• Se quita la investidura y les dice: “al carajo el oportunismo”
  • Ante el conflicto interno del partido les señala que “es mucho pueblo para tan poco dirigente”

Por Carlos Pozos (Lord Molécula)

Ciudad de México, viernes 02 de octubre de 2020.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador se “quitó” una vez más la investidura presidencial, en está ocasión para hacer público su “regaño” a los dirigentes del partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) que lo llevó en 2018 al poder.

Durante la conferencia de prensa matutina en el salón Tesorería de Palacio Nacional, y ante la pregunta de los medios referente al conflicto para elegir a la nueva dirigencia de este instituto político, el mandatario rechazó en un principio dar su opinión, sin embargo, decidió ante la prensa “quitarse” la investidura presidencial.

Hecho lo anterior, López Obrador arremetió contra los dirigentes de MORENA, al resaltar que a pesar del conflicto interno que vive su partido, paradójicamente, sigue adelante en las encuestas y en la preferencia de la ciudadanía, y remató: “es mucho pueblo para tan poco dirigente, con todo respeto, no hay dirección, hay un desbarajuste”.

Agregó: “me llama la atención que llevan los dirigentes de Morena, de mi partido aunque yo tenga licencia porque soy presidente, lleva no sé cuánto tiempo sin resolver lo de la dirigencia, no hay dirección, hay un desbarajuste”.

Señaló en su regaño, que los dirigentes de MORENA no han podido resolver en un año la renovación de su dirigencia y que  ahora están enfrascados en pleitos, y les envió el siguiente mensaje, “hay que mandar al carajo el oportunismo y la antigua forma de hacer política”, les reclamó.

El mandatario aseveró que un buen dirigente es el que está al lado del pueblo y no es un convenenciero, ni arribista, “estamos en una etapa nueva, afortunadamente es la gente la que está empujando la transformación, es el pueblo el que manda”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí