nacional, oportunidad en que su equipo Argentinos Juniors perdió ante Talleres por 1:0 de local. Ingresó, con la camiseta número 16, como reemplazante de Rubén Aníbal Giacobetti al comenzar el segundo tiempo.

En la primera jugada que participó le realizó un “caño”, pasar la pelota por entre las piernas, a un adversario, entusiasmando a la hinchada local.

Maradona se refirió a esa jugada como: “ese día toqué el cielo con las manos”.  Al mes siguiente, el 14 de noviembre, convirtió su primer gol en un partido frente a San Lorenzo de Mar del Plata, y esa tarde convirtió otro tanto más.

Desde el 2019, dirigió a Gimnasia de La Plata de la Primera División de Argentina, y fue elegido por la FIFA como el “mejor futbolista popular del siglo xx” y tercero oficialmente.

Sus últimos años de vida transcurrieron en la polémica por sus adicciones a los estupefacientes, líos con la justicia argentina e italiana y acusaciones de violencia familiar, sin embargo, será recordado como la deidad que nació en el Rio de la Plata, el ícono del futbol argentino, ¡Descansa en Paz, Pelusa!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí