• A los 90 años, ha dejado de estar entre nosotros
  • Se le considera el mejor James Bond 007
  • Martini Vodka “mezclado, no agitado” la famosa bebida Bond

Redacción

Ciudad de México, domingo 01 de noviembre del 2020.- El actor escocés Sean Connery murió a los 90 años, en Nasáu, Bahamas; el pasado viernes 30 de octubre de 2020, dejando un importante legado en el cine de ficción, personaje irrepetible que ha dejado de estar entre nosotros, y cuya memoria ha quedado registrada en el celuloide para las generaciones posteriores, el mejor James Bond ahora descansa en Paz en el cielo de los grandes.

Cuando Ian Fleming escribió la primera novela protagonizada por el “mejor espía británico”, titulada Casino Royale, publicada en 1952, y a la que siguieron once novelas y dos colecciones de relatos breves, entre los años 1953 y 1966, cuyas tramas giran en torno a la figura de James Bond, oficial del Servicio de Inteligencia Secreto del  MI6, y comandante de la Royal Naval Reserve, al que también se le conoce por su código 007, quizá jamás imaginó que la encarnación perfecta de su creación literaria recaería en el actor Sean Connery en las versiones cinematográficas.

Las historias de James Bond se encuentran entre los libros y filmes de ficción más vendidos en la historia de la literatura y del cine en el mundo, con más de sesenta millones de copias de libros, y de 25 cintas fílmicas basadas en los libros de Fleming.

En la filmografía del espía británico Con Licencia para Matar, James Bond ha sido encarnado por seis actores, George Lazenby; Roger Moore; Timothy Dalton; Pierce Brosnan; Daniel Craig, pero el primero que obtuvo el rol, y a decir de la crítica, el mejor Bond del cine es, sin duda, Thomas Sean Connery.

Ian Fleming

Nacido en Edimburgo, Escocia, el 25 de agosto de 1930, fue conocido artísticamente como Sean Connery,  en la industria del cine fungió como actor y productor de cine británico, que ganó, entre otros premios, un Óscar, dos BAFTA (uno de ellos un BAFTA Academy Fellowship Award), y tres Globo de Oro (uno de ellos un premio Cecil B. DeMille a la trayectoria).

Gran parte de su fama fue gracias a su personaje de James Bond, que interpretó en siete películas entre 1962 y 1983, seis de ellas producidas por Eon Productions, así como Nunca Digas Nunca Jamás, una nueva versión de Operación Trueno, producida por Warner Bros.

En 1988, Connery ganó el premio Óscar al Mejor Actor de Reparto por su papel en The Untouchables, (Los Intocables), actuando al lado de Kevin Costner.

Su extensa filmografía incluye, entre sus filmes más destacados, títulos como: Marnie; Robin y Marian; The League of Extraordinary Gentlemen; Indiana Jones y la Última Cruzada; La Caza del Octubre Rojo; El Hombre que Sería Rey; The Wind and the Lion: Un Puente Demasiado Lejos; El Nombre de la Rosa; Highlander; Zardoz; Asesinato en el Orient Express; Dragonheart: Corazón de Dragón, y La Roca, esta última al lado de Nicolás Cage, y First Knight, haciendo dueto con Richard Gere.

Sean Connery también fue nombrado “Knight Bachelor” por la Reina Isabel II en julio de 2000. Connery ha sido encuestado como “The Greatest Living Scott” (“El escocés más grande”, y en 1989 fue proclamado como “The Sexiest Man Alive” (“El hombre vivo más sexy”), por la Revista People, y más aún, en 1999, cuando cumplió 69 años de edad, fue votado como “The Sexiest Man of the Century” (“El hombre más sexy del siglo”).

Su primer trabajo fue como un repartidor de leche en la St. Cothbert’s Co-operative Society, posteriormente, se alistó en la Marina Real Británica, tiempo durante el cual se hizo dos tatuajes que, según su página web oficial, reflejan dos de sus compromisos personales: su familia y Escocia, sin embargo, fue licenciado de la Marina por motivos médicos, debido a una úlcera péptica duodenal.

Antes de convertirse en célebre histrión, pasó por varios empleos diferentes, entre ellos conductor de camión, socorrista en las piscinas de Portobello, peón de granja y modelo artístico en el Edinburgh College of Art.

Connery comenzó con el Fisicoculturismo a los 18 años, y entrenó en gran medida con su antiguo instructor de gimnasia en el ejército británico, y bajo el nombre de Thom Connery, alcanzó el tercer puesto en la categoría de hombres altos de la competición de 1953 del concurso de NABBA- Mr. Universo.

Tratando de ganar algo de dinero extra, Connery ayudó entre bastidores en el King’s Theatre a finales de 1951, ahí se interesó en el proceso y su carrera actoral comenzó. En 1957 interpretó a Spike, un gángster menor con problemas de habla en No Road Back por Montgomery Tully, junto con Skip Homeier.

En 1959, desempeñó un papel secundario, haciendo de villano en La Gran Aventura de Tarzán (Tarzan Greatest Adventure), protagonizada por Gordon Scott, pero su oportunidad llegaría en 1962, cuando fue elegido para interpretar el papel de James Bond, un agente del servicio secreto británico creado por Ian Fleming y personaje emblemático de varias de sus novelas.

Su primera caracterización como James Bond se produjo en la película Dr. No (1962), donde estuvo acompañado por la actriz Ursula Andress, el éxito de las películas del agente secreto 007 fue tal, que se hicieron varias secuelas en las que también participó Sean Connery: From Russia with Love (1963), Goldfinger (1964), Operación Trueno (1965) y Sólo se Vive Dos Veces (1967).

Previo al comienzo de la década de los años 70, Connery mostró hastío del personaje y decidió no encasillarse para el siguiente producto fílmico, cediendo el papel a George Lazenby, quien interpretó a Bond en solamente una película, On Her Majesty’s Secret Service en 1969.

Sin embargo, Connery regresó a regañadientes para protagonizar una vez más a Bond en Diamonds Are Forever en 1971, y después de esta película, el actor escoces abandonó definitivamente el papel de Bond, siendo sustituido por Roger Moore.

Aunque el estigma de James Bond lo persiguió  durante mucho tiempo, trabajó arduamente para sacudirse al personaje, e interpretó roles completamente diferentes, a pesar de que Connery regresó como James Bond por última vez en la película no oficial de 1983 Nunca digas nunca jamás, que fue producida por Warner Bros. en vez de Eon Productions, siendo la séptima película en el papel del 007.

Después de su experiencia con Nunca Digas Nunca Jamás en 1983 y un litigio, Connery se sintió descontento con los grandes estudios y durante dos años no hizo ninguna película. Tras el éxito de la producción europea El Nombre de la Rosa (1986), por la que ganó un premio de la Academia Británica de las Artes Cinematográficas y de la Televisión, el interés de Connery en filmes más comerciales se reactivó.

Sean Connery probablemente compartió su personalidad como modelo y actor con la del Agente Secreto más famoso del mundo, ser un encantador seductor, y al igual que James Bond, siempre estuvo acompañado de atractivas mujeres, además de las famosas “Chicas Bond”, y por supuesto, de la bebida emblemática del 007, El Martini Vodka “mezclado, no agitado”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí