• El presidente mostró un documento de los archivos de Nazar Haro
  • La DFS lo acusó de comunismo “como hoy lo hacen los del FRENAAA”

Por: Carlos Pozos (Lord Molécula)

Ciudad de México, jueves 24 de Septiembre de 2020.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador, aseguró que una prueba más de la cuarta transformación radica en que ya no se espía a nadie desde el poder, “ya se acabó esa práctica”, sostuvo en la conferencia de prensa matutina de Palacio Nacional.

Al responder cuestionamientos de la prensa sobre un presunto espionaje a su persona durante la gestión de Miguel Ángel Mancera al frente del gobierno capitalino, López Obrador recordó que “eso no es novedad pues desde la oposición fuimos espiados por muchos años”, respondió.

El mandatario, incluso, recordó que él ya sabía que era espiado desde 1979 por la desaparecida Dirección Federal de Seguridad (DFS), cuando él trabajaba en favor de la gente y que cuando llegó al poder  en diciembre del 2018, lo primero que hizo fue pedir el expediente sobre ese caso.

“Tengo el expediente ahora, porque de las primeras cosas que hice cuando llegué fue pedirlo, y entonces ahí me encontré cosas como que me espiaba el director de la Inteligencia Federal Nazar Haro, el finado Nazar Haro”.

Acto seguido mostró la ficha, de cómo fue espiado por el entonces director de la DFS, Miguel Nazar Haro, “un documento así era como una sentencia”, señaló, y refirió que el directivo del organismo dedicado al espionaje lo acusaba de comunismo, como ahora lo hacen los de FRENAAA.

El presidente refirió que en aquellos años desde su papel como opositor, fue constante la práctica de espionaje en su contra, misma que se extendió hasta  el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) y que por ese motivo, entre otros, decidió la desaparición  de ese organismo cuando tomó posesión.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí