CUARTO DE PLANA

HÉCTOR RAMOS A.

La historia política de este país demuestra que el PAN siempre ha sido comparsa del PRI a la hora de tomar decisiones o sacar adelante un Ley en el Congreso de la Unión, por eso ahora no sorprende a nadie que se vuelvan a unir para tratar de quitar votantes a Morena en las próximas elecciones del 2021.

Podrán causar ruido en algunos incautos o muy pocos ingenuos, pero a la clase política no, y es qué si uno echa un vistazo a la historia de México, se encontrará que desde 1988, como hemos comentado aquí, la dirigencia del PAN negoció con Salinas para reconocerlo como presidente, lo que provocó un cambio a la rebeldía y verdadera oposición que mantenía el blanquiazul, frente los partidos satélites de entonces, como el PARM.

La prensa registra las diferencias que existían entre el PRI y el PAN, un partido entonces combativo para tratar de ganar elecciones y espacios en el Congreso, ante la homogeneidad del Revolucionario Institucional.

Fueron épocas en que se registran las primeras interpelaciones a un presidente de la República, como sucedió con Miguel De la Madrid Hurtado en su último informe de gobierno, en la que los panistas con pancartas y Porfirio Muñoz Ledo del Frente Democrático Nacional, interpelando a gritos, a quien la oposición acusó de corrupto y responsable del fraude electoral del 88.

Ya con Salinas legitimado por Acción Nacional, la política nacional fue otra, el equilibrio de poderes se dio con la conformación del Partido de la Revolución Democrática, (PRD), que tuvo el papel de defender los intereses de la ciudadanía, pero sin el éxito requerido, ya que, a pesar de que en la conformación del Congreso el PRI por primera vez en la historia no alcanzó las tres cuartas partes de la Cámara de Diputados y en el Senado llegaron algunos de oposición, el PAN votó junto al PRI para favorecerlo a la hora de legislar .

Fue un parteaguas ya que, en adelante, para aprobar una Reforma, el PRI tuvo que buscar los votos del PAN y viceversa, así se fueron juntos modificando artículos de la constitución, con beneficios de ellos, pero en contra de la población, como fue limitar la gratuidad de la educación pública solo a nivel básico, el aumento al IVA del 10 al 15% y luego al 16%, convertir la deuda privada en deuda pública (FOBAPROA), impedir la llegada a la presidencia de la República  a Andrés Manuel López Obrador en 2006, de lo más escandaloso que han hecho juntos.

Antes, en el 2000, el PAN habría logrado lo que muchos pedían, sacar al PRI de Los Pinos, partido que siempre se dijo heredero de la Revolución Mexicana y cuyos postulados mantuvo por unos años, pero luego olvido y usó el poder gubernamental para sus propios intereses, hasta que tuvo que reconocer su derrota al inicio del siglo XX.   

No obstante, los 12 años del PAN en la presidencia, no lograron los cambios de rumbo de la política económica que como partido de oposición se esperaría, por el contrario, se recrudeció la violencia y la desaparición y muerte de cientos de personas que llegarían, según las cifras, a más de 35 mil.

El PRI regresó a la presidencia de México con Enrique Peña Nieto y ante lo que se pudiera esperar, resultó un gobierno como uno de los más corruptos de los que se tenga memoria, en donde nadie parece salvarse: gobernadores, secretarios de estado y hasta el mismo exmandatario, según las últimas investigaciones a manos de la Fiscalía General de la República.

Estos dos partidos ahora anuncian ir juntos con empresarios que encabezan la recién creada organización Sí por México para tratar de frenar al partido Morena, fundado por López Obrador, quien aventaja en 13 de las 15 gubernaturas a renovarse el próximo año, y solo dos, Sinaloa y Querétaro, estarían disputándose con Acción Nacional.

PRI y PAN otra vez juntos darán la pelea, y a la que se ha sumado el PRD, el mismo que siendo de “izquierda”, se alió a la derecha y llamó a votar por Ricardo Anaya en el 2018.

Sí por México, un revoltijo de personalidades y partidos que ha sido criticado, incluso, por el senador panista Damián Zepeda, quien lamentó que su partido, el PAN, “se presente con el PRI como uno mismo, de cara a la elección del 21” lo que calificó de una absoluta incongruencia y de que “será un error histórico”.

Tiene razón, la gente se hartó del PRI luego de las casas blancas, los saqueos de los gobernadores de entonces, de la corrupción al tope.

Pero la complicidad de siempre los une otra vez.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí