• El Presidente viajó a Tabasco para atender emergencia por inundaciones
  • Llegó a Villahermosa en un avión de la Fuerza Aérea Mexicana, acompañado del Secretario de la Defensa, Luis Crescencio Sandoval

Redacción

Ciudad de México, sábado 07 de noviembre del 2020.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador aterrizó, la mañana del sábado, en Villahermosa, Tabasco para asistir a una reunión de evaluación con su Gabinete de Seguridad y revisar la situación en su estado natal, por las inundaciones que  derivadas de las intensas lluvias y el consecuente desfogue de la Presa “Peñitas”.

El mandatario tuvo que interrumpir su gira de trabajo por Nayarit y Sinaloa, para viajar de emergencia a Tabasco  y atender la contingencia por las inundaciones provocadas por las recientes lluvias.

Acompañado por el Secretario de la Defensa Nacional, Luis Crescencio Sandoval González, el Presidente Andrés Manuel López Obrador arribó al Aeropuerto Internacional de Villahermosa, donde fue recibido por el gobernador de Tabasco, Adán Augusto López Hernández y la Coordinadora Nacional de Protección Civil, Laura Velázquez Alzúa.

López Obrador señaló que “hay una situación de emergencia en Tabasco, he estado dando seguimiento al desbordamiento de los ríos y sobre todo a la situación de la Presa Peñitas, que es la que puede inundar a la planicie de Tabasco”.

Dijo que la Presa Peñitas, en estos días se llenó y se ha estado programando un desfogue, y añadió que “cerca de la madrugada la presa recibió mucha agua y está completamente llena y se tuvo que aumentar el volumen de desfogue”, precisó el mandatario.

Previamente, el mandatario realizó un sobrevuelo por la presa Peñitas acompañado de personal de Conagua, Protección Civil y la CFE.

Reconoció el trabajo de los técnicos de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), que controlaron el desfogue de la presa, que pasó de 2 mil 100 metros cúbicos sobre segundo a mil 800 metros cúbicos, y puntualizó que la disminución de lluvias contribuyó a reducir el caudal de agua.

“El trabajo de estos últimos días, para que no se soltara tanta agua, significó un análisis minucioso de cálculo y atinaron porque se había incluso pensado en desfogar la presa hasta dos mil 500 metros cúbicos por segundo, lo que hubiese significado mucho riesgo, la inundación de Villahermosa y con los técnicos, el día de hoy, se hizo un replanteamiento y se acordó que si se iba a llegar a dos mil 500 metros cúbicos por segundo, que se hiciera de manera gradual”, explicó.

Informó que se va a delinear un plan integral con recursos para el desarrollo urbano, que incluya la introducción de agua, drenaje y cárcamos que hacen falta y reiteró que los gastos que se tengan que sufragar por pérdidas de bienes materiales serán asumidos por el gobierno federal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí