Redacción

Ciudad de México, jueves 12 de noviembre del 2020.- Sor Juana Inés de la Cruz, como se conoce a Juana de Azbaje, tiene muchos mitos alrededor de su figura, sobre todo en lo relacionado con su nacimiento, y aunque existen dudas, se adoptó el 12 de noviembre para conmemorar su natalicio , que este año llega  a 369.

Reconocida como una de las poetas mexicanas más trascendentes en la historia del país, Sor Juana Inés, nombre que usó durante su etapa de religiosa, desterró al olvido a la mujer civil, Juana Inés de Asbaje Ramírez de Santillana, su nombre verdadero.

Poco se sabe de la infancia o de su vida anterior a su decisión de vestir el hábito del claustro, más allá de lo que diversos biógrafos puedan atribuirse como “un cálculo aproximado”, y es que lo desconocido, siempre ha sido un aura que ha rodeado la vida de la “Décima Musa”.

Pero hay más preguntas sobre su origen que sobre su final, el cual tuvo como sede el Convento de las Monjas Capuchinas durante uno de los episodios de epidemia de peste que asolaron a la capital mexicana en el siglo XVII.

Lo que si se conoce con seguridad, es el lugar donde nació, el pueblo de Nepantla, en el Estado de México, que actualmente es llamado Nepantla de Sor Juana Inés de la Cruz, una pequeña ciudad que se encuentra en el municipio de Tepetlixpa, con una población de 2 mil 347 habitantes, según los últimos censos hechos por el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI)

Fue el 24 de febrero de 1669 cuando tomó los votos definitivos y se convirtió en Sor Juana Inés de la Cruz.  En el convento escribió la mayor parte de su obra y alcanzó la madurez literaria. La escritora compuso gran cantidad de obras teatrales, entre sus comedias más destacadas se encuentra “Los empeños de una casa”.

Su primer libro publicado fue “Inundación Castálida”, en el que reunió una buena parte de su obra poética, que fue publicada en Madrid, mucho antes que en la Nueva España.

En honor al natalicio de la Décima Musa Mexicana, defensora al derecho de leer, figura entregada a los libros y el fervor por el saber, en 1979 fue establecido por decreto presidencial el Día Nacional del Libro.

El Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal pide fomentar la lectura de la obra de la poetisa mexiquense, ya que considera que  los libros siguen siendo una herramienta fundamental para el desarrollo de cualquier persona o sociedad, porque a través de ellos se transmite conocimiento y cultura.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí