• El organismo internacional se pronunció por liberar a Brenda Quevedo Cruz, inculpada en el caso Wallace
  • En el sexenio de Felipe Calderón había un ambiente de autoritarismo, “Era de diente por diente y ojo por ojo”, afirmó el Presidente

Por Carlos Pozos (Lord Molécula)

Ciudad de México, viernes 09 de octubre de 2020.- Luego de que el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de la Organización de las Naciones Unidas, solicitó al gobierno mexicano la inmediata liberación de Brenda Quevedo Cruz, inculpada en el caso Wallace y con 15 años de estar encarcelada sin que se dicte sentencia,  el Presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que su gobierno cumple con todas las recomendaciones de la ONU.

Durante la conferencia de prensa en Palacio Nacional, el mandatario mexicano respondió de esta manera a la petición del grupo de trabajo del organismo internacional, que argumenta que la detención de Quevedo Cruz, en 2007, fue “arbitraria en categoría tres, se violó su derecho a un juicio justo, por lo que  no se cumplió con el debido proceso, además que existen denuncias de que fue torturada”.

López Obrador aseguró: “cumplimos todas las recomendaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y de todos las entidades supranacionales como la ONU”, añadió que ahora la Secretaría de Gobernación es una dependencia que cumple con la protección de los derechos humanos, y que “ya no es la misma Secretaria de antes”, va a hacerse cargo del caso.

Agregó que se va a cumplir si está en los términos que señala la recomendación de la ONU, “pues el Estado Mexicano tiene que reparar los daños y tiene que cumplir con las recomendaciones de organismos internacionales.”, explicó que nuestro país está inscrito en todas las organizaciones a nivel mundial, que tienen que ver con la defensa  de los derechos humanos.

El Jefe del Ejecutivo dijo que México se abrió para que los organismos internacionales observen el comportamiento del gobierno de México, “en esta materia y en todo, no vamos a utilizar la excusa de la defensa de nuestra soberanía o de nuestra independencia, para limitar que entidades de derechos humanos puedan actuar en nuestro país,  no es violatorio de nuestra soberanía, estamos abiertos al escrutinio público mundial”.

Señaló, en referencia a las irregularidades en la detención de Quevedo Cruz, que durante el sexenio de Felipe Calderón existió una política en “extremo autoritaria, un ambiente de autoritarismo, en donde la constante era masacrar, eliminar y querer resolver los problemas con el uso de la fuerza, era ojo por ojo, diente por diente”.

Acusó que de 2006 a 2012, “se buscaba acabar con la delincuencia, pero sin tomar en cuenta las causas y origen, había un ambiente en ese sexenio de mucha represión, de mucho autoritarismo de querer resolver los problemas con el uso de la fuerza, era eliminar, masacrar, pensando que por eso se iba a resolver el problema, por eso declararon la guerra”, afirmó.

Añadió que durante el periodo del expresidente panista se enfrentaron los problemas que originaron la desigualdad social, la pobreza, la desintegración de las familias y la pérdida de valores, “con mano dura, con represión, sometiendo con una mentalidad muy autoritaria, o diría en extremo autoritaria, no había ninguna consideración, revisen los discursos de entonces”.

Recordó que en esa administración no se atendió a los jóvenes que no tenían acceso a la educación ni al trabajo y que sólo se les llamó ninis, y remató con una crítica, “lo único que hicieron graciosamente fue acuñar el término de ni estudian ni trabajan y eso lo dijo un funcionario que fue rector de la UNAM, una vergüenza”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí